Puede que no estés dónde te gustaría estar a los 20, 30 o 40 años porque Dios quiere enseñarte que no puedes seguir viviendo tu vida de acuerdo con lo que la sociedad espera, o lo que tus padres están esperando o lo que tú misma estás esperando. Tal vez la lección sea dejar ir todas las expectativas, soltar todas las líneas de tiempo y olvidar la noción de que a cierta edad tienes que ser más hábil que los demás o necesitas tenerlo todo.

Puede que sigas soltera porque Dios está tratando de enseñarte otro tipo de amor, como el amor hacia tus amigos, familia, trabajo o hacia ti misma. Puede que Él quiera que aprendas a vivir sin la confianza y aprobación que necesitas constantemente de una pareja y tal vez Dios sabe que tu camino está lleno de viajes, autoexploración y movimiento y que atarse a un compañero no sería lo más adecuado para ti. Tal vez te esté enseñando a caminar antes de empezar a correr.

Tal vez te esté enseñando las mismas lecciones una y otra vez porque quiere que aprendas el arte de intentar, el arte de no rendirte, el arte de aprender a vivir con desilusiones y cómo vivir con los reveses porque te acompañarán siempre.

Puede que Dios esté tratando de enseñarte que no debes tomar la vida demasiado en serio. Quizás la lección sea disfrutar la vida tal como es en vez de poner fechas límite, marcos de tiempo y fechas de vencimiento. Tal vez la vida no tenga edad y sea atemporal y sólo tenemos que aceptarlo.

Tal vez esperar sea sólo otra palabra para dejarlo ir. Es como si Dios te diera una señal de “Déjalo ir sin preocuparte por lo que va a pasar” porque serás recompensada con algo mejor.

Quizás Él no quiere que estés tan obsesionada con el tiempo y la forma en que los demás te ven. Tal vez Él quiere que te liberes de todas estas ilusiones y fantasías que tienes para ti y aprendas a vivir en paz en la realidad.

O, tal vez te está haciendo esperar porque mientras más esperes, más apreciarás lo que vas a recibir. Cuanto más esperes, más tiempo conservarás lo que te dará. Tal vez simplemente no quiere que seas una persona ingrata, quiere que valores los regalos que te va a enviar y quiere enviártelos cuando estés lista para cuidarlos bien.

Tal vez Dios quiere que te des cuenta de que todas estas líneas de tiempo fueron creadas por personas con pensamientos e ideas fijas, personas con circunstancias diferentes, personas que nunca te vieron y personas que llevaron vidas diferentes. Puede que Dios solo quiera que entiendas que todas estas fechas límites realmente no te representan porque no fueron hechas para ti.

Tal vez Dios solo quiere que entiendas que tu vida nunca será perfecta y que nunca irá según lo planeado y que solo tienes que intentar quererla tal como está y amarle a Él por encima de todo.

Tal vez te está enseñando a esperar porque quiere que sepas que, por mucho que te empeñes, no siempre puedes controlar tu vida porque ese es Su trabajo, no el tuyo.