Tal vez hayan sido solteras durante toda la época del instituto y no están acostumbradas a ser la novia de alguien. Tal vez hayan tenido algunas citas desde que las dejó su ex, pero no fue nada serio.

Quizás decidieron tomarse un descanso de las citas por su propio bien o tal vez terminaron estando solas a pesar de lo que realmente querían.

De cualquier manera, las chicas que pasan un largo período de tiempo sin ser parte de una relación terminan siendo las más felices de todas.

Terminan siendo las más felices, porque han aprendido a sentirse cómodas con su soledad. Pueden pasar las noches solas en la cama y aún así duermen profundamente. Pueden ir de compras o recoger comida sin sentirse incómodas por no tener a nadie cerca para compartir la experiencia. Abrazan la soledad.

Terminan siendo las más felices, porque tienen tiempo para enfocarse en sí mismas, para actuar de forma egoísta, para descubrir lo que realmente les importa. Se mantienen en contacto con sus amigos en lugar de alejarse. Persiguen sus sueños en lugar de dejarlos escapar.

Son ambiciosas. Dedicadas y apasionadas. Y ningún hombre es capaz de desviarlas.

Terminan siendo las más felices, porque han cultivado su independencia. Tienen suficiente dinero para pagar su alquiler y el conocimiento suficiente para cuidar de su propio bienestar. Ellas son supervivientes. Improvisadas. Mujeres inteligentes con los medios necesarios para tener una vida plena.

Terminan siendo las más felices, porque se dan cuenta de que el amor no debe ser el centro del universo. No está destinado a ser lo único en su mente, la razón por la cual se despiertan por la mañana y se acuestan por la noche. En lugar de perseguir a los chicos, persiguen sus esperanzas y sueños.

Persiguen el futuro que saben que merecen.

A las chicas que permanecen solteras por grandes periodos de tiempo no les importa cuánto tiempo estarán así, porque se acostumbran a vivir de esa manera. No les importa la idea de nunca casarse. Están de acuerdo con la idea de vivir siempre solas. Ellas dan la bienvenida al silencio. Son lo suficientemente fuertes como para no solo manejarlo, sino disfrutarlo.

Y si esas chicas encuentran a alguien, será alguien que las empujé hacia adelante. Alguien que les aliente a seguir luchando, a no darse por vencidas y dejar que él sea el sostén de la familia. Será alguien que esté feliz porque ellas tengan una vida propia, sus propios planes, y que nunca vayan a sacrificar esas cosas por amor.

Estas chicas nunca perderán su sentido de individualidad. Nunca dejarán que sus esperanzas, sueños o morales se desestabilicen para coincidir con la persona que han encontrado.

Solo saldrán con alguien que las haga sentir aún más fuertes de lo que ya son. Alguien que les haga aún más felices de lo que ya son, a pesar de que para empezar ya están rebosando felicidad.