Skip to Content

Antes De Ser Infiel, Debes Saber Esto

Antes de ser infiel, debes saber esto:

La vas a romper como el vidrio al estrellarse contra el suelo.

No solo romperás su corazón, romperás su confianza, su espíritu, su alegría. Romperás su creencia en el amor, su sentido de sí misma.

Antes de ser infiel, debes saber esto:

No podrá dormir por la noche, mientras cuenta las grietas en las paredes a las 3 de la mañana, en busca de respuestas de un Dios en el que no pensaba haber creído.

No comerá, no por elección, sino porque no puede soportar su realidad o los recuerdos de textos e imágenes que rondan los rincones de su mente.

No sonreirá, no porque no haya nada por lo que sonreír, sino porque ya no sabe qué son esas cosas.

Antes de ser infiel, debes saber esto:

En vez de “Eres preciosa”, la enseñarás a oír “No eres lo suficientemente preciosa”.

En vez de “Eres brillante”, la enseñaras a oír “No eres lo suficientemente brillante”.

En vez de “Eres mi mundo”, la enseñaras a oír “Una sola persona no es suficiente”.

En vez de “Eres el amor de mi vida”, la enseñaras a oír “No te quiero lo suficiente”.

En vez de “Eres lo suficiente para mí”, la enseñaras a oír “No eres lo suficientemente buena para satisfacerme”.

Antes de ser infiel, debes saber esto:

Llorará. 

Se sentará en su escritorio hasta las 7:30 de la tarde, demasiado avergonzada por las lágrimas que corren silenciosamente por su cara para levantarse y marcharse.

Se enrollará en una bola en el suelo del salón de su mejor amiga, con la mejilla apoyada en la alfombra y en lugar de decirle que se levante, se sentará a su lado y le dirá: “Estoy aquí”.

Tendrá un nudo en la garganta cada vez que pasa por lugares que solían ser tuyos hasta que decida evitarlos por completo.

Sentirá mucha rabia.

Se enfadará con sus amigos, familiares y colegas sin ningún motivo aparente. Cuando se sentirán picados por su ira, sus mejillas se pondrán rojas de vergüenza.

Maldice su reflejo mientras se cepilla los dientes y piensa que, si fuera más bonita, más divertida, más inteligente, si solo fuera más de lo que es, habría marcado la diferencia.

Estampara un marco contra la pared y quedará muda de asombro al limpiar la sangre de su dedo cuando se corte recogiendo los trozos.

Gritará al viento junto al río, preguntándose qué habrá hecho para merecer todo eso, esperando que sus palabras lleguen lo suficientemente lejos como para ser escuchadas por alguien, cualquiera, que pueda responderle.

Ya no sentirá nada.

El disgusto la convertirá en la misma piedra con la que se construyen los muros para mantener a la gente fuera.

Estará adormecida de maneras nuevas que su corazón lleno de esperanza no creía que fuera posible.

Y luego sentirá todo a la vez.

Se sentirá devaluada, descartada, desensamblada, desilusionada, angustiada; se sentirá desconcertada y traicionada.

Se sentirá tonta, frenética, cargada y llena de miedo.

Sentirá odio hacia ti, hacia ellos, hacia ella misma.

Se ahogará con su propia confusión mientras intenta aferrarse, pero anhela dejarlo ir.

Antes de serle infiel, debes saber esto:

Creía en ti.

Creía en el romance y que una actitud caballerosa significaba caballerosidad en todos los modales del corazón.

Creía en la honestidad y que ser honesto con tu pareja significaba en primer lugar ser honesto con uno mismo.

Creía en el respeto y que un amor respetado significaba no ser cornudo, ni tomado por tonto.

Creía en la bondad y que ser bueno significaba trabajar la bondad juntos, incluso cuando no era fácil hacerlo.

Creía que la protegerías y que estar protegido no significaba esconder la verdad.

Creía en ti y que creer en ti significaba el apoyo mutuo de un equipo de dos personas a través de los altibajos y todo lo demás.

Antes de ser infiel, debes saber esto:

Todos esto se puede evitar.

Tienes una opción.

Puedes elegir marcharte.

Puedes elegir dejarla ir por su propia voluntad.

Puedes darle una elección.

Pero si le eres infiel, debes saber esto:

La romperás, pero volverá a crecer más fuerte.

Apagaras su luz, pero volverá a brillará más intensamente en la oscuridad.

Reducirás sus expectativas, pero elevará sus estándares.

Harás que sienta odio, pero encontrará alivio y belleza en el colapso.

Harás que cuestione su cordura, pero aprenderá a confiar en su propia intuición mejor que antes.

Aplastaras sus ideas de amor, pero nunca volverá a colocarlas.

Quemarás su mundo hasta los cimientos, pero verterá su corazón para convertirse en la mejor persona que pueda ser y esta vez, no lo hará por ti; lo hará por ella.