Skip to Content

No Tienes Que Perseguir A Nadie Que Deba Estar En Tu Vida

El otro día mis amigos y yo estábamos discutiendo el infame tema de si una chica debería perseguir o no a un chico que le gusta porque a todos nos encanta poner excusas para que si pasara un poco más de tiempo conmigo, si me viera fuera del trabajo, en el bar o en cualquier escena en la que esté acostumbrado a verte, o si simplemente se tomara el tiempo para conocerme de verdad, quizás se enamoraría. Tal vez sólo necesita saber que me gusta lo suficiente como para mantenerse al día o entender su apretada agenda o mostrarle lo mucho que estoy relajada y no lo presionaré para que tenga una relación antes de que pueda estar más involucrado.

En ese momento me di cuenta de lo irónico que es que cuando escuchas los pensamientos en tu cabeza en voz alta, entiendes lo absurdos que son realmente. Porque por un lado, quiero creer que este tipo necesita más tiempo conmigo para enamorarse, pero por otro lado, si no quiere hacer ese tiempo para mí en primer lugar, ¿qué dice eso?

 

Porque perseguir no es divertido, al menos para mí. No disfruto esperando ansiosamente la respuesta de un mensaje de texto sin saber si me hará sonreír o llorar. No me gusta fijar citas y confirmar y sentir que estoy mucho más emocionado de ver a alguien que de verme a mí. No me gusta tener cosas con las que hablar todo el tiempo para que la conversación no se desvanezca. No me gusta intentarlo, ni intentarlo ni sentir que mis esfuerzos nunca coinciden ni que se encuentran con el mismo fervor.

No me gusta la persecución. No me gusta esforzarme demasiado por alguien porque me dice que estoy tratando de demostrar mi valía a alguien que ya no lo está viendo. Estoy tratando de hacer que alguien ame las partes de mí que pasé años construyendo y trabajando en ellas. Estoy intentando demasiado para alguien que ni siquiera lo intenta un poco.

Me gusta pensar en las relaciones como amistades, nunca tuve que trabajar demasiado para conectar con mis amigos. Estábamos destinados a ser amigos, así que todo encajó en su lugar. Decidimos que queríamos estar en la vida de los demás, así que lo hicimos posible. Llamamos cuando dijimos que lo haríamos. Planeamos lugares de reunión a los que fuimos. Hicimos viajes y viajamos juntos porque todos queríamos estar en el mismo lugar. Nos controlamos los unos a los otros porque nos preocupamos de verdad. No estamos ocultando nuestra amistad a nadie. No nos preocupa mucho perdernos porque sabemos que nuestro amor es real. No nos perseguimos el uno al otro. Nos encontramos y decidimos quedarnos.

 

Y honestamente, mis amistades siempre han sido más fuertes que mis relaciones simplemente porque estas personas estaban destinadas a estar en mi vida. No tuve que luchar por ellos. No tenía que demostrarles que soy digno de su amor. No tuve que poner excusas por ellos y su comportamiento o decir que sólo necesitan más tiempo para conocerme mejor.

Porque a cierta edad, uno lo sabe. Sabes con quién quieres pasar más tiempo. A quien quieres en tu vida. A quién quieres que preste más atención. A quien quieres conocer mejor porque crees que son geniales. Así que si alguien no ve o entiende eso, entonces perseguir no va a cambiar nada. Y a veces perseguir es una señal de un problema mayor que tienes, tal vez estás solo, tal vez estás aburrido, tal vez sólo quieres algo emocionante en tu vida porque así no es como funcionan las relaciones. Siempre se necesitan dos.

Una persona que no ve su valía no es una invitación para tratar de demostrar que está equivocada. Es una señal de que esta persona no está destinada a estar en tu vida porque los que ven tu valía no necesitan pruebas. No necesitan tiempo. Aparecen y te muestran que vales más de lo que piensas.