Muchas personas no tienen muy buenos recuerdos del primer amor. Estábamos unidos a esa persona más de lo que estábamos a nadie. No importa cómo terminó el primer amor, el dolor es indescriptible, duele demasiado.

Una de las cosas más aterradoras es que estamos seguros de que nunca vamos a sentir lo mismo que sentíamos cuando estábamos con nuestro primer amor. Simplemente no podemos creer que alguien pueda hacernos sentir lo mismo de nuevo.

Hay un error que todos nosotros estamos haciendo y es aguantar y eso es mucho más doloroso que dejarlo ir. No creemos que el segundo amor puede ser mucho mejor que el primero.

El primer amor siempre tendrá un lugar especial en nuestro corazón, pero no será el último.

Como todo pasa por una razón, también termina por una razón. Debemos recordar que no estamos destinados a estar con esa persona. Necesitamos saber que no importa lo maravilloso que fue nuestro primer amor por que el segundo puede ser lo mejor que nos haya pasado.

No hay razón para sentirse mal porque nuestro primer amor terminó, el segundo puede ser el mejor por muchas razones. El primer amor fue como la primera vez en una montaña rusa, fue tan aterrador porque no sabíamos qué esperar. El dolor después de él fue tan real que no podemos olvidarlo.

El segundo amor también parece un viaje en una montaña rusa, pero ahora sabemos qué esperar. En realidad, en el segundo amor, el saber lo que viene nos deja sentir más tranquilos. Con un segundo amor destruimos todos los malos sentimientos. Y eso es maravilloso porque pensábamos que nunca más volveríamos a estar enamorados. Pero nuestro segundo amor tendrá una forma divertida y hermosa de cambiar lo que nos da miedo.

El dolor del primer amor nos cambiará, seremos mejor persona.

Apreciaremos más cosas porque nuestro primer amor nos enseñó. En realidad, hemos aprendido lo mas importante en nuestro primer amor y el segundo nos enseñará todo lo demás. Después de terminar el primero, nos hicimos mayores, más sabios y mejores. Ahora sabemos quiénes somos, qué no queremos y qué sí queremos de una relación. La verdad es que el segundo amor puede hacer cosas que nuestro primer amor nunca hizo y en realidad descubriremos lo mucho que nos gusta.

El segundo amor nos mostrará que podemos sentir todo de nuevo y tal vez con el tiempo será a un nivel más profundo.

Tenemos que permitirnos enamorarnos de nuevo porque nos sorprenderá cuánto amor todavía tenemos para dar. Entonces, no hay duda de que el amor es mejor en la segunda vuelta.

Aquí hay algunas razones por las que el segundo amor es mucho mejor que el primero.

Curación.

El segundo amor lo sanará todo, y es la verdad. Después de nuestro primer amor estamos rotos, pero el segundo tiene el poder de sanar todas las heridas y el poder para hacernos una mejor persona.

Fuerza.

El segundo amor nos da fuerza. Hay demasiadas cicatrices y heridas, pero el segundo amor es el amor que nos da fuerza para seguir adelante. En realidad, el segundo amor es apoyo incondicional.

Intensidad.

La intensidad del segundo amor es mucho más fuerte que la del primer. Dado que nuestro corazón se rompió en nuestro primer amor, hay mucha más intensidad en el segundo. El segundo puede volvernos locos el uno por el otro, pero por supuesto en sentido positivo.

Seguridad.

El segundo amor nos dará seguridad y no hay duda de eso. Se hablará más sobre el compromiso y el futuro, por lo que habrá una sensación constante de seguridad.

Comprensión.

Todos sabemos que la experiencia nos hace perfectos. Con el primer amor experimentamos muchas cosas, así que ahora somos realmente buenos entendiendo. Entonces, debido a esto, el segundo amor es mucho mejor que el primero.

Menos argumentos.

Debido al primer amor ahora sabemos hacia dónde conducir una discusión. Elegimos mejor las palabras, porque sabemos lo que podría lastimar a la otra persona.

Más compromiso.

Con el segundo amor existe el temor de que podamos perderlo, por lo que estamos más comprometidos. Y esta es otra de las razones por las que el segundo amor es mucho mejor que el primero.

Fe.

En realidad, la fe puede hacer que el segundo sea más fuerte y mejor que el primero. Y es por eso por lo que el segundo amor es asombroso.