Desde que tengo memoria, he creído que en algún lugar de ahí fuera existía mi otra mitad. La persona que está destinada a pasar su vida conmigo y alguien que está destinado a ser mío.

Un hombre que me salvará y que me dejará salvarlo de nuevo. Un hombre que me completará y que me dará todas las cosas que ni siquiera sabía que me faltaban.

Un hombre que me amará sin importar nada y que apreciará mi amor incondicional.

Sabía que en algún lugar ahí fuera existía mi Sr. Perfecto, mi Príncipe Azul. Y no esperaba que fuera perfecto, quería que nuestro amor fuera perfecto y deseaba que los dos fuéramos perfectamente imperfectos el uno para el otro.

Este hombre nunca se apartaría de mi lado y me amaría, sin importar lo que pasara. Al mismo tiempo, nunca cuestionaría mi amor por él.

Las cosas que sentirás cuando encuentres al adecuado
Reproducir video
Y no tendría ninguna razón para hacerlo. Sabría que lo amaría en lo peor y en lo mejor, sin excepción.

Sabría que lo he esperado toda mi vida y sabría lo agradecida que estaría de tenerlo en mi vida. Ambos pondríamos el mismo esfuerzo en nuestra relación y ambos nos esforzaríamos por hacerla funcionar.

Pensé que esta persona sería mi alma gemela y mi pareja hecha en el cielo y estaba segura de que este hombre entraría en mi vida.

Y cuando te conocí, estaba seguro de que eras este hombre. Cuando empezamos a vernos, tenías todas estas cualidades. No era tu apariencia o tu dinero, era simplemente la forma en que me tratabas.

No esperaba que me trataras como a una princesa, pero así es exactamente como me hiciste sentir. Me sentí apreciada, respetada, amada y deseada y eran las cosas que más deseaba.

Así que estaba segura de que eras mi alma gemela, que eras el tipo que había esperado tanto tiempo. Y estaba tan feliz de que finalmente entraras en mi vida que no vi que estabas cambiando con el tiempo.

No vi que sólo pretendías ser el tipo perfecto hasta que estuvieras seguro de que me habías pillado.

E incluso cuando empecé a notarlo, me negué a ver a tu verdadero yo. Incluso cuando vi que me dabas por sentado, que tu amor por mí obviamente se estaba desvaneciendo, traté de justificarte y de ponerte excusas.

Quería creer tanto en nuestro cuento de hadas que no estaba dispuesto a permitir que nada ni nadie destruyera la imagen que tenía de ti. Aunque ese alguien fueras tú.

Y entonces un día, me dejaste por otra mujer. Y así como así, te alejaste de mi vida. Te alejaste de nuestras vidas, de todo lo que habíamos planeado y soñado juntos.

Te alejaste como si yo no significara nada para ti y como si nunca me hubieras amado.

Y supongo que nunca lo hiciste. Supongo que sólo fingiste ser el hombre que no eras hasta que viste que me tenías completamente, hasta que estuviste seguro de que te amaba como nunca había amado a nadie más.

Eso era todo lo que siempre quisiste de mí y una vez que lo conseguiste, estabas listo para irte.

Cuando te fuiste, estaba devastada. Me rompiste el corazón y destrozaste todas mis esperanzas y sueños. Mataste a la chica inocente que creía en el amor y en los cuentos de hadas y me hiciste enfrentar la vida real.

Me hiciste enfrentar el dolor y la decepción. Te vi como el hombre con el que quería pasar el resto de mi vida y me tomó mucho tiempo antes de darme cuenta de que esto no iba a suceder.

Me llevó mucho tiempo recoger los pedazos de mi corazón roto que dejaste sin preguntarme cómo estaba y sin preguntarme qué me hiciste.

Pero no voy a hablarte de todo lo que he pasado desde que te fuiste. Porque ahora estoy mejor. Sí, mataste a la persona que era antes de entrar en mi vida y por un tiempo, no me gustó la mujer en la que me hiciste convertir.

Pero poco a poco, estoy aprendiendo a amar a esta nueva yo. Porque ahora, soy más fuerte de lo que jamás podría imaginarme.

Ya no creo en cuentos de hadas y sé que a veces el amor no es suficiente pero no lograste matar mi deseo de vivir y eso es lo más importante.

Sólo te diré que te perdoné. No sólo eso, sino que estoy agradecido por todo lo que me hiciste.

Porque si no fuera por ti, nunca me habría convertido en la mujer fuerte, poderosa e independiente que soy ahora. Nunca me habría dado cuenta de que no todos merecen mi amor y confianza.

Nunca habría entendido que no necesito un hombre para completarme y que soy más que suficiente por mí misma. Y nunca me habría dado cuenta de que necesito respetarme y amarme a mí misma antes de respetar y amar a alguien más.

Sí, fuiste mi lección más difícil pero supongo que tuve que confundir un alma gemela con una lección para poder entender algunas cosas.