Skip to Content

En algún lugar ahí fuera, alguien se arrepiente de haberte dejado ir

Apuesto a que eso es lo único que nunca has considerado.

Que en alguna parte, alguien se está pateando a sí mismo por dejarte ir. Por no haber tenido nunca una oportunidad. Por no tener nunca el valor de decirte que tú también les gustas. Vivimos en un mundo en el que hay demasiados intentos fallidos y oportunidades nunca aprovechadas para no ser el “que alguien debería tener”.

No te estoy diciendo esto para que te desplaces por tu lista de amigos de Facebook, intentando averiguar quién es. No busques en todos los listados con un solo nombre en tu teléfono de personas cuyos números tienes en los bares pero que nunca llamaste. Tratar de reducir las conexiones perdidas para encontrar una que coincida con su descripción es tiempo que usted podría pasar haciendo literalmente cualquier otra cosa. Hay poco que ganar en el conocimiento de que alguien ahí fuera desearía tener las pelotas para simplemente saludarte.

Pero tener ese conocimiento es suficiente en sí mismo. Por qué? Porque es importante. Por supuesto que importa – no necesariamente a tu ego, porque es el tipo de conocimiento que se te subirá a la cabeza si no tienes cuidado. Sin embargo, sí importa para el alcance de las relaciones. En el gran esquema de las cosas. La escala. Las probabilidades. Las probabilidades. Esa pregunta: ¿Por qué nadie quiere estar conmigo?

Porque alguien quiere estar contigo. Eras la compañera a la que nunca le pasaron esa nota. El compañero de trabajo al que nunca persiguieron porque temían el tabú de las citas en el lugar de trabajo. El amigo de un amigo. El ex del amigo, y por lo tanto codificado como fuera de los límites para siempre. La linda desconocida en el parque, en el metro, en la tienda de comestibles, en cualquier lugar en el que pudieras haber estado donde te hubiesen visto. Y te vieron a ti. Te metiste firmemente en sus cabezas. Si lo sabías o no. Tanto si era tu intención como si no. Pero lo hiciste.

Y nunca dijeron nada.

Tal vez estaban asustados. Tal vez estaban en otra relación en ese momento. Tal vez se estaban mudando, o tal vez sólo eran un turista. Hay tantos “tal vez” que equivalen a una sola cosa: el momento no era el adecuado. El momento nunca es el adecuado. Pero eso no impide que la gente se siente en taburetes vacíos junto a personas atractivas y entablen una conversación. Lo hacen todos los días.

La diferencia es que son lo suficientemente valientes como para empezar. Lo suficiente como para sentarse. Lo suficientemente atrevidos como para abrir la boca. Lo suficiente para saludar. Lo suficiente como para ponerse en línea y pedir un número y decir que quieren volver a verte. Estas personas existen – tanto en persona como en línea. (¿Alguna vez ha tenido el valor de enviar un mensaje y comenzar una conversación en sitios de citas? Que tiene su propio juego de pelotas.)

Y todos los demás podrían haberlo hecho. Lo habría hecho. Ojalá.

Podrías argumentar que estas personas no merecen más que arrepentimiento. No te equivocarías. Si no juegas, no ganas. Si no pides el número, no puedes hacer la llamada. Si no votan, no pueden quejarse del estado de las cosas. No tiene sentido reflexionar sobre todos los disparos fallidos que nunca hiciste, pero esto es lo que hacemos. Somos humanos. Nos gusta vivir en las realidades alternativas: qué pasaría si hubiera hablado con ella; qué pasaría si él supiera quién soy; qué pasaría si le dijera hola; qué pasaría si les dijera que me interesan.

Si rompes el ciclo, si saludas a alguien que podría ser tu próximo gran arrepentimiento, detienes el ciclo un poco. Eventualmente, encuentras a alguien y te das cuenta de que no quieres dejarlo ir, así que no lo haces. Tú aguanta. El ciclo se rompe un poco más. Usted puede ser el arrepentimiento de otro extraño (peor aún: su arrepentimiento tomado), pero eso no es algo de lo que usted deba preocuparse más. Sólo puedes controlar tu huella de carbono de arrepentimientos. Si los haces un poco menos infinitos, haces lo que puedes. Haz tu parte. Vives una vida más ligera y menos agobiante. Cuando no tienes cargas como todas las que podrían tener y tendrían, te concentras en lo bueno. Las cosas que fuiste lo suficientemente inteligente como para no dejarlas ir.

Así que espera. Porque en algún lugar hay alguien que sabe que nunca te dejará ir.

Si ya saben o no quién eres. Un poco raro, pero no menos cierto.