Cuando te gusta alguien, tiene sentido que hagas un montón de esfuerzo para conocerlo y formar una relación real (suponiendo que los sentimientos sean mutuos). Claro, él no debería ser el centro de toda tu vida, pero te importa lo suficiente como para tratar de hacer que las cosas funcionen. Si él no puede o no hace lo mismo a cambio, probablemente no está interesado. Aquí hay solo algunas señales de si este es tu caso:

1. PARECE QUE LE ESTÁ COSTANDO LA VIDA RESPONDER A TUS MENSAJES. Uff, esto es lo que más molesta. Sabes que tiene su teléfono encima en todo momento, igual que todo el mundo. No aceptes excusas de mierda como, “Lo siento, estuve muy ocupado hoy”. A veces puede ser cierto, sí, pero no siempre, especialmente si ni siquiera tuvo tiempo para responder con un maldito Emoji a tu mensaje de hace dos semanas. Puede hacer tiempo para responder, simplemente está eligiendo no hacerlo. 

2. CANCELA LOS PLANES EN EL ÚLTIMO MINUTO DEMASIADAS VECES. Esto solo debería ocurrir una vez al año como máximo, a menos que tenga un amigo enfermo o familiar o un idiota de jefe que siempre le hace trabajar horas extras. 

3. NO SABES NADA DE EL DURANTE DIAS. Mira, no tenéis que pasar horas hablando todos los días o estar conectados 24/7, todos estamos ocupados y deberíamos estar viviendo nuestras propias vidas, pero estamos en 2018 y es más fácil que nunca estar en contacto con las personas. Si está desapareciendo por completo durante varios días, algo no va muy bien (ya no le interesas). 

4. FUE MUY ATENTO AL PRINCIPIO, PERO YA NO LO ES. Cuando los dos captaron por primera vez sus sentimientos, él siempre te estaba mandando mensajes, coqueteaba y hacia un esfuerzo real por conocerte. En algún momento, esa atención comenzó a disminuir y cuando lo mencionas, dice algo así como: “No es nada, estoy muy estresado por culpa del trabajo, estoy muy ocupado”. Sabes que es una mentira porque ya pasó por todas esas cosas estresantes antes y se las arreglaba para enviarte mensajes de texto varias veces al día, así que ¿De qué vas? 

5. SUBE MENSAJES CRIPTADOS Y NO TE LOS EXPLICA. Publica una selfie triste o una captura de pantalla de una canción que no puede dejar de reproducir en Spotify con poco o ningún texto y no te menciona nada de lo que le está pasando. ¿Te suena familiar? Si aún estaría interesado, querría que fueras la primera en saber lo que le está pasando, estaría dispuesto a compartir sus altibajos emocionales contigo. Si lo está haciendo públicamente en las redes sociales, pero no te dice por qué, es porque ya no le interesas. 

6. LO VEZ ESFORZANDOSE EN CONOCER A OTRAS MUJERES ON LINE. Le da “Me gusta” a fotos de otras mujeres en Instagram, comenta publicaciones de Facebook en un tono coqueto, etc. y, sin embargo, apenas puede juntar cinco palabras para enviarte un mensaje de texto. Esto significa que ha pasado página y es demasiado cobarde para decírtelo. Probablemente esté a punto de hacerlo en 3, 2, 1 … 

7. NUNCA TE PREGUNTA NADA. Lo hizo al principio, claro, pero ahora ni siquiera te pregunta cómo fue tu día o qué hay de nuevo en tu vida. Esa pequeña charla genérica que tienes con tus compañeros de trabajo que ni siquiera te gustan. Si ni siquiera está haciendo eso, ya no le importas, lo cual es realmente su pérdida. 

8. YA NO PUEDE TENER UNA CONVERSACIÓN NORMAL CONTIGO. Es solo una conversación casual, pero parece que lo estás empujando por el pasillo a punta de pistola. Sus respuestas son cortas, frías y sin ningún tipo de emoción. Si este es el caso, tiene un pie fuera y no le importa si te está lastimando en el proceso. Básicamente, es un perdedor egoísta. ¡No toleres este comportamiento!