Antes que nada, debes saber que es muy admirable el esfuerzo que empleas para cuidar a las personas que te rodean. Es increíble que estes siempre tan dispuesta a dar todo de ti en tus relaciones. Es desgarrador saber que tu generosidad llega hasta el punto de que tu propio bienestar a veces se vea comprometido. Hay muy pocas personas como tú, que sean lo suficientemente valiente como para saltar de cabeza a las aguas del amor sin pensarlo dos veces.

Siempre eres la más rápida en ver la bondad en las personas que te rodean. Tú eres la que generalmente se da cuenta de las cosas a las que nadie más realmente presta atención. Siempre estás dispuesta a dar tu corazón servicial a los marginados, a las personas que son tan increíblemente defectuosas y que nadie quiere tener nada que ver con ellas. Estos seres humanos dañados que deambulan por el mundo son los que tú eliges para ayudar. Por ellos te convences a ti misma que sí puedes arreglarlos. Pero desafortunadamente, tu bondad es a menudo lo que permite que otros se aprovechen. Son aquellos a los que intentas ayudar pero que están dispuestos a morder tu mano cuando los alimentas. Son a quienes les das tu corazón entero mientras ellos están dispuestos a pisotearlo.

Van a ordeñar tanto como puedan hasta que no tengas nada que dar y te dejarán sintiéndote impotente, abatida y decepcionada.

Quiero decirte que si continúas siendo el alma amable y genuina que eres, el amor que crees que te mereces llegará enseguida, pero ese no será el verdadero. Hay demasiadas personas terribles en el mundo. Y tú, con tu corazón desinteresado, no vas a discriminar a ninguno de ellos. Y vas a ser víctima de muchos de ellos antes de que realmente encuentres a la persona con las que debes estar.

Vas a terminar atrapada en una gran cantidad de relaciones terribles con chicos que jugarán constantemente con tu mente y se meterán con tu sensibilidad. Te van a victimizar con cada oportunidad que tengan. Te abusarán y manipularán para que hagas cosas que pueden ser autodestructivas para ti, pero beneficiosas para ellos. Estas son las personas que te mantendrán atada con una correa y te tendrán enjaulada en la relación para solo echarte migas. Nunca serán las personas que necesitas que sean.

Pero siempre van a exigir que tú si seas lo mejor para ellos. Y siendo la persona afectuosa que eres, lo consentirás. Estos son los típicos chicos temporales que entran y salen de tu vida dependiendo de lo que sea conveniente para ellos.

Conocerás a muchos hombres que te alimentarán con frases y palabras tan dulces que te mantendrán enganchada. Te llenarán de palabras embaucadoras, pero realmente no tienen intenciones sinceras y motivaciones detrás de estas palabras. Solo quieren que hagas lo que ellos mandan y así es como piensan que pueden lograrlo. Así es como piensan que pueden obtener tanto de ti como puedan. Te harán pensar que están muy pendientes de ti, pero en realidad solo están interesados en lo que puedes ofrecerles. Ellos no te quieren, simplemente aman lo que les puedes dar.

Nunca se comprometerán contigo. Estos chicos nunca te darán la protección y la seguridad que podrías necesitar de ellos en las relaciones. Nunca podrán brindarte la tranquilidad que mereces recibir. En cambio, te regalarán mucho estrés, activarán tus inseguridades e inducirán ansiedades. Van a alimentarse de sus vulnerabilidades de la mejor manera que puedan.

Es difícil ser como eres. Parece que nunca cosechas ninguna recompensa por ello. Pero tienes que persistir. Porque al final del día, tú ganas. Estos hombres que te dejan ir son los verdaderos perdedores. Y un día, cuando encuentres a la persona que va a hacer que la paciencia tenga recompensa, te olvidarás de todos los demás que te han hecho daño. Y obtendrás un profundo aprecio por el amor que siempre has merecido.

Solo continúa amando de la forma en que siempre lo has hecho y encontrarás el mismo tipo de amor para ti.