Tu fuiste mi lección.

Cuando te puse el ojo encima, pensé que eras el indicado. Pensé que eras mi alma gemela. ¿Qué otra cosa podrías ser? Despertaste emociones tan intensas en mi interior que simplemente no pude controlarme. Y esa fue la primera vez que sentía algo así. Y mirando las cosas desde este punto de vista, creo que también será la última vez que lo hice.

Para mí, siempre ha sido difícil, casi imposible, resumir nuestra relación. Pero trato de no dejar que la amargura me llene y solo trato de aferrarme a los momentos bonitos. Nuestra relación estuvo llena de altibajos. Los ascensos fueron más que grandiosos y magníficos y tenía la sensación de estar en la cima del mundo. Pero lamentablemente, las caídas fueron aún más intensas. Para mí, fueron devastadoras. Me sentía como si me estuviera tragando toda la oscuridad del mundo. Y sé que tú también sentías de la misma manera.

Cuando alguien me pregunta por qué estuvimos juntos por tanto tiempo, nunca sé la respuesta correcta. Cuando pienso en nuestra relación, a veces no me reconozco. Era como si otra mujer estuviera viviendo mi vida. Los momentos en los que fui capaz de pensar con claridad eran raros. No tenía el más mínimo control de nada de lo que estaba pasando. Supongo que fui guiada por mis instintos más primarios, instintos como la pasión.

Pero nadie puede decir que no te amé. Nadie da a la gente que no ama el poder para destruirle. Y eso fue exactamente lo que te di. Yo era completamente tuya y no estaba interesada en nada más. Cuando estábamos bien, el mundo podría derrumbarse y yo ni siquiera enterarme. Al mismo tiempo, si las cosas no iban bien entre nosotros, no había nada ni nadie a mi alrededor que pudiera levantarme. Me permití ser totalmente dependiente de nuestra relación. Y dependiente de ti.

Al principio, te culpé por cada problema que teníamos. Pensé que eras demasiado irascible, terco, egoísta y que nunca estabas preparado para el compromiso. Incluso pensé que no me amabas, a pesar de que me estabas convenciendo de que eso estaba lejos de la verdad. Pero, con el tiempo, me he dado cuenta de que sí me amabas. Y me amaste muy fuerte. Quizás aún lo hagas. Y me di cuenta de que nuestras peleas y rupturas fueron tan dolorosas para ti como lo fueron para mí. También estabas sufriendo y sintiendo todo, con la misma intensidad que yo. Tu mente y tu corazón también estaban luchando de la misma manera que los míos.

Entonces, ¿por qué seguimos haciéndonos todo esto el uno al otro? ¿Por qué no podríamos simplemente ser felices, como cualquier otra pareja?

Cuando lo pienso, me doy cuenta de que no tuvimos ningún problema crucial. No teníamos nada más aparate del amor y la pasión. Es gracioso… Éramos lo mismo, teníamos las mismas características y rasgos de personalidad, pero al mismo tiempo no podíamos manejarnos. Dicen que el fuego necesita agua y viceversa. Creo que ambos fuimos fuego y esa es la razón principal por la que lo nuestro nunca funcionó.

Y sé que los dos deseábamos que funcionara.

Simplemente no fuimos compatibles. Ambos éramos celosos, obstinados, egoístas y narcisistas. Apuesto a que nunca pensaste que algún día admitiría todo esto sobre mí. Pero aquí estoy haciendo exactamente eso. Nuestras mentes nos decían que no estábamos bien el uno para el otro y todos a nuestro alrededor nos decían lo mismo. Pero creo que eso hizo que todo fuera aún más interesante.

Durante mucho tiempo, pensé que así debería ser el amor verdadero. Debe ser apasionado y lleno de fuego. Pensé que las peleas eran normales y que daban sabor a las cosas. Me llevó mucho tiempo, pero finalmente me di cuenta de que nunca nos entendimos realmente. Sé que ambos tratamos de ver las cosas desde la perspectiva del otro, pero ninguno de nosotros logró hacerlo. No sabíamos lo que significa el compromiso. Intentamos encontrarnos a medio camino, pero nuestros egos nunca nos permitieron retroceder. Fue imposible para los dos admitir que ninguno tenía razón. Y los dos estábamos equivocados… tantas veces. Finalmente, resultó que estábamos equivocados el uno para el otro.

Todos te dirán que no debes tratar de cambiarte ni a ti mismo ni a tu pareja si quieres tener una relación exitosa y sana. Pero, creo que lo tomamos demasiado literalmente. Ninguno de los dos intentó cambiarse para encontrarse con la otra persona a mitad de camino. Al principio, fuimos guiados por la pasión y por la intensidad de nuestras emociones, por lo que no pensamos en ningún factor decisivo. No nos detuvimos ni un momento para mirar a la otra persona e identificar todas las cosas que no podríamos manejar.

Nunca pensamos en el futuro. Sí, hablamos sobre ello y lo planeamos, pero nunca lo pensamos bien. Supongo que fue porque en el fondo, sabíamos que no íbamos a durar. Pero huimos de esa idea. La idea de que llegará un momento en el que no podamos seguir aguatando lo nuestro fue demasiado aterradora para que la consideremos. Así que nos limitamos a disfrutar el uno del otro y de los momentos que pasábamos juntos. Y vivimos cada día como si fuera el último.

Puedo decir que, dentro de nuestro microcosmos y mientras que existíamos solo nosotros dos, funcionamos bien. Pero éramos tan inestables que la cosa más pequeña podría desequilibrarnos.

Y me cansé. ¿O te cansaste tu primero? ¿Importa ahora? Todo lo que sé es que descubrimos que no podíamos estar juntos, a pesar del amor que ambos sentíamos. No sé quién lo verbalizó primero, pero sé que ambos lo sabíamos. Y no había nada que hacer al respecto.

Entonces, nos separamos Y fue doloroso. No hablaré contigo sobre todo lo que he pasado y cuánto luché para superarte. Sé que lo sentiste de la misma manera que yo. Es posible que hayas jugado al tipo duro que no le importa nada en el mundo, pero te conozco y sé que no fue así. Ambos sufrimos y no hay nada más que decir sobre eso.

Pero nuestra relación también fue una lección para los dos. Aprendimos mucho. Aprendimos que el amor no debería ser una montaña rusa emocional. Aprendimos lo que no queremos de nuestras futuras parejas.

Tú has aprendido que deberías tratar de encontrar una chica que te tranquilice y que no te ponga los nervios de punta. Deberías encontrar a alguien que no sea tan obstinada como yo, sino alguien que te amara incondicionalmente. Deberías encontrar a alguien que te respete por el hombre que eres.

¿Y yo? Debería encontrar un chico que esté dispuesto a comprometerse, un chico que pueda aguantar mi fortaleza mental y que me perciba como una mujer independiente. Un chico que es todo lo que tú no eras y todo lo que deseaba que lo fueras.

Tal vez no amemos a estas personas con la misma intensidad con que nos amamos nosotros. De hecho, estoy bastante seguro de que no lo haremos pero, apuesto a que seremos más felices.

Y eso es todo lo que realmente quiero para nosotros dos. Ambos nos lo merecemos.