Skip to Content

No Te Mereces Estar Con Un Hombre Que Te Deje Sola

Tus almohadas pasaron un mal momento anoche.  Tus ojos cargaban el dolor que estas escondiendo en tu interior. Te hizo sentir especial, amada y atesorada. Y entonces, un día, te hizo sentir abandonada y odiada. El mismo ciclo continúa. El mismo dolor que no cesa. Día tras día, lentamente, él va matando los restos de felicidad que aún quedan en ti.  Él continúa trayéndote disgustos que te carcomen por dentro. Él te destruye.

Tú no te mereces tener que estar a disposición suya. Tú no te mereces tener que jugar sus juegos. Estar con él significa arrastrarte a través de su interminable laberinto. Mereces a alguien que transitaría contigo los caminos difíciles. Mereces a un hombre que te sacaría de los problemas, y no a uno que te meta en ellos.

Tú no te mereces sus señales confusas. Tú no te mereces un amor que te confunda. Tu mereces reafirmación constante, no sus enigmas alucinantes. Tu mereces un “Sí, yo puedo”. En este mundo lleno de “No estoy seguro, tal vez mas tarde” mereces ver rayos de esperanza en la persona elegida.  No te mereces una respuesta con la que no pueda mirarte directo a los ojos. No mereces sus innumerables engaños. No mereces todas sus mentiras. Mereces a alguien que te trate bien, todo el tiempo.

No mereces ser su plan B.  Mereces ser la prioridad, la única.  No mereces que esa persona con la que estés simplemente te está incluyendo en su lista. Tú no eres una opción. Tú no mereces un hombre que te deja en los momentos difíciles y regresa cada vez que quiere. Mereces un amor que siempre se quede.  No deberías permitirle a alguien dejarte colgada mientras se engancha en otra aventura. Honestamente, tú eres la mejor opción. No mereces que alguien continúe desperdiciando el oro en ti.

No mereces estar en su zona de confort.  No se supone que seas su ítem favorito en el menú. Tú eres la estrella principal. Tú tienes el papel principal. Él tiene el universo en sus manos, pero lo deja resbalar. Tú mereces a alguien que sea tu sol. No mereces que un hombre continúe excavando en tu oscuridad. Mereces a alguien que te levante. Alguien que quiera ser tu paraíso, el lugar donde te sientes a salvo. Alguien que se mantenga constante.

No te mereces ser simplemente la chica que él tiene a una llamada de distancia. No te mereces ser quien llena sus fines de semana o días de descanso. Mereces estar en su día a día.  Mereces a alguien que sea tu hogar. Se supone que debes sentirte bien por ser amada por la persona correcta. Mereces a un hombre que disfrute cada momento contigo. No eres demasiado para quien realmente te ama.  Tú siempre eres suficiente.

Tú no mereces ser dada por hecho.  Mereces un amor por el que valga la pena luchar.  Mereces a un hombre que te cuide, en todo momento. Mereces a alguien que tomaría riesgos por ti, en toda circunstancia. No mereces un hombre que te deje sola.  No mereces a alguien que te haga sentir solitaria. Tenerte es algo grande y mereces sentirlo así.

Tienes el derecho de salirte de una situación que te hace mal. Necesitas liberarte de todas las heridas que él te está causando. Mereces ser amada con consistencia.

Mereces ser genuinamente feliz.