Aunque muchas personas conecten el término “amor eterno” con el concepto de un alma gemela y usen estos términos indistintamente, en realidad son dos cosas diferentes. Las películas y los libros románticos nos enseñaron que nuestra alma gemela debe ser alguien que es nuestro amor. Pero, lo que nadie nos dijo es lo que pasa después de “felices para siempre”. ¿Cuál es la diferencia entre tu alma gemela y el amor eterno?

Cuando te dicen que busques a tu alma gemela, todo el mundo se refiere al amor y nadie te dice que encuentres a alguien verdaderamente compatible con tu personalidad y carácter. Un alma gemela es tu otra mitad y, cuando la encuentras, finalmente te sientes completa, como si encontraras la parte de ti que te siempre te había hecho falta. Cuando encuentras a tu alma gemela, piensas en ella como la pieza del rompecabezas que siempre te faltaba. Incluso cuando no estén físicamente juntos, se sienten espiritualmente conectados. No puedes explicarlo, pero es como si tuvieras una intuición especial acerca de esta persona, y siempre sabes lo que está pensando o sintiendo.

Un alma gemela es a menudo un espejo de tu propia personalidad y te encuentras reflejada en ella. Por supuesto, no se puede amar todo de alguien, pero las cosas que no te gustan de tu alma gemela son usualmente las cosas que no conoces de ti misma o aquellas que odias en tu propia personalidad. Cuando encuentras a tu alma gemela, te hacen sentir como si estuvieras en la cima del mundo. Te sientes más poderosa, más fuerte y más valiente que nunca. Sientes como si pudieras hacer cualquier cosa que te propongas: te sientes invencible. Te da esa fuerza que nunca supiste que podías tener. Cada emoción que sientes, la sientes intensamente y con todo tu ser. En pocas palabras, un alma gemela es alguien cuya alma encaja con la tuya. Es esa persona que te despierta de una manera especial y con quien te sientes profundamente conectada, como si la conocieras de toda la vida. Vuestra relación romántica es siempre intensa y a menudo se mueve entre altos extremos y bajos extremos. Pero, a pesar de que se trate de alguien que nos haga sentir más vivas que nadie más, desafortunadamente, estas relaciones por lo general no están destinadas a durar, precisamente porque son tan intensas y nos agotan emocionalmente. Aunque todos pensemos que queremos estar con la versión del sexo opuesto de nosotras mismas, en realidad no es cierto en absoluto.

Por otro lado, nuestro amor eterno es usualmente alguien de cualidades totalmente opuestas a nuestra alma gemela. Es alguien que es un buen candidato para el matrimonio y con quien quieres pasar tu vida. Tu amor eterno será tu compañero de vida y tu pareja en todos los sentidos de la palabra. Es tu mejor amigo, tu familia, y alguien a quien te sientes conectada de formas distintas que sólo a través de vuestras almas. Es alguien que amas, pero también compartáis respeto mutuo, confianza y apoyo. Tu amor eterno te calma y saca lo mejor de ti. Es la persona con la que compartes valores y puntos de vista comunes sobre la vida. Es alguien que siempre está ahí para ti, en los días buenos y malos. Es alguien que siempre te entiende y cree en ti. Te sientes segura con esta persona, porque sabes que siempre te apoyará. Tu relación con este compañero de vida no es tan extrema e intensa como la que tienes con tu alma gemela, pero eso es exactamente lo que hace que sea tan especial y valga la pena mantenerla. Te sientes emocionalmente estable cuando estás con él porque vuestra relación está basada no sólo en la pasión y el amor, sino también en el razonamiento lógico. Y lo que es más importante, sabes que esta persona nunca te hará daño de ninguna manera.

Aunque sea difícil de lograr, lo mejor que pueda pasar es encontrar tu alma gemela y tu amor eterno en una sola persona. Pero, aunque eso no suceda, ten en cuenta que necesitamos diferentes tipos de amor en diferentes momentos de nuestras vidas. Cuando somos más jóvenes, nos empeñamos en encontrar el amor intenso y apasionado que hemos visto en las películas, y nuestra alma gemela es la que nos satisface. Pero, a medida que envejecemos y cambiamos emocional y espiritualmente, buscamos cosas y personas distintas – estamos buscando un tipo diferente de amor, un amor eterno.