Skip to Content

Te quiero, pero ya no te esperaré más

Nunca salimos juntos. Nunca llevamos las cosas al siguiente nivel. Nunca nos presentamos con lo que sentíamos. Y sin embargo, nunca me he sentido tan enamorado en toda mi vida.

Siento como si fueras tú. Sabes, de todas las personas en mi vida, eres tú con quien puedo imaginar mi futuro. Es sólo a ti con quien espero envejecer. Así es como me haces sentir.

La verdad es que sé que no debería amarte. Estamos a dos mundos de distancia. Y me han advertido sobre ti, mis amigos me dijeron que no me hiciera ilusiones, me dijeron que no esperara, que siguiera adelante. Bueno, soy la prueba viviente de que algunas cosas son más fáciles de decir que de hacer. Y también soy la prueba viviente de que cuando la mente habla, el corazón no siempre escucha.

Verás, cuando admito que estoy enamorado de ti -una persona que no me ve así- nadie entiende por qué. Apenas lo hago. En realidad, no entiendo nada de esto. No entiendo cómo funciona el amor y por qué estoy tan enamorada de ti.

Es una locura y una estupidez y tal vez soy un poco ingenua, pero no me importa. Mi corazón quiere lo que quiere.

Tal vez porque nos sentimos cómodos siendo nosotros mismos el uno con el otro.

Tal vez sea porque somos el refugio seguro del otro.

Tal vez porque yo siempre estoy aquí para ti y tú siempre estás ahí para mí.

Tal vez porque los opuestos se atraen.

De cualquier manera, mi corazón ha elegido y no hay mucho que pueda hacer ahora para cambiarlo.

Para ser honesto, ni siquiera estoy tratando de dejar de amarte. Porque siento que yo también te gusto. Siento que tú también quieres más. Pero es como si nos estuvieras salvando para un mejor momento. Es como si tuvieras miedo de estropear lo que tenemos ahora. Y lo entiendo.

Este es el punto: No voy a ir a ninguna parte. Pero tampoco te esperaré más. Ya no estoy esperando algo que ni siquiera estoy seguro de que vaya a pasar. Hay tantas cosas que me persiguen y no puedo seguir poniendo mi vida en espera por ti. Sí, el amor es algo increíble, pero también es algo que te matará si no es recíproco.

Nunca dejaré de esperar que algún día mis sueños se hagan realidad. Nunca dejaré de desear que sea a mí a quien finalmente elijas para llamar a tu chica. Pero también he terminado de esperar a que suceda.

Sigue tratándome como si fuera tu chica. Continúe comportándose como si todo estuviera bien, como si todo fuera normal y como si no hubiera un elefante en la habitación. Sigue abrazándome como si fuera tu todo y sigue llamándome hermosa. Pero hasta que me dejes entrar, hasta que me digas lo que realmente sientes por mí, he terminado de rogarte que me prestes atención.

Continúa eligiendo a otras chicas e intentando que funcione con ellas y yo seguiré apoyándote. Seguiré fingiendo que no duele cuando digo que soy feliz o cuando le digo lo afortunada que es de tenerte. No te preocupes, estaré allí para recoger los pedazos rotos. Pero no esperes que ponga mi vida en espera por ti. No esperes que me quede quieto mientras mi vida pasa ante mis ojos mientras te espero. Porque ya no seré un mero observador de ahora en adelante.

No estoy diciendo que haya terminado contigo. Mi puerta siempre estará abierta para ti. Siempre tendré la esperanza en el fondo de mi corazón de que me deseas tanto como yo a ti. Siempre soñaré con nuestro futuro juntos y siempre estaré deseando que llegue el momento en que te des cuenta de que estamos destinados a estar juntos.

Siempre estaré esperando que escribamos otro capítulo de nuestra historia con un giro totalmente diferente. Pero ya no voy a poner mi vida en espera.

Estoy aquí si me necesitas. No iré a ninguna parte. Siempre te amaré. Pero no estaré aquí para siempre.