¿Alguna vez han entrado en una relación convencidos de que el guión del encuentro entre ustedes fue escrito en el cielo? ¿Alguna vez has amado tan profundamente a una persona que estabas seguro de que nunca amarías a nadie de esa manera, nunca más? Bueno, eso fue precisamente lo que me pasó a mí.

Pero como se puede ver por el tema, no estaba destinado a ser, y mis sueños románticos se desvanecieron para siempre. Cuando dejé la relación, no era como antes. El mundo estaba lleno de sombras y grises. El amor y la felicidad ya no eran lo que yo creía; eran como esos cuentos de hadas que mis padres me contaban cuando era niño.

Estaba inundado de tristeza, soledad y depresión. Me resultaría difícil mantener el control de mi vida. Por supuesto, pasé muchas semanas con pensamientos terribles y almohadas mojadas.

La pena y el dolor tardaron tanto en sanar que en un momento dado empecé a creer que nunca sería capaz de recoger los pedazos rotos de mi corazón. Sin mencionar que nunca seré lo suficientemente fuerte emocionalmente como para volver a amar. Para mí, el amor estaba tan lejos de mis pensamientos como las estrellas de la tierra.

Pero por supuesto, a partir de mi introducción, se puede decir que no todo era pesimismo al principio. Era una chica tan feliz que le encantaba vivir la vida. Yo era el tipo sonriente que siempre veía lo positivo en todos los problemas negativos que tenía, y por las cosas que me iban bien, siempre estaba agradecido.

Pero todo eso se detuvo cuando conocí a este narcisista. Pasé de ver el mundo como brillante, audaz y colorido a ver gris y tristeza en todas partes. Mi yo emocional relajado y equilibrado se convirtió en una ruina de ansiedad y depresión. Antes siempre me iba a la cama, con la esperanza de despertarme más tarde con alegría, pero ese ya no era el caso. Me iba a la cama cansada y triste, y luego temía la idea de un nuevo día. Me convertí en una mera sombra de mí mismo.

Al principio, me avergoncé de dejar que él me usara y abusara de mí. Pasaba largas noches y muchas semanas golpeándome por ser tan tonto. Una cosa era saber que era un narcisista y no había nada que lo cambiara, pero otra cosa era saber eso y dejarme torturar por sus payasadas emocionalmente agotadoras. Me dio noches de insomnio durante semanas. Lo sabía mejor, pero me negué a hacerlo mejor, y ese arrepentimiento me seguía picando, y su veneno me ayudaba a mantenerme intoxicado con la autoduda, la baja autoestima y la negatividad.

Confié en él.

Tan ingenuo como yo era entonces, confiaba en él sin ninguna sombra de duda, él estaba en mí tal como yo estaba en él. A veces incluso sentía que era aún más grande y créanme que vi todos los signos sociales que se podían pedir para demostrar que alguien era digno de confianza. Era suave con sus trucos. Pero los trucos son trucos, y no importa lo buenos que sean, no duran. Así que confiaría completamente en él para cumplir su promesa, pero eso nunca sucedió. En vez de eso, me rompía el corazón una y otra vez.

Me hizo sentir segura.

Al principio, me sorprendió su nivel de compromiso con la relación, él siempre estaría ahí para mí en los momentos de necesidad, e incluso iría más allá para asegurarse de que yo estuviera bien. En ese momento, me sentí como si fuera mi Superman. Con él, me sentí completamente segura y luego pasó de ser segura y complaciente a depender de él. Pero no sabía que iba a caer en una trampa. Esto era lo que quería todo este tiempo. Quería que confiara en él lo suficiente como para bajar la guardia. Luego se puso en modo de ataque. Con todas mis defensas bajas, podía y quería atacarme sabiendo que estaba indefenso y vulnerable en este momento.

Yo lo amaba.

Sí, lo amaba de todo corazón y pagué el precio por ello. Había ignorado una de las pocas banderas rojas que aparecieron cuando salíamos. En algún momento, me enteré de que antes de conocerlo, dejó un montón de relaciones rotas a su paso. En vez de eso, lo amé con cada fibra de mi ser. Pero iba a ser un error con mi elección de inversión emocional, física, psicológica y financiera. Era un hombre que no sabía lo que era el amor. Pero me quedé con él esperando que pudiera ser cambiado. De hecho, me convenció de que quería cambiar, pero con él todo era humo y espejos. Finalmente tuve que aprender por las malas; a los narcisistas no se les puede enseñar a amar. No es parte de su naturaleza y por lo tanto nunca entenderá lo que significa estar enamorado de alguien.

Le di todo lo que había en mí a alguien que nunca entendería ni apreciaría lo que significa hacer eso. Iba a engullirlo y desagradecidamente pedir más.

Me hizo prisionero de mi amor.

Me quedé atrapada en mi obsesión por amarlo. Era una soñadora y creía en el amor. Siempre había tenido una actitud positiva hacia la humanidad, y también creía en tener un alma gemela. Cuando lo conocí, le enseñé que tenía mi otra mitad, mi alma gemela. Así que cuando todos estos problemas comenzaron a aparecer en mi relación, me quedé con él. Pensando que todo estaría bien y que sólo necesitaba esforzarme más. Pero después de negaciones frenéticas, tuve que aceptar el hecho de que había tomado una mala decisión. No era un amigo y ser un alma gemela era una exageración ridícula.

Él también era una persona tan negativa. Me conocería lo suficiente como para accionar mis botones y luego se burlaría de mí por mis inseguridades. Se burlaba de mí y sin embargo me regañaba por ser demasiado sensible. Día a día su crítica astuta pero ácida me desgastaba la autoestima hasta que casi no veía ningún valor en mí mismo. Él era bueno enfatizando mis debilidades y dejando a un lado mis fortalezas. Sin embargo, me arrastraba hacia él, en mi mente ingenua, creía que estaba luchando por la causa correcta y que al final sería recompensado por mi lucha con una relación sólida – ¡pobre de mí! Aún no me había dado cuenta, pero me había convertido en un tonto narcisista.

Me perdí con una persona narcisista…

Con el tiempo me convertí en una mera sombra de mi antiguo yo. Una niña fuerte, feliz y segura de sí misma se fue convirtiendo poco a poco en una niña débil, deprimida y ansiosa. Todo lo que veía a mi alrededor era negatividad. Pronto empecé a creer todo lo que decía e insinuaba. Empecé a creer que no valía nada y que no merecía amor ni afecto. Cada vez que lo dejaba hacer lo que quería, decía una cosa y luego hacía otra. Siempre se aseguraba de que todo en la relación era sobre él y que yo no importaba. Dejé que me manipulara y me engañara para que hiciera cosas que no habría hecho si estuviera en mis cabales. Pero los hice, y eso fue triste.

Pero me encontré de nuevo.

Pasé por las peores circunstancias para alguien que ni siquiera me amaba. Hice todo lo que tenía que hacer para que la relación funcionara – recuerde que amaba a esta persona, pero todos los cambios y mejoras fueron unilaterales y sin embargo me ridiculizó por no ser lo suficientemente bueno para él. Había dado todo de mí y más. Es una subestimación decir que la relación era mala. Me encantaría decir que de esa relación no salió nada bueno, pero no sería justo a la verdad del asunto. No pasa nada sin que aprendas algo nuevo de ello. Podrías extraer sabiduría de las peores circunstancias que se presenten en tu camino. Y si eliges encontrar en esa lección de sabiduría de vida, sales de esa crisis como un ser humano más fuerte, más sabio y mejor.

Eso no significa que inmediatamente salí bien de ella. Sí, pasé por largos momentos deprimentes y durante mucho tiempo me sentí como una ruina. Pero como nunca dejé de encontrarme a mí mismo, él no continuó atormentándome psicológicamente. Me negué vehementemente a seguir siendo una ruina porque eso también significaba que él había ganado al final, que siempre me controlaría a mí y a cualquier destino que yo tuviera frente a mí.

Así que luché para mantener unido a mi ser andrajoso mientras los vientos de la vida soplaban con fuerza a mi alrededor. Segundo tras segundo y minuto tras minuto, trabajé en dar un paso a la vez. Estaba decidido a salir de los escombros que una vez fueron mi vida y mi personalidad antes de la tormenta. Piedra a piedra empecé a reconstruir mi vida. Reconstruiría mi confianza en mí misma y me convertiría en una persona mucho mejor de lo que era antes de estar en esta relación.

Me había hecho tanto daño que había decidido que había terminado. No podía soportarlo más. Tuvo que dejar mi vida para siempre.

Así también la forma en que me trató, empecé a creer que no merecía el amor verdadero. Pero con el tiempo y un esfuerzo consciente y consistente para mejorar, me di cuenta de que estaba siendo forzado a alimentar una terrible mentira. Él era el que no merecía todo el amor que le duché. Era como si fuera a poner todas mis emociones atesoradas en un abismo.