Todos conocemos personas que saltan de una relación a otra y cada vez dicen lo mismo: “Estoy enamorado”.

Como alguien que ha pasado una buena parte de su vida adulta soltera, nunca podría entender cómo alguien podría estar “enamorado” de tantas personas.

Creo que eso no puede ser amor si no el miedo a estar solo.

Podría tener razón, ¿verdad?

Es que, no puedes medir el amor con ningún cálculo real, es algo que simplemente lo sientes.

Pero, ¿y si tu sensación no es la correcta? ¿Qué pasa si tienes tanto miedo de estar sola, o tan cansado de no sentir una conexión (independientemente de lo breve que sea), que cualquier persona que se acerca y te hace sentir segura, la sientes como si fuera tu alma gemela?

Ya conoces esas relaciones del pasado; las que miras atrás y dices: “No puedo creer que les dije ‘te amo'”. ¿Cómo pudiste haber dicho esas palabras a alguien que no es de tu tipo y con quien nunca más quieres que te vuelvan a ver?

La respuesta es que eso no fue amor, fue solo un apego.

No soy un gurú del amor y no tengo forma de decirte si lo que sientes con tu pareja actual es amor, o simplemente soledad enmascarada en spray corporal. Pero puedo compartir algunos consejos básicos. Estos son los tipos de consejos que deberías dar a un amigo porque, seamos honestos, prefieres no asistir a una boda donde lo único que la novia puede decir sobre su futuro marido es que “él siempre está ahí”. Y si no estás segura de tus propios motivos de relación, eche un vistazo a la siguiente lista y mira donde estas colocada, en el amor o en el apego.

El amor es apasionado. El apego es apático.

Cuando estás enamorada, hay un fuego dentro de ti. Puede ser un infierno de ira o una dulzura encendida, pero siempre hay ese fuego. Solo cuando puedes decir que realmente sientes algo es cuando puedes decir que es amor.

Cuando estás simplemente apegada a alguien, nunca experimentas nada de ese fuego. Tienes momentos leves de irritación, ansiedad y un montón de otras cosas, pero nada que se asemeje al fuego del amor.

Amor = Altruismo. Apego = Egocentrismo.

El verdadero amor trata de la otra persona. Cuando estás enamorada, quieres poner las necesidades de tu pareja por encima de las tuyas. Todo lo que haces es para él y es como si tuvieras una pequeña parte de ti dentro de él.

El apego es solo sobre ti. Deseas a alguien que este ahí para ti, quieres que alguien te respalde, o quieres que te beneficie de alguna manera. No estás cuidando de él. Estás cuidando de ti misma.

El amor es libertad. El apego es posesión.

Estar enamorada es genial porque no necesitas estar constantemente con tu pareja para sentir afecto, entender cómo se sienten o sentirte segura. Lo amas lo suficiente como para confiar en el vínculo que tenéis.

Cuando estás pasando por un problema, sientes que el único momento en el que estás “bien” es cuando estás con él. No soportas estar separados y cuando lo estáis, siempre te preguntas qué está haciendo y con quién.

El amor empodera el uno al otro. El apego toma partido.

Sentir el amor verdadero te da alas para elevarte a nuevas alturas. Te da energía renovada y una sensación de libertad. Compartes tus sueños con tu pareja y escuchas los suyos con el mismo apoyo.

Cuando es un apego, solo hay una lucha de poder. Tú tomas las decisiones y te aseguras de que nunca te quedas fuera. La única decisión que importa es la tuya.

El amor no tiene límites de tiempo. El apego está programado.

Cuando sientes amor verdadero, eso es todo lo que hay. El tiempo no importa. Cuando amas a alguien, siempre lo amarás, independientemente de cómo salgan las cosas al final.

Pero el apego no funciona de esa manera. El apego tiene una fecha límite, una fecha de vencimiento. El apego no es real. Debido a que ninguno de vosotros puede crecer en el apego, el comienzo ya es el final.

Estar en una relación no es fácil el 100% del tiempo. Las cosas que importan requieren esfuerzo. El verdadero amor es una cosa hermosa y notable. Pero solo porque aún no has encontrado, no significa que no lo harás. Se paciente e intenta reevaluarte a ti misma y a tus relaciones. Si estás en un apego, aléjate para que ambos puedan estar abiertos a experimentar la maravilla del amor real.