Skip to Content

20 Cosas Que Las Chicas Inteligentes Y Con Almas Viejas Saben Que Son Desgarradoras

  1. El amor nunca es fácil.
  2. A menudo te sientes sola e incomprendida por tus compañeros, y cuando conoces a alguien en la misma onda, es una verdadera celebración.
  3. Tienes dificultades para conectar con personas, especialmente hombres de tu edad. Disfrutas de la compañía de aquellos que han viajado por el mundo, han aprendido algunas lecciones e irradian sinceridad.
  4. Eres muy consciente de las emociones y acciones de otras personas. Haces conexiones rápidas y reconoces patrones con facilidad.
  5. Conoces tu innegable valor, pero mientras siguas en este mundo duro y loco tienes que seguir luchando con tu autoestima.
  6. Siempre tienes un buen consejo a mano, incluso cuando nadie te devuelve el favor.
  7. Tu mente a veces es un lugar terrible, pero a pesar de las dificultades, siempre harás lo mejor que puedas para crear realidades alternativas que hagan del mundo lo que quieres que sea.
  8. Te gustan los hombres mayores, porque muestran más experiencia de vida, madurez y sensibilidad que los jóvenes que son unos putos sacos llenos de hormonas.
  9. Anhelas la intimidad como nadie.
  10. Tu perfeccionismo está por las nubes. Es tu fuente de estrés y felicidad al mismo tiempo.
  11. Encuentras que la mayoría de las tendencias milenarias son poco atractivas. Como mucho, desearías haber vivido en una década diferente, como los años veinte o los años setenta.
  12. Tu intuición es profunda e increíblemente aguda.
  13. Estás al día y entiendes los problemas mundanos, pero a menudo te consideran como una esnob porque sabes demasiado.
  14. Eres empática por naturaleza.
  15. Tu pasión por los viajes es un recurso profundo de alegría y angustia, y a menudo te hace parecer inestable. Pero es lo que eres, y es lo mucho que quieres sumergirte en la profundidad del mundo.
  16. Puedes consolar a casi todos cuando pasan por dificultades, pero te cuesta encontrar el mismo recurso de empatía entre tus amigos.
  17. Cuestionas mucho tu cordura.
  18. Inviertes mucho tiempo en desarrollo personal, búsqueda espiritual y asesoramiento psicológico.
  19. Eres una líder nata, pero te resulta difícil forjar lazos sólidos con las personas, especialmente en los negocios.
  20. A menudo sientes que la vida está en otro lugar.