Skip to Content

Nunca es una buena idea volver a la persona que te rompió el corazón

Nunca es una buena idea confiar en alguien que te dio más de una razón para no confiar en él. Nunca es una buena idea dejar que regresen a tu vida con la esperanza de que cambien. Nunca es una buena idea entregar tu corazón a la misma persona que lo tiró como si no fuera nada.

Nunca es una buena idea creer a alguien que te mintió cien veces antes. Nunca es una buena idea creer sus palabras y no observar sus acciones. Nunca es una buena idea darles ese derecho de nuevo; el derecho de salirse con la suya con sus mentiras, el derecho de regresar a su vida y continuar siendo deshonestos y el derecho de tomar ventaja de su amable corazón de nuevo.

Nunca es una buena idea apoyarse en ellos cuando los tiempos se ponen difíciles porque sabes que tienen el hábito de decepcionarte cuando más los necesitas y sabes que tienen el hábito de causarte más dolor. Nunca es una buena idea pedirles apoyo porque sabes que va a ser temporal, sabes que tan pronto como empieces a sentirte mejor, ellos volverán a sus antiguas costumbres. Sabes que siempre se pondrán a sí mismos en primer lugar.

Nunca es una buena idea bloquear a otras personas de tu vida por su culpa. Gente que podría amarte como tú quieres que te amen. Gente que está dispuesta a darte exactamente lo que buscas. Gente que sólo quiere una oportunidad real de ganarse tu corazón. Nunca es una buena idea romper el corazón de alguien por la persona que rompió el tuyo. Busca a alguien que pueda sanar tu corazón.

Nunca es una buena idea creer que la persona que te rompió el corazón es la misma persona que puede arreglarlo porque a veces el dolor es demasiado profundo para olvidarlo, todavía puedes escuchar sus palabras hirientes, aún puedes sentir el dolor de tu corazón y no importa cuán indulgente seas, algunas cosas son imperdonables y a veces no puedes realmente reparar el daño. No puedes reparar tu corazón.

Nunca es una buena idea volver a la persona que te rompió el corazón porque nueve de cada diez veces, lo romperá de nuevo. Nueve de cada diez veces te dirán todo lo que quieres oír y harán exactamente lo contrario.