Skip to Content

7 cosas que pasan cuando conoces a un buen chico después de sobrevivir a un abuso emocional

Enamorarse después de que alguien te destruyera así puede ser una batalla cuesta arriba. Realmente quieres volver a amar y quieres abrir tu corazón a quien te ama, pero no puedes.

Tienes demasiado miedo de que vuelvas a pasar por lo mismo de siempre. Estás aterrorizado de ser arrastrado al abuso emocional porque sabes que es casi imposible salir. Has estado allí y ni siquiera te diste cuenta de lo que te estaba haciendo.

Pensaste que era como se suponía que debía ser. Pensabas que las relaciones funcionaban así. Pensaste que él tenía razón al decir que tú eras el culpable de todo lo que estaba mal.

Y realmente empezaste a creer eso. Absorbiste sus mentiras como si fueran las cosas más sinceras que nadie te había dicho. Tenía ese poder para hacerte creer todo lo que él quería.

Pero no es tu culpa. No te culpes por creer sus mentiras. No te culpes por no ver antes lo que realmente estaba pasando. No había ninguna posibilidad de que pudieras haberlo visto venir.

Incluso si lo hicieras, incluso si supieras lo que está pasando, no podrías liberarte tan fácilmente.

Te mentirías a ti mismo diciendo que él cambiaría, que era sólo una fase. Y tendrías razón porque él tenía fases cuando era el mejor hombre que podías haber deseado.

Su comportamiento era caliente y frío. Él te retorció alrededor de su dedo meñique y tú respondiste de la manera que él quería que respondieras. Eso se llama ser un bastardo manipulador.

No puedes irte así como así.

Hay algo adictivo en estas relaciones. Aunque querías salir, de alguna manera te quedaste. Es como si no pudieras dejarlo, como si algo te arrastrara de vuelta a él. Bueno, no era amor seguro, era una adicción. Eres muy consciente de que si te hubieras ido, habrías estado solo.

Y de alguna manera retorcida, querías quedarte con él porque te daba seguridad.

Estar en una relación con él era algo que sabías, algo que te resultaba familiar. Y debido a ese estado emocional en el que te había puesto, no querías irte a lo desconocido o dejar esta relación.

Lo más importante de todo es que estabas asustado.

Tenías miedo de dejarlo, tenías miedo por tu vida. Te amenazó, no sólo una vez, y realmente no tuviste el valor de dar el siguiente paso y marcharte. Si tuvieras que tomar una decisión, preferirías haber estado en una relación abusiva en vez de liberarte de una, porque tenías miedo de él y de lo que él podría haberte hecho.

Pero, al final, te llevó al punto en que ya ni siquiera te importaba tu propia vida. No te importaba si ibas a vivir o morir, siempre y cuando este sufrimiento terminara, así que te fuiste. De alguna manera encontraste ese valor extra que habías escondido en lo más profundo de ti y lo usaste.

No porque supieras que eras fuerte y que ibas a usar esa fuerza para escapar, sino porque ya no te importaba nada, ni siquiera a ti mismo.

En ese proceso de no importarte un bledo, creciste. Accidentalmente encontraste esa fuerza y la usaste y te diste cuenta de que valías algo. Te diste cuenta de que eras fuerte y que eras capaz de controlar tu propia vida.

Ahora que ya no estás bajo su abusivo control, te estás recuperando.

Estás recogiendo los pedazos rotos, no los pedazos de tu corazón, sino los pedazos de tu alma y de tu mente también. Pero eso no te importa tanto porque finalmente estás en paz y tal vez listo para amar de nuevo.

Y amar a otra persona después de lo que has pasado no es un juego fácil. Tendrás que enfrentarte a muchos desafíos y enfrentarte a cosas que te hacen temblar, cosas a las que todavía tienes miedo.

1. Te juzgas a ti mismo con demasiada dureza.
Tienes que entender que no es tu culpa por pasar por todo esto. No ganarás nada juzgándote a ti mismo y preguntándote por qué no escapaste antes.

Lo que pasa es que la gente a menudo nos trata como nos tratamos a nosotros mismos. Así que, mientras te culpes por todo lo que te ha pasado, la gente lo verá.

Ellos sentirán que usted no se respeta ni se ama a sí mismo y nadie podrá amarlo a usted.

Cuando te tratas mal, te estás abandonando. Tienes que aprender a evitarlo. Una vez que lo hagas, atraerás a otras personas cariñosas y confiables.

2. Tienes que dejar que te hable.
Hablar es una clave esencial para toda relación feliz. Es imposible desarrollar confianza si no hablan entre ustedes. Es importante que él sepa por lo que has pasado.

Hazle saber que todavía estás curando y que tienes miedo de abrirle tu corazón – tienes miedo de que te vuelvan a hacer daño.

Explícale cómo te sentiste en tu relación abusiva. Dígale que su autoestima casi ha desaparecido y que necesita tiempo para poder confiar en alguien, incluso en él.

3. Tienes miedo de que te enciendan las luces de gas
Esto es algo que has experimentado a diario. Te hizo creer en cosas que nunca sucedieron. Te hizo creer que estabas loco. Este es un ejemplo clásico de manipulación.

Ahora, piensas que lo mismo le está pasando a este tipo nuevo. Si tienes miedo de estar a punto de experimentar lo mismo de siempre, no te apagues. Habla con él, explícale cómo te sientes.

Dile lo que te hizo el último hombre que viste. Dile cómo te hizo sentir. Dile que tienes miedo de que esté haciendo lo mismo que el último. No asuma que está siendo paranoico.

Responde a tus preocupaciones y enfréntate a él. Si muestra empatía, y si escucha tus problemas, no tienes nada que temer.

4. Analizarás demasiado las cosas
Dudarás de todo lo que hace. Él te tratará como realmente te mereces y eso será demasiado extraño para que lo manejes. No estás acostumbrado a que te traten así.

Usted no está acostumbrado a recibir un buen texto matutino o flores en su lugar de trabajo. Usted no está acostumbrado a una visita sorpresa sólo para ver cómo está.

Probablemente pienses que te está asfixiando o que está siendo demasiado agresivo y vas a retroceder y dejarle fuera para que analice por qué está haciendo todas estas cosas por ti.

¿Intenta llevarte a su trampa sólo para mostrar su verdadera cara más tarde? Tendrás un montón de preguntas como esta, pero concéntrate. No dejes que tu mala experiencia arruine tu oportunidad de ser feliz.

5. Te disculparás todo el tiempo
El que te iluminó te enseñó a hacer eso. Te convirtió en una marioneta perfecta, pequeña y obediente. Todo fue culpa tuya y tuviste que admitirlo.

Tenías que admitir que eras el culpable o se desataría el infierno. Así que te disculpaste por las cosas que hiciste y no hiciste para protegerte.

Estás haciendo lo mismo de nuevo, pero esta vez no tienes que hacerlo. No quiere que te disculpes todo el tiempo. Te está diciendo que no es tu culpa y que está bien.

6. No puedes aceptar que es real.
Crees que es demasiado bueno para ser verdad. Tienes miedo de que esté montando un espectáculo sólo para impresionarte y ganarte tu confianza. Tienes tanto miedo de que se quite la máscara y revele su verdadero rostro una vez que le muestres el camino a tu corazón.

No se puede evitar la sensación de que algo malo va a pasar en cualquier momento. Tienes la sensación de que estás viviendo en un cuento de hadas porque nunca podrías haber soñado con ser tratado y amado de esta manera.

Y sabes qué, estás viviendo en un cuento de hadas. Por fin conseguiste tu final feliz. No te sientas culpable porque te lo mereces.

7. Deja que los nuevos sentimientos se apoderen de ti.
No luches contra estos nuevos y extraños sentimientos que te están consumiendo. Abrázalos, porque son algo que sentirás por el resto de tu vida. Así es como se ve el verdadero amor. Así es como se siente.

Déjate llevar. Deja que te ame porque te lo mereces.