Dicen que cuando nada va bien en la vida, gira a la izquierda. Pero yo no quiero girar a la izquierda, no quiero alejarme de ti, quiero moverme en esta vida contigo.

Te quiero y te quiero desde hace mucho tiempo. Y quiero que por fin seamos serios sobre nuestro futuro y sobre la vida. No quiero quedarme estancada en el mismo sitio toda mi vida y no quiero ser una de esas personas que no se mueven a ningún lado.

Sé que somos capaces de conseguir mucho más, pero no sé por qué no lo hacemos.

Podríamos ser mucho más y podríamos ir a lugares, pero algo nos ha mantenido en el mismo lugar desde hace mucho tiempo. No me gusta.

SI NO NOS MOVEMOS A NINGÚN LADO, DÉJAME IR

Soy aventurera y quiero poder mirar atrás sabiendo que he sacado lo mejor de mi vida. Quiero tener pocos arrepentimientos o ninguno. Y saber que me quedé en una relación que no iba a ninguna parte durante demasiado tiempo es algo de lo que me arrepentiré en algún momento de mi vida.

Esto es algo que no puedo permitir.

Odio las etiquetas y odio hacer promesas, pero a decir verdad, ahora necesito ambas cosas.

Necesito saber que no somos sólo una parada irrelevante en la vida del otro y necesito saber que ambos estamos en la misma página.

No quiero ser una víctima de una casi relación o esa mujer que esperaba conseguir algo de un hombre que sólo estaba tonteando. No. Simplemente no voy a perder voluntariamente mi tiempo, mis esfuerzos y a mí misma en algo que no tiene ningún futuro.

SI NO NOS MOVEMOS A NINGÚN LADO, DÉJAME IR

A veces las cosas no tienen que complicarse demasiado en la vida.

Si quieres estar conmigo, estate conmigo. Pero sólo conmigo. Estate conmigo y no juegues. Nada de otras opciones, nada de otras chicas, nada de jugar o poner a otros delante de mí.

Si vamos a hacer esto, hagámoslo bien. Porque si no lo vamos a hacer bien, ¿qué sentido tiene hacerlo?

No me hagas preguntarme qué somos.

Después de todo este tiempo, creo que los dos nos merecemos algo más que estar atrapados en una relación sin nombre preguntándonos qué significamos el uno para el otro.

No tengo miedo de decirte que te quiero. Te quiero a ti y te quiero sólo a ti conmigo en esta relación. Así que si no estás preparado para hacer lo mismo, si nuestros deseos no coinciden, no perdamos el tiempo el uno con el otro.

No nos hagamos la ilusión de que tenemos un futuro juntos o que vamos a llegar a algún sitio.

No permitas que siga esperando que seamos algo más de lo que realmente somos. Sé sincero conmigo, me merezco al menos eso.

Y si no me quieres tanto como yo a ti, dilo. Di que me dejas ir. Di que puedo seguir adelante y que no estás preparado para comprometerte.

Lo entenderé. Me dolerá y destrozará todas mis esperanzas y todos mis sueños que tenía para nosotros dos, pero no te obligaré a comprometerte conmigo. No quiero eso.

Así no deberían ser las cosas entre dos humanos. Nadie debería obligar a nadie a hacer nada. Yo tampoco quiero obligarte a comprometerte conmigo.

Pero no esperes que me quede a tu lado como esa ingenua que se conforma con recibir sólo migajas de tu amor. Esa no soy yo y nunca fui yo.

Sé que merezco un amor completo, el paquete completo, y sé que estoy lista para cosas serias en mi vida. Estoy lista para moverme de donde estoy porque siento que he crecido lo suficiente. Si no lo estás, está bien. Pero no tengo que quedarme atrás y esperarte si no me demuestras que estás listo para moverte.

Me llevó un tiempo reunir el valor y enfrentarme a mis miedos. Quiero moverme en la vida y puede ser con o sin ti. Si somos una cosa, definámonos.

Y hagamos metas, construyamos un futuro juntos y estemos ahí para el otro.

Si no, he terminado, sigo adelante sin ti y renuncio a esta idea de que podríamos ser algo más que “sólo una cosa”.
Sabes, rendirse no siempre significa que seas débil; a veces simplemente significa que eres lo suficientemente fuerte e inteligente como para dejar ir y crecer. Y este soy yo, finalmente, dándome cuenta de eso.

SI NO NOS MOVEMOS A NINGÚN LADO, DÉJAME IR