Skip to Content

El pensamiento de volver a enamorarse es aterrador

No es fácil, ¿sabes?

Es como volver a las raíces, a la oscuridad, donde todo te recuerda el dolor y la miseria por la que has pasado.

Enamorarse de nuevo es como una gran búsqueda y no me gusta. Estoy asustada.

Tengo miedo de que todo se repita y no estoy preparado para ello.

Sé que estoy exagerando, sé que mi miedo no tiene sentido la mayor parte del tiempo, pero no puedo ir contra mí mismo cuando sé lo que he experimentado. Sé que mi corazón está custodiado y que las paredes son demasiado altas y gruesas para que nadie las rompa nunca más. Mi corazón ha aprendido la lección. Yo también lo hice.

El amor suena tan mágico y maravilloso. Estar enamorado es como saber que eres capaz de llevar el corazón en la manga y no tener miedo de nada, porque eres lo suficientemente valiente. Ya he estado ahí, ya lo he hecho.

Hoy en día, el amor suena como un dolor de cabeza y todo es gracias a ti.

La forma en que tus ojos brillaban cada vez que me decías que me amabas y la forma en que sonreías cuando lloraba, esas dos cosas no iban bien juntas, porque nunca supe qué pensar de ti, qué pensar de nosotros.

Pensé que el amor se suponía que dolía a veces, que necesitaba mucho cuidado y atención. Pensé que para que me amaras, necesitaba probarme ante ti. Necesitaba mostrarte que era digno de tu amor.

Cuando empezó a doler físicamente, vi que algo andaba mal. Vi que sin importar lo que hiciera, el’amor’ nunca se sentía bien.

El’amor’ me hirió y el’amor’ destruyó mi corazón.

Amaba tan genuina y descuidadamente. Te amé sin ver lo malo que eras para mí y, por tu culpa, tengo miedo de volver a amar. Tengo miedo de enamorarme, para que ese hombre que se esfuerza tanto y me da todo su afecto no tenga la oportunidad de entrar en mi corazón.

Estoy custodiado hasta el punto en que yo mismo no puedo encontrar mi corazón en este huracán de emociones.

Simplemente estoy exhausto de caer y nunca ser atrapado por la persona que espero estar ahí para mí y tratarme como creo que merezco ser tratado.

Estoy cansado de esperar tanto y de no recibir nunca lo que merezco. Estoy agotado por el miedo a ser defraudado por enésima vez, sólo porque amé’demasiado’.

Mi pecho está pesado, pero todavía se pega, haciéndolo sentir un poco más ligero. Es como saber que hay una cura para todos tus problemas, pero te niegas a tomarla, porque has confundido el veneno con una cura todo este tiempo y simplemente ya no confías en tu instinto.

Así que aquí estoy ahora, mirando a la persona en el espejo que está tan asustada de amar, preguntándole si hay algo que pueda hacer para que se sienta mejor, para que le duela menos. Pero me está mirando sin comprender porque se le ha agotado la energía. Pero ella estará bien. Voy a estar bien.

Aprenderé a vivir con mis desilusiones porque a veces esa es la forma en que aprendes tu valor.

Estaré bien, pero necesito tiempo para sanar; eso es crucial. No puedo arreglarme de la noche a la mañana y ni siquiera lo intento.

El mundo trata de obligarme a darme prisa, pero no me importa.

Mi corazón es frágil y no quiero que se rompa de nuevo. Por eso lo mantendré a salvo en mi pecho por un tiempo más.