Reconozcámoslo, las relaciones amorosas en esta época se han desviado de todo lo que antes se consideraba normal y hermoso.

Pero la mayoría de nosotros sigue creyendo que el verdadero amor existe y que llegará a nosotros cuando deba hacerlo. No cuando lo queramos, sino cuando deba ser.

Llevaba un tiempo soltero. Había estado en una relación muy mala que me llevó a un lugar muy malo.

Me hizo deprimirme y sentirme sola. Empecé a dudar de cada uno de mis movimientos. No tenía fuerza de voluntad. Sólo quería acurrucarme en mi cama y llorar. Me llevó mucho tiempo volver a ser la misma de antes.

Incluso cuando llegué a ese punto, todavía no estaba preparada para salir con alguien. Pero aun así, seguía pensando que si tuviera a alguien que me abrazara durante un tiempo, empezaría a sentirme mejor. Sería más fácil llevar esta carga.

Creo que la mayoría de la gente tiene un deseo innato de cercanía. Sólo necesitamos sentir el calor de otro ser humano para pasar el día.

POR QUÉ TENER UN COMPAÑERO DE VIAJE PUEDE SER ARRIESGADO

Y siempre seguía pensando que esa persona tenía que ser alguien con quien tuvieras una relación. Resulta que no tiene por qué serlo.

Siempre tuve algunas ideas en mi cabeza de cómo debía ser todo. No soy el tipo de chica a la que le gustan las relaciones de una noche.

Siempre he necesitado emociones para estar físicamente cerca de alguien. La idea de pasar la noche con alguien y luego seguir cada uno su camino me asustaba.

Mis amigos tenían a sus compañeros de sexo o amigos con derecho a roce para superar los momentos en los que estaban aprendiendo a estar solos. A veces esas relaciones terminaban en lágrimas y otras veces se separaban como amigos y a veces incluso seguían siendo amigos; variaba.

Supongo que hay que tenerlo en cuenta para manejar eso. Para mí, nunca sonó atractivo. Me apego muy fácilmente.

POR QUÉ TENER UN COMPAÑERO DE VIAJE PUEDE SER ARRIESGADO

Creo que ese tipo de relación me habría destrozado aún más de lo que ya estaba. No me ayudaría a recuperarme de una ruptura. No me ayudaría con la soledad que conlleva la soltería.

Estaba decidida a quedarme soltera hasta que me resolviera a mí misma.

Pero la vida te juega malas pasadas. Y ya sabes que todos tenemos esos momentos en los que nos damos cuenta de que todo lo que dijimos que nunca haríamos, lo acabamos haciendo igualmente.

Por eso descubrí lo que significa ser amigo de los mimos, aunque nunca había oído hablar de ese concepto.

Dije que nunca estaría en ningún tipo de relación casi. Lo quería todo o nada. Pero este chico me hizo cambiar de opinión.

Me hizo dejar de pensar en el futuro, dejar de trazar mi vida y empezar a vivir el momento, arriesgándome para variar. Porque ir a lo seguro no me había llevado a ninguna parte.

POR QUÉ TENER UN COMPAÑERO DE VIAJE PUEDE SER ARRIESGADO

Todo sucedió espontáneamente. Era amigo de un amigo y empezamos a vernos en reuniones mutuas.

Después de un tiempo, nos dimos cuenta de que teníamos tanto en común que empezamos a salir solos.

Empezamos sólo como amigos. A medida que nos íbamos acercando y entrando en conversaciones más profundas, nos dimos cuenta de que ambos estábamos en el mismo estado.

Ambos estábamos rotos. Todavía no estábamos preparados para salir con alguien. Y nos gustaba tenernos como amigos y nada más.

Me propuso que fuéramos compañeros de mimos. Me reí mucho. No tenía ni idea de lo que significaba, pero sonaba bonito. Dijo que son amigos que se abrazan; se tocan, se abrazan pero no tienen sexo.

Todo eso sonaba realmente gracioso, especialmente viniendo de la boca de un hombre adulto. Pero al mismo tiempo, sonaba tentador. Para ser sincero, no echaba mucho de menos el sexo.

De vez en cuando se me pasaba por la cabeza, pero no lo ansiaba. Lo que más me apetecía eran los abrazos y las caricias. Sentir el calor de un hombre cerca de mí.

POR QUÉ TENER UN COMPAÑERO DE VIAJE PUEDE SER ARRIESGADO

Echaba de menos que alguien me acariciara el pelo. Echaba de menos el contacto físico de esa manera tan dulce. Cuando sabes que el abrazo de alguien podría mejorar todo tu día.

Decidí intentarlo. No tenía nada que perder, ya que no tenía nada. Tenía un poco de miedo de que arruinara nuestra amistad, pero pensé que si él estaba dispuesto a arriesgarse, yo también.

La primera vez que nos abrazamos empezó viendo una película en su casa. Al principio estaba un poco nerviosa. Empezamos a hablar y a hacer bromas. A medida que pasaba el tiempo, yo estaba más relajada.

Me abrazó de repente y nos quedamos así un rato. Vimos la película acurrucados uno al lado del otro y fue genial. Era como si alguien me hubiera devuelto toda la energía que había perdido en algún momento.

De vez en cuando nos reuníamos para ver una película así. La verdad es que me alegré de haber aceptado todo esto.

POR QUÉ TENER UN COMPAÑERO DE VIAJE PUEDE SER ARRIESGADO

Admito que preferiría estar en una relación agradable y estable que hacer esto, pero lo había encontrado de repente.

Y creo que nos utilizamos el uno al otro porque a ambos nos faltaba cercanía.

En algún momento, los mimos empezaron a significar más. Me encontraba deseándolo, queriéndolo más que a un amigo.

Así que no tuve más remedio que confesarle mis sentimientos y ver qué pensaba él.

Ya me había preparado para lo peor, para que él pusiera fin a nuestra amistad. En cambio, en cuanto pronuncié las palabras, me besó. No podía respirar bien de la emoción. Mi corazón latía como un loco.

Ahora somos novios. Todo resultó ser lo mejor. Pero cuando tuve tiempo de pensar en ello, había corrido un riesgo enorme.

POR QUÉ TENER UN COMPAÑERO DE VIAJE PUEDE SER ARRIESGADO

También podría haber sido al revés y en lugar de sonreír podría haber estado llorando ahora mismo.

Podría haberme roto el corazón de una forma más devastadora que nunca.

Porque en esto de los mimos, me he enamorado de su alma.

Y no, no estoy siendo pesimista. Sólo estoy diciendo que podría haber ido de cualquier manera.

Y si estás por ahí, pensando en tener un compañero de mimos, piénsalo dos veces, y piensa si ese hombre merece el riesgo de enamorarte de él.

Si vale la pena el riesgo de tener tu corazón roto. Si no, aléjate. Creo que he tenido suerte.

Porque si algo aprendí de esto, es que no puedes controlar tus emociones, y que los mimos no son tan inocentes como parecen. Te llegan al corazón.

POR QUÉ TENER UN COMPAÑERO DE VIAJE PUEDE SER ARRIESGADO