Lo peor de formar parte de una relación tóxica son las personas que te juzgan o te perciben como una persona débil. Te perciben como una persona que tiene muy poco o ningún respeto por sí misma.

Creen que eres demasiado cobarde para salvarte. Pero no tienen ni idea de lo que se siente.

Todos los que han pasado por eso, todos los que han tratado con una persona tóxica en su vida, saben lo fuerte que debes ser para pasar por todo eso.

Me niego a avergonzarme de mí mismo. Me niego a permitir que nadie me perciba como una persona débil. Porque soy una persona fuerte.

LAS CONSECUENCIAS DE ESTAR CON UN HOMBRE TÓXICO

Hizo falta mucha fuerza para pasar por lo que pasé y seguir vivo. Se necesitó mucho valor para sobrevivir al final y ser la última persona en pie.

Sí, estoy un poco magullado, pero nadie ha salido nunca de una pelea sin un rasguño.

En las relaciones tóxicas, te rompen día tras día, pero también desarrollas una fuerza increíble durante todo el proceso.

En las relaciones tóxicas, tocarás fondo, pero al final te levantarás.

Dejar ir nunca es fácil, pero tienes que hacerlo. Porque dejar ir puede no ser fácil, pero aguantar es mucho más difícil.

¿Y sabes qué más hay de lo que nadie habla? La gente piensa que una vez que se sale de la relación tóxica, es el fin. Pero la gente suele equivocarse.

LAS CONSECUENCIAS DE ESTAR CON UN HOMBRE TÓXICO

Las secuelas de una relación tóxica siempre permanecen un poco más.

Dios sabe que en mi caso, las secuelas fueron tan malas como la propia relación tóxica.

Lo que nadie te dice es el hecho de que, por muy tóxica que haya sido tu pareja, por mucho dolor que hayas pasado, por mucho alivio que hayas sentido al terminar, hay algo de amor en la relación tóxica.

Y ese amor es a lo que te aferras. Ese amor es lo único que te resulta familiar.

Y después de un tiempo, una vez que te has acostumbrado a ese tipo de amor tóxico, piensas que el único amor que es “correcto” es el que se parece al que sentías antes. Todo lo demás te parece mal.

Después de la relación tóxica, una relación normal se siente incómoda.

Me costó mucho aceptar el amor normal hasta que me di cuenta de que todas las relaciones no están llenas de gritos y peleas y de hacer sentir al otro mal o incluso miserable.

Pero las lecciones que aprendes en la vida siempre llegan tarde. Nunca llegan a tiempo.

Tienes que alejar a unas cuantas personas buenas, como hice yo, antes de darte cuenta de lo que estás haciendo. Y las alejas no porque no las quieras, sino porque no sabes cómo manejarlas.

Alejas a la gente buena porque tienes miedo de esa sensación desconocida que tienes cuando alguien te trata como te mereces.

LAS CONSECUENCIAS DE ESTAR CON UN HOMBRE TÓXICO

También alejas a la gente buena porque, por mucho que desees ver a tu antiguo amor en ellos, sigues teniendo miedo de que ocurra lo que deseas.

Paradójico y completamente desordenado, pero esas son las consecuencias de estar con una persona tóxica.

Pero, un amor tóxico no es una razón válida para que temas a un nuevo amor.

Se necesita tiempo para superar lo que has pasado y para purificar tu sangre de todas las toxinas, y probablemente te enfadará que te lleve tanto tiempo, pero también tendrás que encontrar paciencia.

Porque dolerá, pero no dolerá para siempre. El pasado te atormentará y te perseguirá, pero no durará para siempre.

Y entonces aprenderás a aceptar el amor normal. Recibirás a alguien que elija apreciarte y ver las cosas desde tu perspectiva en lugar de crucificarte.

Verás que no había una L de amor que creías tener con tu pareja tóxica.

Te darás cuenta de que necesitabas pasar por el infierno para poder estar preparado para el cielo.

Necesitabas estar con una persona tóxica para poder conocer el valor de quienes te tratan como te mereces.

Y no importa lo tarde que las lecciones que aprendiste hayan entrado en acción, estarás agradecido de que hayan aparecido. Darás gracias a Dios por no haber conseguido lo que querías, por no haber arreglado lo que estaba roto.

Porque en lugar de responder a tus oraciones, te hizo ver que mereces mucho más.

Porque en lugar de obtener lo que querías, obtuviste lo que necesitabas.

LAS CONSECUENCIAS DE ESTAR CON UN HOMBRE TÓXICO