Sé que a veces soy difícil.

Amarme viene con textos dobles y triples. Viene en forma de llamadas telefónicas y es la única persona que todavía deja mensajes de voz.

Amarme viene en forma de muchas capturas de pantalla, ya que pregunto si lo he redactado correctamente. Viene en el análisis de cómo decir algo enviándote tres opciones diferentes.

Es estar paralizado por el miedo de decir o hacer algo mal que no hago nada. Entonces dame un empujoncito.
Quererme viene con hablarme de todo.

Viene de escuchar muchos escenarios poco realistas que parecen demasiado reales en mi mente. Es el pensar y analizar las cosas y hablar de la misma cosa o persona por más tiempo del que te gustaría a veces.

Amarme viene con conversaciones nocturnas porque nunca puedo dormir.

Llega contándote sobre mi salida de la noche anterior, ya que estoy ordeñando una resaca y tú simplemente respondes, `no has hecho nada malo. “Nadie te odia”.

Llega escuchándome mientras me pongo nerviosa y me abraza cuando lloro.

Es el consuelo, como me dices, soy suficiente. Es la confianza que me infunde, aunque tenga que escucharla una y otra vez. Porque hay momentos en los que nunca me siento lo suficientemente bien o nunca siento que he logrado lo suficiente.

Hay momentos en los que, incluso si me estoy desmoronando, tomo demasiadas cosas, pero nunca pediré ayuda. Pero me ayudas de todos modos, incluso cuando no te lo pido.

Viene en que yo sea mi peor crítico y tú tengas que ser mi fan número uno.
Amarme es la falta de comprensión de por qué no me veo como tú me amas y haces todo lo posible para tratar de cambiar eso. Viene en la fijación sobre los defectos que ni siquiera te das cuenta.

Gracias por amarme en formas en las que todavía estoy tratando de aprender a amarme a mí mismo.

Amarme viene en forma de ser mi fuerza a veces. Porque por mucho que me encantaría ser fuerte, hay veces que me golpean. Hay momentos de rechazo que me destrozan por completo. Es en los momentos de fracaso cuando me golpeo por ello y tú eres el que me dice que deje de ser tan duro conmigo mismo.

Viene con disculparse demasiado. En lugar de preguntarme por qué lo dije o qué pensé, lo que me llevó a esa conclusión, simplemente lo aceptas, me dices que está bien y tú sigues adelante.

Son frases como “no te preocupes” o “lo estás pensando demasiado”. Si nos dieran un dólar por cada vez que me dices eso, ninguno de los dos tendría que trabajar.
Pero más que nada, amarme viene con una aceptación de que esto es lo que soy y que tú estás de acuerdo con ello.

Y debes saber que no hay nada que no haría por ti. Por mucho que me ames y me cuides, en palabras que lucho por articular, te amo aún más. Puedo decir honestamente que estaría perdido sin ti y estoy muy agradecido de tenerte en mi vida.

Porque sé que a veces no soy fácil. Y hago todo lo que puedo para mostrar ese aprecio, incluso si a veces se trata de una compensación excesiva. A mí me importa. Y es algo que entiendes de mí que le toma un poco de tiempo a la gente conseguirlo.

La ansiedad es preocuparse demasiado y no puedo hacer que se detenga. No puedo preocuparme menos por la gente si lo intento. Y mientras que mucha gente puede ver esto como un defecto, la gente como tú lo ve como una fortaleza.
Nunca has intentado cambiarme. Gracias por eso.

Y si puedo darte algo a cambio, es el mismo amor y lealtad que me has mostrado.

Porque hay algunas cosas en las que las personas con ansiedad apestan completamente, los mensajes de texto, la paciencia, y no apresurarse a sacar conclusiones. Pero de las cosas en las que somos buenos, es amar a la gente con todo lo que tenemos.

Y siempre me voy a preocupar de que la gente vaya y venga, pero contigo, a mi lado, parece que nunca lo hago. Independientemente de las cosas que he hecho y de los errores que no puedo perdonarme, te miro a ti porque eres lo único que tengo razón.