La ansiedad es difícil y amar a alguien con esta condición es aún más difícil. Puede ser confuso y emocionalmente, mentalmente y físicamente exigente para ambos.

Amar a alguien con ansiedad requiere mucha paciencia y comprensión. Una persona ansiosa tiende a dudar de todo y de todos, incluyendo sus propias habilidades y decisiones. Ellos analizan demasiado todo y a menudo experimentan cambios de humor.

Tienes que saber que a menudo tendrás que cambiar de planes porque nunca sabes cuando sus pensamientos ansiosos pueden intensificarse. Pero, lo más importante, usted tiene que tener cuidado con la forma en que responde a su ansiedad.

Por lo tanto, si realmente quieres ser una pareja solidaria y solidaria, tienes que ser consciente de todo lo que pasa a diario y asegurarte de que siempre tienes paciencia con ellos y de que entiendes su estado.

Aquí están las 12 cosas que necesitas recordar cuando amas a alguien con ansiedad:

1. Pueden cansarse fácilmente.

Para las personas que sufren de esta horrible condición, cada día es una batalla constante contra sus interminables, confusos, irracionales y a menudo negativos pensamientos. Tener una mente que compite puede ser bastante abrumador y agotador mental y físicamente, que es la razón por la que estas personas a menudo se cansan.

2. Saben que sus pensamientos ansiosos son a menudo irracionales.

Ellos ya saben que la mayoría de sus preocupaciones, dudas y temores son irracionales, pero esto no impide que sus pensamientos ansiosos se aceleren. Esto no impide que estas personas creen miles de escenarios en su mente.

Por lo tanto, decirles que lo que está sucediendo en su mente desafía cualquier lógica ciertamente no ayudará. Sólo puede empeorar las cosas. Lo que realmente necesitan y quieren de ti es tratarlos con paciencia, compasión y comprensión. Necesitas recordar que no siempre es tu consejo u opinión lo que necesitan de ti.

3. Hay más en ellos que sólo su ansiedad.

Si hay algo que una persona ansiosa odia más, es que se define por su condición. No son sólo su ansiedad. Si realmente quieres ser solidario y solidario, debes recordarles que los amas y aprecias por la persona que son y por todas las cualidades que poseen.

4. Son capaces de expresar cómo se sienten.

Una persona ansiosa es perfectamente capaz de mostrar cómo se siente y qué está pasando por su mente. Y si a veces dudan o parecen tener miedo de hacerlo, es porque se preocupan de que usted no pueda entenderlos. Después de todo, son conscientes de que sólo una persona que sufre de esta horrible condición puede entender realmente cómo se siente la ansiedad.

Sin embargo, usted puede disipar sus dudas sobre esto mostrándoles que usted está dispuesto a escuchar, entender y ayudarles a superar todo esto.

5. No necesitan que les preguntes constantemente si están bien cuando están en pánico.

Las personas ansiosas a menudo tienen ataques de pánico. Así que, cuando ves que están respirando rápidamente o que sus manos sudan y sus piernas empiezan a temblar, les preguntas algo así como: “¿Estás bien?” es completamente innecesario ya que ya sabes la respuesta. No es que su condición dure sólo un par de días y luego desaparezca. La ansiedad es un problema que tienen que enfrentar todos los días.

Así que, en lugar de hacerles preguntas tan aburridas y molestas, dígales que pueden contar con su ayuda para lo que necesiten y que usted también puede sugerirles que hagan algo o vayan a un lugar que los haga sentir más tranquilos y seguros.

6. Aprecian su apoyo.

Nada le importa más a una persona que sufre de esta condición que tener su apoyo inquebrantable. Ellos saben que su batalla contra sus interminables pensamientos ansiosos se ha convertido en su batalla también. Ellos están al tanto de todas las cosas que usted quería y planeaba hacer, pero usted no lo hizo por ellos.

Ellos no son ignorantes de tu sacrificio por ellos y de todas las cosas que estás haciendo por ellos. En vez de eso, ellos aprecian mucho esto y siempre te estarán agradecidos por ello.

7. Puede ser difícil para ellos dejar ir sus pensamientos ansiosos.

Cuando una persona se enfrenta a una experiencia traumática en su vida, como suele ocurrir con las personas que sufren de ansiedad, el recuerdo de la misma puede almacenarse en el cerebro.

Dado que esta memoria se almacena en diferentes partes del cerebro en comparación con la memoria que nuestro cerebro almacena todos los días, el cerebro trata de establecer una conexión entre la memoria traumática y la situación en la que se encuentra en el presente.

Estar atrapado en este ciclo de pensamientos recurrentes hace que sea difícil para la persona que lucha con la ansiedad dejarlos ir. Su ansiedad es simplemente una parte de ellos. Es la única forma de pensar que lo saben.

8. No te están ignorando a propósito.

A menudo puedes pensar que te están ignorando intencionalmente, pero es sólo su condición lo que los está haciendo aparecer de esa manera. La cosa es que su mente siempre está ocupada pensando cosas y esto a veces consume su atención.

Cuando de repente dejan una conversación, probablemente piensas que no están interesados en el tema o que están tratando de evitar tomar responsabilidad por algo que hicieron, o que simplemente te están ignorando.

Pero, en la mayoría de los casos, la razón de que se salgan de la conversación es que están sobre-analizando algo que usted acaba de decir o simplemente están tratando de dispersar sus pensamientos ansiosos y calmarse.

Así que, si tienes algo importante que decirles, hazlo cuando parezcan más tranquilos y concentrados, y asegúrate de que te hayan entendido. Y recuerden que lo último que les gustaría hacer es ignorarlos y hacerse pasar por groseros.

9. Pueden tener dificultades para aceptar el cambio.

Salir de la zona de confort puede ser difícil incluso para las personas más adaptables. Y para alguien con ansiedad, esto es aún más difícil. Ya sea que tengan que mudarse de casa, cambiar de trabajo o hacer cualquier otro cambio importante, puede ser muy difícil para ellos hacerlo.

Incluso cuando hacen un cambio, les resulta difícil volver a crear su zona de confort. Por lo tanto, recuerde ser paciente y mostrar comprensión cuando estén indecisos o reacios a hacer un cambio.

10. No siempre están presentes.

Estarán físicamente presentes, te mirarán a los ojos mientras les hablas, pero su mente estará en otro lugar. Esto no es sorprendente considerando el hecho de que están en un estado de ánimo contemplativo la mayor parte del tiempo.

11. Ellos no ven su condición como una limitación.

Sin duda, la ansiedad es una lucha que tienen que enfrentar todos los días, pero esto no significa que sean menos inteligentes, capaces o importantes que aquellos que no sufren de esta afección.

Incluso pueden beneficiarse de ello. Por ejemplo, su tendencia a pensar demasiado a menudo les hace sentirse frustrados, pero también les permite ver el mundo de una manera diferente y mejor que los demás.

12. Pueden ser bastante increíbles.

De nuevo, esto tiene que ver con el hecho de que su personalidad es una cosa y su condición es completamente otra. Estas personas pueden ser tan divertidas como cualquier otra persona. De hecho, pueden tener una serie de rasgos personales y profesionales positivos. Sólo tienes que estar dispuesto a ver eso.