¿Qué es el amor? ¿Es una combinación entre la química y la biología? ¿Es puramente una reacción química que ocurre cada vez que una persona siente alegría o emoción por otra persona? ¿O es una visión filosófica de la fantasía que se quiere vivir y de la realidad que se está viviendo?

Se puede argumentar que el amor lo es todo, desde el amor por una misma hasta el amor a las personas que acompañan la vida, la química del amor definitivamente representa alteraciones en la manera en la cual el cerebro se desenvuelve. 

Al mismo tiempo se puede decir que el amor es una representación de los antecedentes culturales, la edad y las experiencias que han formado a una persona y cómo ésta está dispuesta a relacionarse con otras personas en una manera íntima y el enamoramiento químico es un cúmulo de todos esos antecedentes personales.

¿Por qué nos enamoramos?

Antes de preguntarnos sobre el por qué nos enamoramos, debemos preguntarnos sobre lo que pensamos que el amor es.

Dicha interrogativa, “¿cuál es el significado del amor?” es definitivamente una de las preguntas más frecuentes a lo largo de la historia de la humanidad, así como también presenta demasiadas posibilidades y respuestas, ya que la definición que cada persona le da a este sentimiento es único e irrepetible.

Las personas nos hemos interrogado sobre la definición de este poderoso sentimiento una y otra vez, especialmente desde el principio de los tiempos, cuando los seres humanos finalmente pudieron comenzar a expresarse a través del uso del arte ya que tenían que buscar una mejor manera en la cual podían expresarse, debido a que las palabras y el vocabulario eran mínimo.

Aunque no existe una definición específica y correcta que pueda encerrar y, por lo tanto, expresar lo que realmente es el amor, se puede decir que el significado de esta palabra está fuertemente correlacionado con cómo se siente una persona, cuáles sus experiencias de vida y cómo se han permitido percibir este sentimiento de enamoramiento químico en particular.

Desde el momento en que una persona conoce a otra persona importante, y con la cual siente una gran atracción, también comienzan a ocurrir algunos intensos viajes dentro de la bioquímica del cerebro, es decir, cambios a niveles neurológicos que inclusive pueden ser medidos por expertos en el tema.

Es por esto que la ciencia ha encontrado una explicación incuestionable de lo que sucede física y químicamente, durante el período de deseo, adoración, apego y enamoramiento y le llaman la bioquímica del amor y es como si una persona se toma la droga del amor.

Y, ¿por qué nos enamoramos? Pues porque nos damos cuenta que tenemos una fuerte química del amor y la pasión con otras personas que nos complementan, que nos ayudan a elevar nuestras potencias y que nos permiten ser nosotros mismos y las hormonas del amor se encargan de mostrar esto.

Más aún, el amor fluctúa para cada persona. Desde científicos hasta los poetas, artistas e incluso matemáticos o personas que no ejerzan ninguna profesión, desde que los seres humanos comenzamos a ser conscientes de nuestras propias emociones, nos fue más fácil materializar los sentimientos que invadieron a todo nuestro ser cada vez que nos hemos enamorado.

Entonces, ¿por qué nos enamoramos? Porque al enamorarse hay una necesidad intrínseca en la persona de querer perdurar en el tiempo, de querer compartir junto a otra persona la manera en la cual ve la vida, y que esa visión pase de ser una visión subjetiva a ser una visión compartida.

También nos enamoramos porque las hormonas del amor están presentes desde el primer momento de nuestras vidas, desde que estamos en las barrigas de nuestras madres o desde que nacemos y damos el primer respiro.

La hormona del amor está presente en todos nosotros, ya que también sirve como ayuda para así poder sobrevivir el cambio que se origina desde que un recién nacido pasa de estar en un mundo acuático (ya que vive sumergido en líquido amniótico) a un mundo terrenal (donde se tiene que valer de sus propios pulmones para así poder respirar y sobrevivir.

La sustancia química del amor también se observa en las madres, ya que numerosos estudios han encontrado una relación directa entre los cambios que producen las hormonas del amor al momento en el que las madres ven por primera vez a sus hijos.

Este primer amor eventualmente determinará cómo es la forma del cerebro de una persona, así como también como ella o él se sienten, piensan o actúan a lo largo de su vida. A medida que el amor se multiplica y la madre, el padre o ambos expresan su amor por sus hijos, el sentimiento de adoración también se mostrará a lo largo de la vida adulta de los niños o niñas.

De ahí la importancia del desarrollo de la vida dentro del útero materno, pero también es recomendable observar la importancia de cómo se trata y cuida a un bebé durante sus primeros años de vida, algo que puede afectar tanto positiva como negativamente el desarrollo de una persona.

Hormonas del amor

¿Quién no ha sentido amor a primera vista? ¿Pero es ese afecto real o es la química del amor a primera vista – en otras palabras definida como lujuria o pasión – lo que realmente se está sintiendo? ¿Cómo puede alguien saber la diferencia entre las dos?

¿Es la droga del amor algo real y de lo que avergonzarse o es algo usual que nos pasa a todos? Y por último, ¿Cuáles son los factores detrás del enamoramiento químico? ¿Es la droga del amor verdadera o simplemente es una forma de caracterizar a un enamoramiento ciego?

Si bien es cierto que cada persona es un mundo y que todas son únicas, para casi todas las personas el cerebro funciona de una manera similar – y para otras personas el cerebro funciona de una manera igual.

La ciencia explica que existen distintos compartimentos en el cerebro que nos permite separar algunos sentimientos o pensamientos que vamos encontrando a lo largo de nuestras vidas.

De esta manera, tenemos distintas capas guardadas que pueden ser recordadas cuando así se necesiten, en vez de tener todo acumulado de tal manera que podría presentarse como problemas a la hora de poder razonar sobre los sentimientos que se van sintiendo, especialmente aquellos que corresponden con lo que se llama la droga del amor.

Estos compartimentos pueden ser llenados con sentimientos de pasión, de lujuria, de atracción, de apego, de amor, de odio, de indiferencia, etc. Y su principal función es almacenar todos estos sentimientos, desde la química del amor y la pasión hasta el fin de estas.

El primer compartimiento del cerebro con respecto a la química del amor está lleno del compartimento específico de la química del amor y la pasión. La pasión se puede definir como un deseo intenso y abrumador hacia algo o alguien, donde tal vez haya una necesidad física fuerte y palpable que debe satisfacerse lo antes posible, si es correspondida por ambas partes, obviamente.

Además, la pasión también podría significar la necesidad de estar con alguien, entonces, el compartimiento de la pasión está presente en todos los hombres y mujeres cada vez que conocen a una persona que ha encendido algo dentro de ellos, y de esta manera empiezan a manifestarse las sustancias químicas del amor.

Más aún, ¿qué pasa con el cerebro y la química del amor ya la pasión? ¿Son las hormonas del amor las culpables de que una persona se enamore? ¿Qué sucede realmente cuando dos personas deciden que están destinados a estar juntos? ¿Cómo responden sus cuerpos a este estímulo?

O tal vez estas preguntas han pasado por tu mente también, ¿Cuáles son los factores que determinan si una persona ha estado influenciada por la droga del amor? ¿Qué les ocurre a las células que se encuentran en el cuerpo de un ser humano cuando dependen del amor? ¿Cómo se relaciona la biologia con la sustancia química del amor?

Primeramente se puede decir que la biología molecular puede proporcionar una hermosa explicación sobre cómo y por qué nos enamoramos y cuáles son los cambios visibles dentro de las células de nuestro organismo.

De hecho, según el Dr. Bruce Lipton, quien es biólogo de células madre y autor de “La biología de la creencia“, hay un estado común de emociones al que a menudo se refiere como el “Efecto de luna de miel”, y esto ocurre durante los primeros meses del enamoramiento en el cual la química del amor se encuentra presente de una manera viva.

Por ejemplo, la hormona dopamina es producida por el hipotálamo y es la encargada de otorgar recompensas al cerebro, esto significa que cada vez que se complete una acción satisfactoria, el cerebro liberará automáticamente dopamina que a su vez continuará pidiendo por más de esta hormona.

La bioquímica del amor

Entonces, ¿los cerebros experimentan algún tipo de cambio bioquímico cada vez que sus dueños se enamoran? ¿Esto puede llegar a explicar el por qué nos enamoramos?

Bueno, la respuesta a esto es sí, eso es exactamente lo que sucede a nivel molecular y celular en cada persona. Por supuesto, todo también depende de los antecedentes culturales del hombre y de la mujer, de sus edades e incluso sus niveles de educación, pero no obstante, se puede argumentar que es muy probable que las personas encuentren un aumento repentino en los niveles de dopamina una vez que alguien comienza a enamorarse.

Cuando un individuo siente una fuerte conexión física hacia otra persona, entonces se puede decir que sus niveles de estrógeno y testosterona están en aumento, y dichos cambios le suceden tanto a hombres como a mujeres.

De hecho, cuando uno se encuentra atravesando esos momentos en los cuales la química del amor se hace presente, entra en juego otra hormona relacionada a lo anteriormente expuesto llamada noradrenalina.

Por lo tanto, si una persona de repente se siente muy mareada, eufórica o enérgica por estar con alguien nuevo, es precisamente porque su cerebro está comenzando a sentir una combinación, o para decirlo más explícitamente, un baile entre la hormona dopamina, la serotonina y la noradrenalina están comenzando a suceder, lo que eventualmente conducirá a una fuerte atracción física, mental y espiritual y es ahí cuando comienza la química del amor.

Es debido a esto que se dice que es la química del amor la que está detrás del enamoramiento de las personas, y que, a pesar que el sentimiento de amor está relacionado con el corazón, es realmente en el cerebro donde se desarrolla lo que algunos llaman la droga del amor.

Además, la importancia de la biología y su respuesta a la química del amor y la pasión se encuentran frente a frente cuando una persona se enamora ya que la noradrenalina también está involucrada en la respuesta de “lucha o huída” que una persona puede tener, que es básicamente una alarma incorporada con la cual cada persona ha nacido que hace que una persona se sienta estresada en el momento adecuado para así poder mantenerla alerta ante cualquier peligro posible.

Es por esto que la hormona del amor, la oxitocina, es tan clave en el crecimiento de los niños ya que si su madre se encuentra cercana a un recién nacido, la respuesta de ‘’lucha o huída’’ desaparece, ya que ellos se sienten completamente seguros con la presencia de la persona que los cobijó y llevó en su barriga por tanto tiempo.

Y, ya que su respuesta desaparece, los niños ya no sienten peligro alguno, y pueden canalizar todas sus energías en alcanzar el correcto crecimiento, para así garantizar un desarrollo evolutivo estable.

Es en esa situación en específica cuando se observa cómo actúa la sustancia química del amor, ya que la hormona del amor no está solamente asociada con las relaciones interpersonales entre parejas, sino también, y en su mayoría, en las relaciones que tienen las madres con sus crías.

Además, esta es probablemente la razón por la cual la oxitocina a menudo se conoce como la “hormona del abrazo”, ya que es producida por el hipotálamo y se libera regularmente cuando una mujer está en trabajo de parto o durante la lactancia materna.

Quizás la combinación de estas actividades con la oxitocina parezca algo extraña para muchas personas, especialmente porque algo como el parto a menudo se considera muy difícil y doloroso, sin embargo, lo que dichas actividades tienen en común es el hecho de que todas producen oxitocina y, por lo tanto, todas intentan crear un vínculo especial entre las personas involucradas y es ahí cuando se va desarrollando la bioquímica del amor.

La química del amor es tan importante que según una investigación dirigida por Ortigue, quien es profesor asistente de psicología y profesor auxiliar adjunta de neurología, de la Universidad de Syracuse en Nueva York, cuando una persona se enamora, utiliza más de 12 áreas del cerebro que se pueden activar fácilmente en menos de un minuto.

Sin embargo, los estudios también han encontrado que para que una persona se enamore, se tendrá en cuenta algo importante como su genética, al igual que las experiencias amorosas anteriores también tendrán un efecto positivo o negativo a corto, mediano y largo plazo.

El enamoramiento químico

Existe un artículo innovador que ha sido publicado en Psychopharmacology (2012), donde se reveló que los individuos se vuelven adictos a la compañía de los demás, algo que ocurre como si la química del amor se hiciera presente en las personas.

Esto ocurre especialmente cuando la pareja la está pasando bien. A menudo se compara con la adicción conductual, ya que es la química del amor la que da una especie de recompensa a las personas que están compartiendo momentos juntos y les hace querer seguir pasando más tiempo juntos para seguir siendo recompensados.

Para que esto suceda, una reacción química del amor ha provocado que el cerebro, y el cuerpo, continúen reproduciendo el sentimiento de amor que se produce cuando una pareja está junta.

Esta es la razón por la cual las personas que están recientemente juntas ​​no pueden mantener sus manos ni sus pensamientos lejos uno del otro, ya que están pasando por un enamoramiento químico que está siendo producido por las hormonas del amor.

La sustancia química del amor

Desafortunadamente, las películas de Hollywood, algunas obras de arte y nuestra propia imaginación han impulsado esta imagen de amor romántico que generalmente termina con un final feliz para siempre, en el cual la droga del amor siempre estará presente.

Sin embargo, esto es solo un ideal de lo que podría suceder en una relación, ya que el amor generalmente se presenta de tantas maneras y formas que sería irresponsable contenerlo de una determinada forma, y es que la química del amor es verdaderamente importante, pero también es importante entender y evolucionar con la pareja.

Si bien es cierto que la química del amor hace que dos personas se encuentren, una pareja feliz no es aquella que solo se concentra en lo positivo de haberse conocido y que nunca discute, al contrario, una pareja feliz es cuando dos personas que están juntas conscientemente están dispuestas a comunicarse entre sí, incluso en los momentos más difíciles.

Si el amor debe ocurrir, entonces sucederá sin importar qué. Incluso si una persona está en el otro lado del mundo, cuando las hormonas del amor están presentes entonces las personas están destinadas a estar juntos.

La química del amor y la pasión no tienen fórmula alguna para poder sobrevivir, simplemente ocurren, y cuando lo hacen, las personas tienden a sentirse como si estuvieran en la cima del mundo, porque sienten que tienen el compañero que desean y merecen.

¿Por qué es importante en tu vida la química del amor?

En muchos sentidos la sustancia química del amor se hace presente en nuestras vidas, y esto se puede observar en la teoría de la psicología que habla sobre la jerarquía de las necesidades, desarrollada por el psicólogo Maslow.

Esta teoría altamente estudiada presenta un modelo de cinco niveles de necesidades humanas que son esenciales para lograr un estado mental pacífico y sano. A menudo se recrea como una pirámide invertida en la cual se puede observar que el amor – o la bioquímica del amor producida por el individuo – es de suma importancia.

Por ejemplo, en la parte inferior de la pirámide, uno puede encontrar las necesidades fisiológicas o la seguridad, luego el amor y la pertenencia, la estima y la autorrealización. Para que una persona pueda pasar de las necesidades o del compartimento de seguridad al amor y pertenencia, esta persona debe primero satisfacer los primeros peldaños para así continuar avanzando.

Entonces, se están llenando diferentes compartimentos de necesidades y, finalmente, el compartimiento del amor también se llenará eventualmente. Y, cuando un hombre o una mujer ha producido esa sustancia química del amor es porque ha encontrado a su compañero o compañera adecuado que complementará su día a día para encontrar un equilibrio en la vida de ambos.

Como resultado de esta relación, el apego a largo plazo generalmente ocurre con el tiempo, y el viaje de conocer a otra persona (y algunas veces reconocerse a sí mismo), es un viaje que podría durar muchas, muchas millas.

Se puede decir que la sustancia química del amor se expresa como un sentimiento positivo intenso hacia otra persona, por lo tanto, es una experiencia profunda que podría cambiar incluso a aquellos que son realmente escépticos al respecto de estos sentimientos. 

Finalmente, el apego a largo plazo a una persona a menudo se asocia con la bioquímica del amor y lo que produce en cada uno de nosotros, y es por esto que debemos darnos la oportunidad de conocer y amar a otra persona, para así notar los cambios que esto produce en nosotros también.

La Química Del Amor Y Por Qué Es Importante En Tu Vida