Skip to Content

Esta vez, mi adiós es definitivo

Siempre me he considerado un buen lector de los personajes de la gente, pero incluso yo he caído presa de gente que era demasiado suave con sus tácticas de manipulación. He sufrido, sanado y aprendido, y he tenido éxito al decir adiós en el pasado. He sido capaz de seguir adelante, alejando los pensamientos que continuaban arrastrándose en los momentos inmediatos después de la despedida, bueno para tratar de olvidar.

Pero hay algo que siempre sucede cuando llego a un punto de cierre…. la persona a la que le he dicho adiós y de la que me he alejado, encuentra la manera de volver a mi vida.

Con amigos que han demostrado una y otra vez que su amistad era unilateral, o con el hombre que sigue volviendo para ver si todavía puede manipularme. Llámalo un corazón blando o el beneficio de la duda, pero mi dura realidad es que por alguna razón todavía permito que esta gente vuelva a entrar.

Esos “amigos” me necesitan, extrañan todo lo que hice por ellos, extrañan la diversión que tuvimos juntos y cómo podían confiar en mí. Y el hombre, oh ese hombre narcisista, que de alguna manera superó todas mis barreras en primer lugar. Dice que me ama, que lo completo, y que siempre me anhela. Y lo compraría, y el ciclo se repetiría.

Cuando cerramos el capítulo sobre las relaciones, no siempre es fácil como pensamos, debido a los buenos recuerdos. Experimentamos la vida con esas personas, compartimos historias, dificultades y triunfos, secretos y afecto. Si realmente nos preocupamos por ellos, será todo un reto decir adiós en serio y eliminar los recuerdos. Lo más importante es que será un reto, pero necesario, tomar el afecto que una vez tuvimos por ellos y devolverlo a nosotros mismos.

Luché con esto durante años, siempre queriendo dar segundas, a veces terceras oportunidades. Pero algo cambió en mí a principios de este año. Cada pensamiento, cada idea, incluso cada duda, se alinearon perfectamente cuando hice un inspirador viaje a Seattle, y finalmente llegué al punto de ser suficiente.

Finalmente me di cuenta de que a los casi 35 años, me había cansado del tormento emocional que estas personas me harían pasar, cansado de sentirme usado. Cansados de sus juegos, de alimentar sus egos, de ser vistos como una droga que necesitaban arreglar, sólo para repetir el mismo comportamiento hiriente. Gané claridad y comprendí la realidad de esas situaciones.

Las relaciones no pueden ser forzadas, y cuando tú eres el que siempre está trabajando para ellos, eventualmente experimentarás agotamiento, te agotarás emocionalmente. Y sabía que esta vez era diferente. Esta vez, cuando me despida, será definitivo.

Esta es la verdad sobre las despedidas… no siempre tienen que ser verbales. A veces un adiós es tan simple como alejarse, y para mí, eso ha demostrado ser lo más impactante. Simplemente distanciarse, reducir el contacto, ser vago e insensible.

No lo confunda con el fantasma, piense en alejarse como una manera natural de distanciarse de una situación que ya no le sirve. Recordar que por muy difícil que sea despedirte de alguien que amabas, al permitir que te traten mal, pierdes una parte de ti mismo. La relación más importante que tendrás es la que tienes contigo mismo, y nadie vale la pena ponerla en peligro.

Así que este soy yo, negándome a perderme por alguien que no me merece. Esta soy yo, decidiendo que mi bienestar es más importante y crucial que cualquiera que no merezca estar en mi vida.

Esta soy yo, eligiendo no despedirme nunca de mí misma, de mi felicidad, o de la persona en la que tengo tanto potencial para convertirme. Así que en vez de eso, este soy yo despidiéndome de ti. Adiós para siempre.