A la chica en guerra con su propia mente…

Sé que hay un torbellino de pensamientos corriendo por tu cabeza en este momento. Lo entiendo completamente.

Tus luchas están ahí, haciéndote daño, y puedo ver que yo también he pasado por lo mismo.

Es como si pudiera ver a través de tu sonrisa. Sonríes cuando no quieres que la gente mire en tu mente.

Actúas, te relajas, y alejas con una sonrisa el zumbido de tu cabeza sólo para que vuelva a ti el doble de fuerte.

Sonríes tan brillantemente, pero tu refugio, al que vuelves cada vez que el mundo se vuelve demasiado, es una zona de guerra en sí misma.

Esa zona de guerra tuya es un confinamiento solitario para todas esas veces que alguien te hizo sentir menos de lo que realmente eres, o cuando te hiciste sentir así.

Hiciste que las voces externas desaparecieran en un instante, y te retiraste a tu propia mente. Pero sus palabras no se quedan en silencio.

Vuelven y sientes su pleno poder una vez que la noche ha caído y estás de nuevo acurrucado en ti mismo.

Sientes que sus palabras atraviesan cada uno de tus pensamientos y hacen eco en tu cráneo. Sientes que la guerra en tu mente se hace cargo.

Tu mente no los hará detenerse, no importa cuántas veces hayas encontrado la lucha en tu propia mente como una batalla perdida.

Quiero decir, ¿quién no lo haría? Cuando no puedes controlar una parte tan importante de ti mismo, una parte tan grande, ¿qué más queda para empezar a rendirte?

Escuchas sus voces, sus palabras como cuchillos golpeando en todos los lugares que más te duelen, sus miradas de juicio grabadas en tu memoria para que las guardes, para que las uses cada vez que te sientas un poco bien contigo mismo.

“¡Me mantiene humilde!”

Te gusta decirte a ti mismo que para hacer que su impacto parezca más pequeño de lo que es en realidad.

Pero veo esas bolsas bajo tus ojos y las heridas que te da miedo mostrar a los inocentes espectadores.

Estás exhausto. Tu mente está llena de imágenes de él. Él sosteniéndola, rompiéndote, y dejando sólo dolor en el camino. Él ama a otra mujer.

Luchas contra esas escenas, hasta la parte de atrás de tu cabeza.

Luchas contra ellas fuera de tu sistema, pero siempre es más fácil para ellas volver a aparecer que mantenerlas alejadas.

La sostiene tan fuerte que puedes sentir tu pecho contraerse y tu mente se queda en blanco por un momento.

Deberías estar feliz por ese momento de paz en tu mente, pero incluso el silencio es tan fuerte en tu cabeza que ni siquiera puedes decir qué es peor.

¿Por qué? Porque tu mente dice que el hombre que te ha llevado por mal camino tiene mucho más poder sobre ti de lo que te gustaría admitir.

Te hace cuestionarte a ti misma, tus sueños y ambiciones.

Así que una vez más, te retiras a tu cabeza, aunque sea por un momento para imaginar una vida con él fuera de los límites de la realidad.

Te das un momento para disfrutar de un encuentro imaginario, para disfrutarlo en toda su fantasía.

Por supuesto, no durará mucho, una vez que los pensamientos tóxicos te consumen en cualquier momento y te dicen que no vales su tiempo o su amor.

Tu mente te hará creer que eres demasiado esto o demasiado aquello, pero nunca lo suficientemente bueno.

Pero sigues imaginando la perfección.

Aquí es donde la zona de guerra es tan obviamente prevaleciente, esparcida a través de todas las partes de tu vida, nunca dejándote tener un momento de paz.

Deténgase.

Bajen sus armas y ondeen esa bandera blanca sobre su cabeza, para hacer las paces con ustedes mismos.

Cuando tengas la abrumadora sensación de que tu mente se apodera de tu cuerpo, detente y sigue el sonido de tu respiración.

Deje que le alcance, deje que le haga sentir vivo de nuevo.

En lugar de imaginar ese futuro perfecto tuyo, ¿por qué no empiezas a crearlo y vivirlo?

Empieza a enraizarte en el momento presente que está delante de ti, en vez de encontrar todas las formas de escapar de él.

Te mereces un momento de paz. Deja de derribarte, deja de ser tu peor enemigo, y escucha lo que tengo que decirte.

Escúchame cuando te digo que eres digna de amor.

Si tu actual interés romántico tiene su corazón puesto en otra persona, eso no te quita nada de tu propio valor.

Tienes que darte cuenta de que el amor nunca es justo, por eso todo el mundo siempre nos dice que nos amemos. No es sólo una tendencia, es una necesidad humana básica.

Porque si no estamos en paz con nosotros mismos, si no estamos verdaderamente enamorados de nosotros mismos, ¿cómo podemos esperar estar en paz con el mundo?

Tu mente encontrará maneras de sacar a relucir pensamientos tóxicos de vez en cuando.

Lo que tienes que entender es que tú eres el que tiene todo el poder. Nadie puede resolver estos problemas por ti, nadie excepto tú.

Así que la próxima vez que sientas que tu mente te dice mentiras sobre tu apariencia o tu valor, detente y siente cómo la vida se derrama por cada parte de tu cuerpo.

Tienes que sentir la vida en ti. Agradece a tu cuerpo, mente y alma por todo el trabajo que hacen todos los días. Hacen todo eso sin que te des cuenta.

Tómate un momento para apreciarte a ti mismo. Te sentirás abrumado por un desconocido sentimiento de paz dentro de ti mismo. Puede ser extraño, pero inténtalo.

El cambio siempre es difícil. Nadie dice que será fácil para ti dejar atrás todos tus hábitos pasados.

Lucharás contigo mismo por el poder muchas veces, pero no dejes que eso te desanime.

No dejes que tu mente vuelva a tomar las riendas. Tú estás a cargo; hoy, mañana y siempre.

Toma la decisión de volver a poner los palos y las piedras en el suelo y recoger todo el amor propio del que te has privado.

Estar en paz contigo mismo y estarás en paz con el resto del mundo.

Sinceramente,

Una mujer en paz con su propia mente.