Skip to Content

Esto es por lo que las citas modernas son tan jodidas

Creo que hay algo estimulante y absolutamente, hasta los huesos, tembloroso y aterrador, acerca de no saber nunca lo que el futuro te depara a ti y a un amante potencial. Hoy en día, hasta la última conexión, el texto borracho, el Snapchat, el Snapchat, el Instagram, y el pequeño y dulce mensaje son analizados y pensados hasta el punto de que lo que había entre dos personas, se arruina. O, en el otro lado del espectro, es completamente ignorado y dejado ir – sin siquiera tener la oportunidad de despegar. Digo esto porque he vivido en ambos lados una y otra vez este verano. Muy raramente en esta generación vemos que las cosas se hacen oficiales entre dos personas.

No puedo decirte la última vez que recuerdo haber visto una relación comenzar después de la clásica forma antigua de salir en citas – este día y a esta edad sólo te conectas/mess durante un par de meses hasta que básicamente se siente como si tuvieras que ponerle una etiqueta, o simplemente termina. Quiero decir, aparte de mi mejor amiga y su novio, no he visto ninguna relación real desde siempre. Por más cliché que suene, Drake realmente lo dijo mejor cuando dijo

“Vivimos en una generación de no estar enamorados y no estar juntos. Pero hacemos que parezca que estamos juntos. Porque tenemos miedo de vernos con otra persona”.

Esa es la cuestión subyacente a la que estoy tratando de llegar aquí, siento como si todos en esta generación tuvieran más miedo de abrirse a la persona con la que están saliendo, saliendo, viendo o acostándose, como quieras llamarlo. Todos estamos tan jodidos por relaciones y personas anteriores, y es tan difícil para nosotros abrirnos a la otra persona, que estamos condenados desde el principio. La comunicación y la consistencia son las cosas clave que mantienen vivas las relaciones/las aventuras. Desafortunadamente, no parece que la Generación Milenaria lo recuerde muy a menudo.

Sin embargo, creo que también hay muchos defectos en esto. A veces nos vemos atrapados en las preguntas que nos hacen después de una llamada telefónica, el contacto físico/sexual, la mirada en los ojos de alguien, los pequeños gestos, todo. Analizamos demasiado y no decimos lo que pensamos. En vez de eso, dejamos que cada pequeño detalle se pudra en nuestros cerebros hasta que terminamos explotando el vómito de palabras y arruinando cada onza de potencial que la relación podría haber tenido. ¿Desde cuándo mentir y ser un poco demasiado “sutil” se ha convertido en la norma social? No me quejo aquí, pregunto estrictamente por curiosidad. Es casi como si jugar el juego se hubiera convertido en toda la relación o en una aventura en sí misma.

Siempre está ese “y si” que pasa por tu cabeza, y supongo que en cierto modo es algo bueno. Nos mantiene alerta, queriendo constantemente mejorar y ser una mejor persona de lo que éramos antes de conocer a nuestra pareja.
Es emocionante, y aterrador como el infierno, pero también nos da una experiencia que puede que no hubiéramos tenido antes, si no hubiera sido de esta manera.

Siempre hay una canción (o en mi caso una decena), para cada relación persona/potencial que entra en nuestras vidas. Una cierta canción en la que la letra prácticamente habla de la relación/lanzamiento en sí misma, sin ni siquiera intentar conectarla. Lo que estoy tratando de llegar a esto es que si realmente lo sientes en lo más profundo de tus huesos, y estoy hablando de la ansiedad que te golpea en las plantas de tus pies, y el temblor instantáneo que viene con ella cada vez que escuchas esa canción, piensas en esa persona en particular, o pasas por un lugar que ambos amaban, no luches contra esa intuición. Si algo se siente como que está ahí, y algo no se siente bien cuando las cosas no son como antes, luchas como el demonio para conseguir lo que realmente quieres. Si no puedes ignorar ese sentimiento, y hay algo que te dice que hay algo más profundo allí, peleas hasta que ya no puedes levantarte del suelo. El sentimiento es importante para estar allí.

Si hay algo que he aprendido en estos dos últimos años, es que no te rindes o dejas pasar a alguien. Si algún día quieres tener tu propio tipo de cuento de hadas, no te rindas con una conexión. Luchas con uñas y dientes hasta que no queda nada en ti. Chupa tu orgullo y baja la guardia. Perdemos demasiado tiempo protegiéndonos de algo que ni siquiera es una amenaza. Una vez que haces eso, y aprendes a amarte a ti mismo a pesar de cada defecto y cicatriz emocional que tienes, el resto simplemente cae en su lugar. Lucha por el cuento de hadas, existe si buscas lo suficiente.