Ahora que miro hacia atrás en mi vida, todo tiene más sentido. Todas las personas que entraron en mi vida estaban allí con un propósito. Lamentablemente, algunos de ellos nunca debieron quedarse.

No puedo decir que siempre estuve demasiado ansioso por entender las razones por las que Dios nos acerca tanto a algunas personas y las deja desaparecer de nuestra vida.

No tenía ningún sentido para mí.

¿Cómo puede la misma persona traerte tanta alegría y tanta tristeza? ¿Cómo puede alguien tirar tu amor como si no fuera nada? ¿Por qué la vida se vuelve tan cruel a veces?

Tantas preguntas y sólo una respuesta: Dios siempre tiene un plan y una razón para hacer las cosas; es posible que no siempre lo entendamos.

Pero algún día lo entenderemos. Tal vez no estemos listos en este momento. Todo comenzará a tener sentido para nosotros una vez que empecemos a tener un poco más de fe, una vez que seamos capaces de ver que los planes de Dios son siempre mayores que nuestros deseos.

Verás, algunas personas son sólo un capítulo de tu vida y no pueden ver cómo termina tu historia.

Su parte en tu historia era limitada y tenía que terminar. Ellos jugaron bien su papel, fueron su cinturón de seguridad que hizo que algún periodo de su vida fuera más fácil. Eran el arco iris después de la tormenta.

Algunas personas fueron tu felicidad temporal, nunca debieron quedarse. Nunca fueron hechos para ser “tu para siempre”.

Tu por siempre’ será mucho más y todo el amor y las emociones serán magnificadas tanto que finalmente te darás cuenta de que todo lo que sentiste antes ni siquiera se acerca a lo que sientes por esta persona ahora.

Algunas personas están allí para enseñarnos lo que el amor no es y nunca debe ser.

No todas las lecciones son suaves. Algunos pueden parecer hasta casi crueles, pero son inevitables. No podíamos escapar de los momentos difíciles o de las malas excusas para los seres humanos que entraban y salían de nuestra vida porque de lo contrario no sabríamos el verdadero valor de los buenos.

Podemos decir o creer que valoraríamos la bondad si fuera todo lo que conocemos, pero la verdad es que lo daríamos por sentado.

La cosa con lo bueno y lo malo, lo bueno y lo malo, lo bueno y lo malo, lo claro y lo oscuro, es que no se puede conocer verdaderamente a uno sin el otro.

Son los días oscuros los que te dan forma. Son tus lágrimas las que te hacen más fuerte. Es tu fe la que te hace seguir adelante cuando piensas que no hay otro lugar a donde ir.

Te eleva y te recuerda que siempre eres más fuerte de lo que piensas. Te recuerda que tú también eres importante y que todo el amor que has estado dando a otros también te lo debes a ti mismo.

Creces y aprendes de los días malos para que puedas disfrutar del sol y la dicha de los buenos.

Y no, la vida puede no ser siempre justa, pero siempre vale la pena. Siempre tiene algunas sorpresas increíbles, que ni siquiera podrías haber imaginado, esperándote a la vuelta de la esquina.

Tal vez un corazón está destinado a ser roto para que las piezas puedan ser ensambladas de manera diferente. Para que el amor, el amor verdadero, pueda encontrar un corazón más fuerte y amoroso que anhela.

Tal vez todo tuvo que pasar de esta manera para que pudieras aprender lecciones que no podrían ser enseñadas de otra manera. Y aunque sea duro y doloroso, terminarás agradeciéndole a Dios por los momentos difíciles y a las personas equivocadas porque te hicieron a ti-TÚ.

Te enviaron en el viaje de tu alma y te pusieron en el camino correcto para encontrar a esa persona que fue hecha sólo para ti.

Tal vez todo lo que necesitas hacer es confiar en que Dios siempre tiene algo mejor reservado para ti de lo que podrías desear para ti mismo.