Confía en mí cuando digo que Dios sabe lo que está haciendo. Incluso si estás confundida y no sabes cómo avanzar o hacia dónde ir, siempre te abrirá una nueva puerta. Una puerta inesperada. Una puerta que podría llevarte a una felicidad que nunca imaginaste y que pondrá fin a los días difíciles.

Confía en mí cuando digo que Dios no te quita cosas sin darte algo mejor. Dios sabe cuándo algo ha cumplido su propósito incluso si no puedes verlo. Dios sabe cuándo las cosas deberían terminar incluso si no estás lista. Dios está planeando lo próximo para ti porque sabe que necesitas un cambio. Él sabe que te llevará a un destino mejor o te guiará a una vida más plena.

Confía en mí cuando digo que Dios escucha tus oraciones. Él te está escuchando y te está dando exactamente lo que pides, pero a su manera. Tal vez su camino es diferente al tuyo, pero su camino siempre es el correcto. Cuando pides felicidad y te encuentras alejándote de las personas que amas, te está diciendo que estas no son las personas con las que deberías rodearte porque te agotan. Cuando pides paz y pierdes tu trabajo, te dice que tu futuro será mejor en otro sitio. Cuando pides amor, pero te rompen el corazón, te está diciendo que debes tomar una mejor decisión. Te está diciendo que estás amando a las personas equivocadas. Él siempre responde tus preguntas, solo necesitas confiar en sus respuestas .

Confía en mí cuando digo que Dios te está cuidando. Puede que, a veces, no sea fácil de ver y podría ser imposible de entender por qué las cosas suceden de la manera en que lo hacen, pero una cosa que sí sé con certeza es que Dios no te dejará sola en la oscuridad. Él te guiará. Él te inspirará. Reorganizará las cosas en tu vida para que puedas cambiarla a mejor.

Confía en mí cuando digo que Dios quiere que cuentes con Él. Quiere que aprendas que las personas son impredecibles y cambian de opinión a cada segundo. Quiere que sepas que nada en la vida es seguro o completo. Quiere que sepas que habrá momentos en los que tendrás que contar con tu fe en lugar de con tu lógica. Tienes que pasar por suficientes problemas para que puedas tener suficiente sabiduría como para saber que Él es la única constante en esta vida y que Él es el único que puede sanarte de verdad.

Confía en mí cuando digo que Dios siempre tiene un plan para ti y ese plan siempre incluye lo mejor.