Ok, seamos realistas por un momento.

Cabello liso, mandíbula cincelada, bien afeitado – eres lindo, realmente lindo – y cuando te deslizas a mi MD y empiezas a hablar conmigo, asumo que estás interesado. Espío tu perfil para asegurarme de que no eres un cretino y cuando creo que podría llegar a conocerte un poco mejor, en realidad tenemos una conversación. Así que hablamos y empezamos a conocernos, pero tu mantienes alta la guardia hasta ver cuánto dura esta sensación. Pero luego, te arriesgas a probar tu suerte de todos modos, esperando más de mí cuando en realidad no estás buscando nada demasiado serio. Así es que me tiras la cuerda y me dices apenas lo suficiente para mantenerme interesada hasta que yo baje la guardia. Y cuando finalmente lo hago, me dices que no quieres ningún tipo de compromiso y que no soy yo, eres tú.

Me pregunto, ¿es realmente necesario que las cosas terminen siempre asi?

He llegado al punto en que estoy harta y cansada de conocer gente nueva y acercarme solo para que entonces me digan que no quieren nada serio – nada que dure.  Y para ser honesta, estoy harta y cansada de poner sus deseos y necesidades por encima de los míos – descartando los míos como si no fuera la gran cosa el haber invertido tiempo y esfuerzo en esa persona. ¿Para qué molestarse siquiera en primer lugar?

Asi que, para variar, déjame decirte que es lo que quiero.

Al próximo chico del que me enamore…

Cuando te acerques a mi desde el otro extremo de la habitación o me des charla en un bar, quiero que seas sincero. Quiero un interés puro y genuino y no solo 10 segundos de coraje porque tus amigos te retaron a venir a hablar conmigo.  Cuando revolotees alrededor de mi MD de Instagram, espero que tu “hola” signifique un deseo genuino de comunicación y que incluso si me lleva un rato más contestarte, realmente espero que no me apures para que te responda (porque, tú sabes, tengo que espiar primero quién eres, lol).

Cuando me agregues en Facebook y luego de aceptarte me digas “hola”, espero que mi “hola” en respuesta te lleve a preguntarme “¿cómo estás?” y que la conversación nunca termine.  Y cuando finalmente tengas mi número y yo te responda en fragmentos de segundo, espero que sepas que no importa lo ocupada que esté, yo siempre me haré tiempo para responderte y que no tienes que preocuparte de que yo pueda desaparecer en acción.

Hablando con honestidad, estoy lista para todo o para nada. Quiero cosas que duren -relaciones, finales-felices, para siempres.  No se manejarme con lo casual y no quiero ser casual porque mis sentimientos se interponen en el camino; prefiero tener sentimientos interconectados con todo lo que hago a tener que llevar mi corazón en la boca, porque eso no es vivir realmente, ¿o sí? Quiero que me digas “estoy listo”, en vez de decirme la mierda de “no estoy listo para un compromiso”. Y por favor no me digas “persona correcta, momento incorrecto”, porque si el momento fuese tan incorrecto nunca podría haber sido la persona correcta para ti de todas maneras.

Estoy lista para corretear como una niña de 6 años a tu alrededor, para sentir mariposas en mi estómago o incluso al zoológico completo. Estoy lista para caminatas a medianoche o bailar a la luz de la luna con el que haga a mi corazón latir más rápido. Estoy lista para besos con la misma persona una y otra vez. Estoy lista para mirar el cielo y disfrutar de la mutua compañía en silencio.

Estoy lista para viajes largos y escapadas cortas, porque, aunque me gusta explorar por mi cuenta, no puedo pensar en nada mejor que tenerte a mi lado.

Estoy lista para largas llamadas telefónicas hasta que ambos nos durmamos y todo lo que oiga de ti es que roncas. Estoy lista para conversaciones de corazón a corazón, conmigo apoyada en tu pecho y escuchando tus latidos, contigo siempre diciéndome algo nuevo sobre ti.

Estoy lista para los altos y los bajos. Estoy lista para los “no, mejor cuelga tu” y los “¿Estaba él coqueteando contigo?”. Estoy lista para discutir sobre cosas tan insignificantes que se puedan resolver en el momento, y sobre temas tan importantes que puede que hasta lo hagamos muy fuertemente o incluso gritemos hasta que yo llegue a las lágrimas y tu tengas tanta rabia que simplemente terminemos en habitaciones separadas. Pero nunca voy a querer ir a acostarme enojada contigo.  Estoy lista para las lágrimas, los malos sueños, las preocupaciones y la paranoia. 

Estoy lista para lo que sea, siempre que sea contigo.

Y por último, cuando digo que te quiero, quiero decir que quiero todo de ti; no partes o fracciones.  Estoy lista para aceptar tu pasado, tu presente y tu futuro. Estoy lista para enamorarme de ti y enamorarme profundamente. Porque la cuestión es que, si yo te doy todo de mí, no me conformaré con nada menos.

Porque yo puedo vivir sin ti – puedo transitar por la vida como siempre lo he hecho y puedo continuar sin ti, pero la cuestión es que no quiero.

Yo no quiero “peros”, dudas o “tal vez”; solamente “si, si, si”.