Skip to Content

Soy fuerte, pero estoy cansado hasta los huesos

Estoy perdiendo lentamente el suelo bajo mis pies. Ya no tengo fuerzas. Es imposible describir el estado en que me encuentro. Es imposible sacar todos estos sentimientos a la luz.

Estoy tan cansada y mi alma se está desmoronando. No puedo soportar que esto suceda todos los días. Estoy harto de poner una sonrisa falsa en mi cara. Estoy harto de fingir que estoy bien. Estoy cansado de mantenerme fuerte.

¿No tengo derecho a desmoronarme? ¿No tengo derecho a perderme por un momento, a tomarme un descanso?

Sí, soy fuerte. Sí, puedo aguantar mucho, pero eso deja un impacto. Ese constante aguantar y enfrentarme a los problemas me dejó una gran huella y no estoy seguro de cuánto tiempo más podré soportarlo. Las mujeres fuertes pueden con todo. ¿No es eso correcto? Sí, por supuesto que lo es, pero ¿alguien se detiene a pensar en lo que pasa por su cabeza, cómo se siente, si le quedan fuerzas?

Estoy harto y cansado de actuar. Soy fuerte, pero mi cuerpo está cansado y mi mente está cansada. Y si rascas un poquito por debajo de mi superficie y te tomas un segundo para mirarme a los ojos, lo verás. Verás que me estoy desmoronando.

Nunca elegí ser fuerte, pero la vida me obligó a serlo.

Tuve que cerrar los puños y enfrentarme a mis problemas. En lugar de huir y esconderme de mis pesadillas, tuve que enfrentarme a ellas. Estaba tan asustada, que por un momento no podía moverme, no podía liberarme, pero me vi obligada a hacerlo. Era luchar por la supervivencia o recibir un golpe en la derrota. Tuve que elegir.

¿Y adónde me llevó?

Lo único que siento ahora es cansancio y cansancio. No estoy listo para otra batalla y créeme, este no es el final. Hay muchos más por venir. ¿Cómo voy a encontrar la fuerza para mantener una racha ganadora? ¿Cómo voy a encontrar el valor para fingir otra sonrisa más cuando todo lo que quiero hacer es arrastrarme a la cama y llorar?

Otros siempre me han visto como una persona intrépida y sin miedo. Otros siempre estuvieron seguros de que yo resolvería todos los problemas que se me presentaran. Tenían más confianza en mí que en mí mismo. Ellos sabían que yo tenía la fuerza, pero nadie vio la batalla que se estaba librando dentro de mí. Nadie sabía que mi alma estaba cansada y me estaba desmoronando. Nunca dejo que nadie lo vea.

La verdad es que he vivido toda mi vida independientemente. Me cuidé y nunca pedí la ayuda de nadie. Pensé que no lo necesitaba. Pero la cosa es que lo necesitaba. No podría hacerlo todo yo solo y aún así no puedo hacerlo. Ahora, me he dado cuenta de que no importa lo fuerte que quiera ser y lo fuerte que sea, voy a llegar a mi punto de ruptura. Llegaré a ese momento en el que diré que ya no puedo hacer esto por mí mismo.

Después de todo, se supone que ninguno de nosotros está completamente solo. Todos necesitamos apoyo. Tal vez no todo el tiempo, pero sí en los momentos de debilidad, en los momentos en que no vemos una salida. Todos necesitamos escuchar palabras amables y recibir una palmadita en la espalda de vez en cuando, sin importar lo fuertes que seamos.

Nunca quise pedirle ayuda a nadie. Pensé que era una señal de debilidad. Pero ahora que estoy a punto de romper, entiendo que nunca es vergonzoso pedir ayuda cuando la necesitas. Además, tu grandeza y tu fuerza se manifiestan cuando sabes que no puedes seguir adelante por ti mismo y cuando estás dispuesto a aceptar la ayuda que se te ofrece. Entonces puedes ser un verdadero ganador.

Ahora, después de todo lo que ha pasado, realmente quiero que alguien me abrace. No importa cuán fuerte desee ser, al final del día, quiero que alguien me tome en sus brazos y me abrace. No necesito ayuda financiera, soy independiente. No necesito la ayuda física de nadie porque siempre encuentro una solución para hacer algo que quiero hacer por mi cuenta.

Pero a veces, necesito apoyo emocional. Necesito que alguien me mime y me diga que todo estará bien cuando dude y cuando ya no pueda soportarlo. Y no hay que avergonzarse por ello. Todos necesitamos que alguien esté ahí para nosotros cuando lo necesitemos. No podemos caminar a través de esta vida por nosotros mismos y si tenemos que hacerlo, si elegimos hacerlo, entonces no es una vida que valga la pena vivir.

Está bien no ser fuerte todo el tiempo. Está bien ser fuerte para los demás, pero tienes que darte un respiro.