“¡Te respeto y te rindo homenaje! Porque, contrariamente a la opinión de la mayoría de la gente, NO eres tonta. No eres una chica tonta por enamorarte de ese tipo”.

Eres valiente.

Eres valiente por el mismo hecho de amar a alguien como él. Por tener la fuerza para amar a alguien que no puede amarte de la manera que mereces. Eres valiente porque incluso cuando duele como el infierno, decides quedarte. Porque incluso cuando te da todas las razones para marcharte, lo eliges sin pensarlo dos veces.

Te rindo homenaje porque crees que es posible que las personas cambien. Que un día, él podría darse cuenta de lo importante que eres en realidad. Y esa buena mañana, finalmente aprenderá a ver y apreciar tus esfuerzos.

Que definitivamente llegará el momento en el que reconocerá todo el tiempo y las emociones que siempre has invertido en él. Que en un momento especial, recuperará la sensatez y finalmente se dará cuenta de lo increíble que eres, de lo buena que siempre has sido con él y de cómo debe corresponder al tipo de amor que realmente mereces.

Te rindo homenaje por confiar en él con todo tu corazón y toda tu alma, incluso en los momentos en que se negaba a aceptarlo. Te rindo homenaje por permitirle ser parte de tu vida, incluso cuando ni siquiera hacía algo tan simple como sostener la puerta por ti.

Te rindo homenaje por permitirle cogerte de la mano, incluso cuando sabías que finalmente la soltaría. Te rindo homenaje por permitirle tener todo tu tiempo y atención incluso cuando solamente estaba disponible por que no tenía nada mejor que hacer.

Te rindo homenaje por la determinación que muestras. Por esconder siempre tu tristeza detrás de esa fuerte fachada de mujer, sabiendo que cada vez que venga, lo aceptarás con el corazón abierto. Y cada vez que quiera irse, lo dejarás ir solo para esperar pacientemente el día en que se aburra nuevamente y vuelva a pensar en ti.

Te rindo homenaje por tu coraje para quedarte con alguien que solo te trata como su pasatiempo favorito. Alguien que solo puede amarte cada vez menos. Alguien que probablemente nunca termine por elegirte. Alguien que podría actuar interesado hoy y completamente indiferente mañana.

Alguien que pueda amar a la chica que estuvo antes de ti o incluso a la que vendrá después, pero nunca a ti.

Alguien que solo te llevará a lugares donde simplemente puedas “relajarte” y nunca a una cena adecuada. Alguien que solo te enviará a casa pero nunca te acompañará. Alguien que solo te llamará en medio de la noche y nunca a cualquier hora durante el día. Alguien incapaz de reconocer tu magia, incluso si le das la vuelta al mundo.

Te rindo homenaje porque aún tienes un trozo de tu corazón que nunca puede dejar de preocuparse y esperar. Cuidarlo lo suficiente como para permitirle romper tu corazón en pedazos una y otra vez, y dejarlo entrar en tu vida, sabiendo que no se quedará mucho tiempo.

Ese espacio en tu alma que aún busca la posibilidad de un “nosotros” a pesar de que él te vea sola, alguien bueno para pasar un rato. Esa parte de tu corazón que sigue esperando que él quizás cambie de opinión, y decida finalmente estar contigo o al menos hacer un esfuerzo para que funcione.

Te rindo homenaje por haberle dado mucho más de lo que recibirás.

Te rindo homenaje porque aunque hayas sido utilizada, elegiste perdonarlo. Estabas gravemente herida, pero elegiste sanar. Te dio por sentada, pero elegiste poner aún más esfuerzo de lo que cualquiera pudiera comprender.

Te rindo homenaje porque incluso después de todas las cosas hirientes que la gente te dijo por amar a la persona equivocada, seguiste escuchando, aceptando y ofreciéndoles tu gran y bello corazón. Te rindo homenaje porque no importa cuánto se haya dañado tu corazón, y tampoco cuánto de aplastada esté tu alma, siempre elegirás el AMOR. Elegirás aprender, olvidar y seguir adelante con tu vida. Elegirás aceptar el dolor, superarlo y luego dejarlo ir.

Te rindo homenaje porque eres lo suficientemente valiente como para amar a una persona que no puede corresponderte. Porque tienes esa esperanza eterna de que quizás encuentre una pizca de fuerza para amarte de la misma manera. Porque a pesar de todas las señales que te indicaron que no funcionaría, todavía viste algunas razones por las que realmente pudiste hacerlo.

Te rindo homenaje porque incluso cuando sabes que mereces mucho más de lo que recibes, terminas conformándote con la pequeña cantidad que te dará. Solo porque lo amas. Lo amas, incluso cuando no puede y no lo hará. Esto, aquí mismo, es probablemente una de las cosas más valientes, espectaculares y dolorosas que se pueda hacer.

Te rindo homenaje porque cuando todo está dicho y hecho, amar a alguien nunca es realmente fácil. Amar es aterrador, incluso torturador a veces. Pero aun así, eliges ver el amor por todos sus hermosos atributos. Todavía eliges seguir amando a las personas, y no solo a las personas fáciles, o las personas que puedan darte el mundo.

No amaste a la persona adecuada. Amaste a la persona equivocada, y lo que todo eso reflejó fue tu completa valentía.

¡Sigue amando! Espero sinceramente que la siguiente persona que elijas amar, sea la correcta.