Skip to Content

Él Es Tóxico Y Ni Siquiera Todo El Amor De Tu Corazón No Puede Cambiarlo

Los tipos como él no cambian. Él era tóxico antes de conocerte y no va a cambiar sus costumbres porque te ama. Para él, el amor no es lo mismo que para ti -su amor es condicional mientras que el tuyo es incondicional-.

Estás cegada por él, estás completamente enamorada de este hombre porque no puedes ver a través de él todavía. Viste las cosas buenas, viste su lado de chico malo que fue lo primero que te atrajo de él, lo imprudente que podría ser y cómo eso te hizo sentir. Te enamoraste profunda y rápidamente de él y ya no hubo vuelta atrás.

A medida que avanzaban los meses y los años, viste un lado diferente de él. Empezaste a ver a través de él. Te diste cuenta de que la cosa del chico malo ya no era tan guay. Dejaste de excusarlo por todo el daño que ha hecho en tu vida. Dejaste de verlo como si estuviera en un pedestal y empezaste a verlo como realmente es.

Y eso te quebró.

Empezaste a preguntarte si era tu culpa, si hubieras podido hacer algo diferente y a decirte a ti misma que, si en adelante te esforzabas más, tal vez lograrías traerlo de vuelta a ti. Pero eso no sucederá.

Cuando dejaste de ser quien quería que fueras encontró a alguien más que aceptó ser como él pretende que sea la persona que está a su lado. Él no se va a sentir mal, no va a volver a ti arrastrándose, no va a rogarte ni referirse a ti como “la que me dejó”. No te ve así porque es un narcisista, es tóxico, es dañino, sólo se preocupa por sí mismo y por sus necesidades.

Dulce chica, nunca se preocupó por ti como merecías que lo hiciese. 

Pero vuelves, tal vez a él o tal vez a otro hombre como él porque eres adicta a esto. Quieres arreglarlo, quieres cambiarlo, pero no puedes.  Siempre se trata de un intenso “amor” seguido por el dolor desgarrador. Es un ciclo en el que te has metido y que tiene que terminar. Te has programado para enamorarte de hombres tóxicos, hombres que te hacen sentir viva, pero no puedes seguir permitiéndote sufrir de esta manera.

Caerás en la depresión, necesitarás una validación constante, comenzarás a pensar que la única manera de sentirte bien es ser tratada mal porque eso es lo que te hace sentir viva.

Ya no puedes vivir así. Te mereces a alguien que se preocupe por hacerte feliz, te mereces a alguien que no se aleje, te mereces a alguien que luche por ti cuando las cosas se pongan feas. Te mereces a alguien a quien le importes.

Te mereces un hombre de verdad, no este tipo. Este tipo es incapaz de darte el amor que te mereces. Este tipo nunca va a poder darte la vida que imaginas.

No es que se despertará una mañana y decidirá amarte. No se abrirá y expresará sus sentimientos. Eso no sucederá. No cambiará. Y cuanto antes te des cuenta, antes podrás dejarlo ir y seguir adelante con tu vida; cuanto antes puedas hacerlo, antes descubrirás la felicidad que siempre quisiste.

Deja de huir, deja de permitir que te usen, deja de dar todo a un hombre que nunca será capaz de amarte. No le estás mostrando tu lealtad o apoyo, estás mostrándole que puede usarte repetidamente y que aún estarás ahí.

No hiciste nada malo. No eres tú. Es él. Es su personalidad tóxica y su mente narcisista. Hiciste mucho por él, hiciste todo lo que pudiste y no importa cuánto más puedas hacer, nunca será suficiente – no para él, de todos modos.

Esto no es culpa tuya. Tienes que dejar de culparte a ti misma. Corta esas cadenas y avanza con tu vida. Busca ayuda y orientación. Rodéate de las personas que se preocupan profundamente por ti. Concéntrate en ti misma. Sé que las cosas se ven oscuras ahora, pero hay luz al final del túnel. Sólo tienes que hacerlo y puedes hacerlo.