Reconocer tus emociones y sentimientos te ayudará a tener mayor control sobre tu vida, a responder asertivamente ante cualquier situación y a tomar las decisiones más acertadas.

Las emociones y sentimientos forman parte de nuestro día a día. Una vida sin emociones y sentimientos, sería completamente vacía, pues, eso estas las que moldean nuestros comportamientos y actitudes.

Reconocer nuestras emociones y sentimientos puede ayudarnos a conocernos más y saber qué es lo que verdaderamente sentimos en un momento dado y esto nos permite comunicarnos mejor.

Las emociones y los sentimientos son esenciales. Por medio de ellas podemos demostrar nuestro afecto a otras personas, o decirle muchas cosas, sin siquiera decir una sola palabra.

Reconoce tus emociones y sentimientos

Para que reconozcas tus emociones y sentimientos vale en primer lugar saber que estas son seis.

Las seis emociones primaras son el enfado, el miedo, el asco, la tristeza, la sorpresa y la alegría.

Nuestra vida no sería la misma sin ellas. Se presentan de forma espontánea y vienen directamente de nuestro sistema límbico.

A través de las emociones y sentimientos es que hemos podido evolucionar como seres humanos e interactuar con los demás.

¿Cuáles son las características de las emociones?

Todas las emociones son necesarias y han contribuido a nuestra evolución como especie, por lo que no podemos decir que alguna sea dañina.

Al contrario, las emociones son adaptativas, pese a que pueden ser agradables o desagradables algunas veces.

Cuando percibimos un estímulo, las emociones inician y es difícil detenerlas de forma abrupta.

Por ejemplo, si nos dicen que hemos ganado la lotería la emoción de la alegría difícilmente podrá borrarse a los segundos.

Pero, no ocurre solo con la alegría, sino también con las demás emociones, como la tristeza, el asco o la rabia.

Es necesario aclarar que emoción y sentimiento no es lo mismo. Es importante conocer esto para poder tener más información sobre nuestro modo de sentir y actuar.

¿Qué son los sentimientos?

Para establecer una diferencia entre emoción y sentimiento debemos comenzar diciendo que los últimos son más elaborados, ya que también intervienen los pensamientos.

Los sentimientos tienen una duración más larga que las emociones porque también interfieren las reflexiones que hacemos sobre las cosas que nos pasan.

Los sentimientos influyen en nuestro estado de ánimo. Cuando sentimos alegría nuestro estado es optimista y sentimos bienestar.

Algunas veces también podremos sentir que unas emociones son más intensas que otras, pero esto se debe a las reflexiones que elaboramos.

Si la emoción de alegría está presente en nuestra vida, reflexionamos sobre algo bueno, por ejemplo, y experimentamos después armonía. Este estado es más duradero.

Sin embargo, vamos a profundizar un poco más en las diferencias entre emociones y sentimientos a fin de conocernos mejor.

Diferencias entre emociones y sentimientos

La mayoría de las personas confunden las emociones y los sentimientos, pero la verdad es que, aunque están relacionados, son diferentes.

Conocer en qué la diferencia entre emociones y sentimientos puede ayudarnos a gestionarlos adecuadamente, así que esta información es útil.

Cuando aprendemos la diferencia que existe entre emociones y sentimientos también podemos aplicar mayor inteligencia emocional en nuestras vidas, evitando tomar decisiones inapropiadas.

Las diferencias más notorias entre emociones y sentimientos son las siguientes:

  1. El origen: las emociones se originan en el sistema límbico, mientras que los sentimientos provienen del lóbulo frontal. Esto quiere decir que el sentimiento es el resultado del pensamiento abstracto. En cambio, las emociones son adquiridas de forma innata, por medio de la genética.
  2. Las emociones pueden ser pocas, mientras que los sentimientos pueden ser infinitos. Todo dependerá de las reflexiones que elaboremos de forma individual.
  3. Las emociones se definen de forma psicofisiológica, mientras que los sentimientos son más verbales.
  4. Las emociones son una respuesta rápida del sistema nervioso –simpático y parasimpático-; en cambio, los sentimientos surgen luego de la interpretación que hacemos de los eventos.
  5. La duración e intensidad de los sentimientos y las emociones son diferentes.
  6. Las emociones vienen de forma inmediata, para que el organismo pueda sobrevivir. Cuando analizamos lo que nos ha ocurrido, por ejemplo, entonces estamos ante los sentimientos.
  7. Los sentimientos se van constituyendo de forma paulatina, poco a poco. Pueden cambiar o durar un tiempo determinado.
  8. Las emociones son más intensas, y los sentimientos son más calmados, suaves o ligeros.
  9. Las emociones nos impulsan a actuar, a reaccionar. La sorpresa nos permite estar alertas. Las emociones también pueden llevarnos a dejar de hacer algo. Un ejemplo sería la tristeza, la cual nos lleva a tomar distancia de algunas personas.
  10. Los sentimientos implican más planificación. Nos permiten reflexionar sobre lo que más nos conviene para sentirnos de forma amena o agradable.   
  11. Gestionar las emociones y los sentimientos son procesos que se ejecutan de manera diferente.
  12. Las emociones se gestionan a través de técnicas de desactivación y reconducción de la atención.
  13. Los sentimientos se gestionan aplicando reflexiones guiadas.

Estas diferencias, con algunos ejemplos mencionados, nos ayudan a comprender qué las emociones y sentimientos son diferentes y se gestionan de formas distintas.

Las respuestas emocionales requieren que la persona haga una desconexión para poder controlar sus respuestas.

Uno de los ejemplos clásicos es el de aplicar técnicas para evitar que la rabia aumente e impedir situaciones inesperadas o problemas.

En cuanto a los sentimientos, con ellos se puede dialogar y reconducirlos. Me puedo preguntar, “¿qué me pasa?”, “¿cómo puedo cambiar esta situación?” y de esa forma reinterpretar los hechos.

La realidad de las emociones y sentimientos

Lo anterior nos permite sostener que las emociones son las reacciones de tipo neurofisiológicas, que tienen lugar luego de recibir un estímulo, bien sea interno o externo.

El sentimiento es la percepción que hacemos nosotros mismos sobre una emoción. Es decir, es la valoración subjetiva de la emoción.

Gracias a las emociones básicas es que la especie puede triunfar en su camino hacia la supervivencia.

Nuestras experiencias de vida pueden cambiar notablemente si aprendemos la naturaleza de las emociones y las experiencias, puesto que aprenderemos a actuar de mejor forma.

Pero, las emociones y sentimientos son varios. Conozcamos un poco más sobre ello.

Lista de emociones y sentimientos

Las emociones y sentimientos pueden variar. Como hemos notado, los sentimientos pueden ser infinitos, dependiendo de la experiencia de cada persona.

Sin embargo, veremos algunas de las emociones y sentimientos más comunes, ordenadas por orden alfabético. 

A

Abatimiento, aburrimiento, abrumado, admiración, aflicción, agobio, abandono, agradecimiento, afecto, alegría, alivio, amargura, amor, angustia, ansiedad, apego, aprobación, armonía, arrepentimiento, asco, atracción, apatía.

B

Bondad, benevolencia.

C

Cansancio, calma, celos, cariño, compasión, cólera, comprensión, condescendencia, confianza, confusión, consuelo, contrariedad, culpa, comprensión, contento.

D

Decepción, desamparo, depresión, derrota, desamor, dependencia, desaliento, desconfianza, desconsideración, desdén, desdicha, deseo, desamparo, desidia, desolación, desesperación, disforia, duelo, duda.

E

Empatía, encanto, engaño, enfado, enojo, envidia, entusiasmo, esperanza, estremecimiento, euforia, exasperación, extrañeza, estupor, ecuanimidad. 

F

Felicidad, firmeza, fortaleza, fobia, fragilidad, fastidio, frustración, furia, fervor.

G

Gozo, generosidad, hostilidad, humillación, humildad.

H

Honor, hastío, honestidad, humildad, hostilidad, humillación.

I

Impaciencia, ilusión, incapacidad, impotencia, incomprensión, inquietud, injusticia, inseguridad, ira, intriga, intolerancia, irritación, incredulidad, infelicidad.

J

Justicia, júbilo.

L

Libertad, lástima, logro, lujuria.

M

Manipulación, menosprecio, melancolía, miedo, mezquindad, motivación, malestar, molestia.

N

Necesidad, nostalgia.

O

Obligación, odio, obnubilación, optimismo, omnipotencia, orgullo.

P

Paciencia, parálisis, pánico, pavor, pasión, paz, pereza, pena, pertenencia, persecución, pesimismo, pesadumbre, plenitud, placer, pesimismo, preocupación, pudor, prepotencia.

R

Rabia, resentimiento, rebeldía, recelo, regocijo, rechazo, repudio, rencor, resignación, reserva, resquemor, respeto.

S

Seguridad, satisfacción, soledad, serenidad, solidaridad, sorpresa, sosiego, sometimiento, sumisión.

T

Templanza, temor, tentación, terquedad, ternura, timidez, terror, tolerancia, tranquilidad, traición, turbación, tristeza.

V

Vacío, vacilación, valoración, valentía, venganza, vulnerabilidad, vergüenza.

En la lista anterior encontraremos emociones y sentimientos elaborados a partir de las emociones y puede tomarse como una gradación que surge tras analizar las seis emociones básicas.

Cómo controlar emociones y sentimientos

Controlar las emociones y los sentimientos pude ser difícil algunas veces porque quien se encarga de activarlas es la amígdala, así que todo sucede de modo automático e instantáneo.

Genéticamente estamos programados para tener reacciones de manera automática, y es por esto que la fuerza de voluntad no es suficiente para tener el control de las emociones.

Aunque esta respuesta emocional sea necesario, si no se regula correctamente los efectos pueden ser dañinos.

Como ejemplos tenemos a quienes sufren de ansiedad, incluso cuando no hay amenazas reales; o el ejemplo de los que padece depresión por una tristeza que no aminora con el tiempo.

Cuando vivimos aplicando inteligencia emocional a nuestros actos, es más sencillo identificar las emociones y encauzarlas.

Actuar de forma inteligente también implica reconocer qué nos hace sentir determinada emoción y con esta información podemos trabajar en torno a la causa y no a los efectos en sí.

Algunas técnicas que pueden ayudarnos a controlar las emociones y sentimientos son las siguientes:

Estrategias para controlar las emociones y sentimientos

  • Reafirma tus puntos fuertes: y piensa más en tus virtudes que en tus debilidades. Por ejemplo, no te llenes de ira porque no pudiste llegar a tiempo a un lugar, agradece porque pudiste cumplir y generalmente eres una persona puntual.
  • Distrae tu foco de atención: en lugar de pensar en eso que tanto te molesta, desvía tu atención hacia un punto o algo que sí te haga sentir bien. Tal como a los niños cuando sus padres intentan calmarlos y les preguntan: “¿qué tengo en mi mano?, ¿lo puedes ver?”.
  • Reinterpretar los hechos: un ejemplo de esto ocurre cuando un estudiante siente pánico de hablar frente a un público, porque siente que sus emociones como algo negativo que le paraliza. En cambio, un orador profesional toma esta emoción de miedo como un antídoto para hacerlo perfecto, y triunfa. Reinterpreta tus emociones y úsalas a tu favor.
  • No fuerces tus ideas: porque esto ocasionará un efecto rebote y entonces estarán más presentes, haciéndote una mala jugada.
  • Dale un paseo a tus pensamientos: si te han hecho alguna observación en tu trabajo, entonces no te llenes de ira de inmediato, sino simplemente piensa en la salida que tienes planificada para el fin de semana. Parece extraño, pero su efectividad está comprobada por los expertos en psicología.
  • Recuerda que tienes un futuro: a veces es más fácil recordar el pasado, o fugarse del presente, pero traer a nuestra mente que existe un futuro, es realmente un alivio para calmar las emociones intensas. Las emociones en ese momento se van calmando. Esta es una gran fórmula para practicar el autocontrol.
  • Practica la meditación: hoy día casi nadie cuestiona los beneficios que trae consigo meditar. Los ejercicios de enfoque y de respiración son muy útiles para encontrar la calma y la serenidad, evitando que las emociones arrastren a la persona.

Otras sugerencias para controlar las emociones y sentimientos

  • Pospón tus preocupaciones: pero no intentes suprimir tus emociones, porque esto solo las hará regresar con más vigor. Piensa que eso que te preocupa puede quedar para más tarde, así le restarás importancia.
  • Respira y relájate: suena fácil, sabemos que es difícil, pero es un método eficaz para hacer que las emociones vuelvan a su cauce.
  • Si consideras que nada de esto ha sido suficiente y que tienes un problema real en el manejo de tus emociones, entonces considera visitar a un psicólogo y pedir apoyo.

Reconocer tus emociones y sentimientos puede aportarte un bienestar increíble en la medida que sepas actuar de forma correcta ante las situaciones, sin tener nada que lamentar después.

Quienes aplican la inteligencia emocional en sus vidas, viven con más calma, y no actúan como un barco a la deriva, sino que siempre tienen respuestas de manera asertiva, sin importar si los estímulos que desencadenan sus emociones son internos o externos.

Al final, pueden hacer una reinterpretación y manejar también sus sentimientos, a partir del sentido que le den a los mismos.

Quien es dueño de sí mismo puede controlar muchas cosas en la vida, pero quien tiene un pobre control de sus emociones difícilmente alcanzará sus metas.

Las emociones y sentimientos reflejan nuestro mundo interno, pero nuestros comportamientos y decisiones alcanzan nuestra realidad y es por ello que debemos comenzar a evaluarnos desde nuestra interioridad. 

Reconoce Tus Emociones Y Sentimientos