He sobrevivido a dos desamores: un amor no correspondido y un desamor que casi me mata. Todos los que hayáis pasado o estéis pasando por lo mismo sabréis de qué hablo.

Es la sensación de vacío. Sentí como si alguien me hubiera arrancado el corazón y lo hubiera cortado en trocitos. Apenas podía respirar. Ni siquiera era consciente de mi propia existencia.

Si alguien empezaba a hacerme reír, mis labios tardaban minutos en moverse e imitar una sonrisa. Incluso entonces, no era consciente de que estaba sonriendo o de lo que estaba haciendo.

No podía comer. Masticaba un solo bocado durante horas. Mi madre seguía preparando mi comida favorita con la esperanza de que, de alguna manera, entrara en razón y empezara a comer como nunca antes lo había hecho.

Estaba enfadada conmigo misma por dejar que me pasara esto. Me decía a mí misma: Nunca volverás a amar. NUNCA.

ASÍ ES COMO ME RECUPERÉ DE LA ANGUSTIA QUE CASI ME MATA

Ver a mis amigos y a mi familia intentando hacerme sentir mejor me hacía sentir aún peor. Un día, me miré en el espejo y empecé a gritarme, tras lo cual acabé llorando.

Una noche entre lágrimas se convirtió en mi mayor alivio. Las lágrimas fueron mi nana, mi mayor amigo y mi única salida de la miseria. Me dije a mí mismo:

No dejaré que vuelvas a entrar en mi corazón. Borraré cada fragmento de tu amor egoísta. Apretaré mi corazón y se lo arrojaré a algún animal salvaje para que lo devore.

Sabía que esto era sólo un deseo mío. Si quería recuperarme de ello, tendría que encontrar otra manera, una más práctica.

Así que decidí obligarme a sentirme mejor. Decidí fingir mi sonrisa en los momentos en que no podía sonreír. Decidí fingir que comía con avidez en los momentos en que no podía comer. Decidí sentirme feliz aunque me sentía miserable.

Quizás si finges que estás bien, de alguna manera empezarás a sentirte bien. Siempre he creído que nuestra mente es mucho más fuerte que nuestro cuerpo.

ASÍ ES COMO ME RECUPERÉ DE LA ANGUSTIA QUE CASI ME MATA

Si tu mente le ordena algo a tu cuerpo, tu cuerpo obedecerá sus órdenes.

Así que dejé que mi mente ordenara a mi cuerpo que se sintiera bien. Al principio, no era tan fácil, pero me esforzaba mucho.

Mis mayores motivaciones eran mis amigos y mi familia. Cuando estás en un estado tan desesperado, no te preocupas de ti mismo ni de lo que te pueda pasar.

Sólo te importan los que te miran. No podía soportar el hecho de que ellos también empezaran a sentirse desgraciados por mi culpa. Me prometí que no dejaría que su veneno llegara a mis amigos y familiares.

Succionaría su veneno como se hace después de ser mordido por una serpiente. Me di cuenta de que él no era digno de mi dolor ni de mis interminables noches de insomnio.

No era digno de estar en el centro de mi mente.

Decidí deshacerme de todas las cosas que me recordaban a él. Me deshice de todas las cartas, de los osos de peluche y de algunas figuritas con formas de animales diferentes.

Me aseguré de eliminarlo de mis redes sociales y también borré sus números de teléfono.

ASÍ ES COMO ME RECUPERÉ DE LA ANGUSTIA QUE CASI ME MATA

Lo borré.

Sentí que me había quitado un gran peso de encima. Sentí que estaba lista para empezar a vivir de nuevo.

Me centré sólo en el presente y en lo que estaba haciendo en ese momento. No dejé que mi mente divagara y pensara en el pasado porque así nunca podría empezar a vivir en el presente.

Y si no vives en el presente, nunca te librarás de tu pasado. Durante el día era fácil porque siempre me aseguraba de estar ocupado con algo.

Pero las noches eran mi enemigo mortal. Durante la noche, empezaba a vagar por las calles más oscuras de mi cerebro y tenía que escuchar la música hasta que la sensación se desvanecía.

Pronto me di cuenta de que ya no estaba fingiendo. Poco a poco, mi sonrisa se volvió genuina y mis amigos y mi familia se convirtieron en las personas más felices del mundo.

Estaba muy orgullosa de mí misma. El vacío se llenó de alegría. Mi corazón volvía a estar vivo.

Me pellizcaba durante cinco segundos para estar segura de que no era un sueño. No estaba soñando. Estaba vivo de nuevo.

ASÍ ES COMO ME RECUPERÉ DE LA ANGUSTIA QUE CASI ME MATA