Skip to Content

10 Cosas Que Pasan Cuando Conoces A Un Buen Tipo Después De Una Relación Tóxica

Cuando estás en una relación tóxica, no te das cuenta de cuánto te impacta el abuso emocional. No mientras estés en ella al menos. Cuando estás en una relación tóxica, todo es adictivo. Es el saber y no saber de lo que va a pasar. Es la esperanza de que cambie, pero también hay comodidad en las cosas que son iguales. Hay un consuelo en que alguien te conozca tan profundamente.

Y necesitas todo de ti para no alejarte. E incluso cuando te alejas, te encuentras regresando muchas veces porque lo echas de menos. Echas de menos la adrenalina de las emociones intensas. Desde el amor hasta los gritos y las invenciones.

Pero luego conoces a un chico bueno y cuando eso sucede, es cuando te das cuenta de lo negativamente que esa relación pasada te ha afectado. Y a veces incluso alejas a la gente por eso.

No estás acostumbrada a que te traten tan bien, casi lo rechazas.

1. Al principio, esperas lo peor.

Después de una relación tóxica, no confías en nadie, ni siquiera en ti misma. Te preguntas cómo toleraste eso por tanto tiempo y entras en cada relación esperando lo peor. Durante un tiempo, no creerás que los chicos buenos existen porque durante tanto tiempo buscaste las cualidades equivocadas y aceptaste a muchas de estas personas que no te merecían.

2. Y pensar demasiado en todo.

Piensas que todos tienen motivos ocultos o no quieren decir lo que dicen. Cuando pillas a alguien mintiendo todo el rato, te vuelves una paranoica de cojones. No crees que las personas puedan ser honestas o decir lo que dicen. Haces suposiciones locas y dudas de personas realmente buenas solo por culpa de una sola.

Lo siguiente que sabes es que le estás explicando a este chico bueno cómo llegaste a esa conclusión en tu cabeza y está desconcertado. No porque lo hayas cuestionado, sino porque alguien te ha convertido en eso y todo lo que quiere es revertir el mal.

3. Creerás que es demasiado bueno para ser verdad.

Alguien que te trata tan bien tiene que ser demasiado bueno para ser verdad. Esperas que te enseñe la otra cara de la moneda y que esta desaparezca algún día. Esperas un final abrupto y sin cierre. Pero todos los días él te demuestra que es la misma persona que ha sido desde el principio. No te ha dado ninguna razón para cuestionarlo, pero no es él en quien no confías, son todos los del pasado.

4. Después de alejarlo.

Alguien del pasado te ha hecho creer que no mereces lo mejor. Entonces cuando lo obtienes lo rechazas. Temes algo bueno porque no quieres perderlo. No querrás resultar herida de nuevo, así que intentas arruinarlo tu primero. Pero te darás cuenta de todo lo que es diferente en este chico por que cuando echaras a correr, te perseguirá. Cuando lo alejes, te agarrará cerca y no te dejará ir.

5. Vas a esperar peleas.

Sigues esperando una pelea. Pero, en cambio, todo se discute y explica. Y luego hay una ola de comodidad y te das cuenta de que la gente normal no abandona al segundo que algo empieza a ir mal.

capaz

6. Te disculparás con demasiada frecuencia.

Se preguntará por qué te disculpas tan amenudo o por qué estás pidiendo perdón. Verá en tus ojos el dolor provocado por alguien del pasado que te hizo cuestionarte a ti misma. Verá el dolor en tu corazón tratando de amar nuevamente cuando solo conoces la angustia. Y te va a asegurar constantemente que todo está bien.

Cuando un chico bueno ama a alguien que está quebrado y que solo tuvo relaciones tóxicas, lo que hace es enseñarle que no se merece nada de lo que tuvo. Redefine estos estándares horribles y elige ser la excepción.

7. Te preguntas si estaría mejor sin ti.

Crees que estaría mejor sin ti, pero la verdad es que, así como ha mejorado tu vida, ha mejorado la suya también. Y sé que tienes miedo de amar de nuevo. Sé que tienes miedo de dejar que alguien cierre eso. Pero tu sensibilidad, tu compasión, tu fuerza, tu comprensión y la falta de juicio en todos es lo que te hace bella.

En el pasado, pudiste amar a alguien indigno de amor e intolerable. Encontraste lo bueno en ellos. Te arriesgaste y nunca te rendiste. Ahorra es tu turno de tener todo eso correspondido.

Esta nueva relación no es lo que estás acostumbrada, pero es exactamente lo que te mereces.

8. Sobrecompensas.

Y cuando finalmente te sientas cómoda y aceptes esta relación, amarás a esta persona con todas tus fuerzas. Pero no lo intentes demasiado. No creas que debes hacerlo. En el pasado, te enseñaron que tu mejor no es lo suficientemente bueno y tenías que esforzarte demasiado. Tuviste que competir, tenías que demostrar tu valía.

Lo que deberías haber aprendido es que lo mejor de ti fue más que suficiente y fue él quien no se lo mereció.

9. Entonces confías en él.

Llegará el momento en el que le contarás a este chico todo lo que pasó. Un momento en el que confías en él para dejarle que se acerque. Y cuando le cuentes tu pasado y las personas que te han lastimado, lo que encontrarás no es que va a desaparecer. Le acabas de dar una razón más para quedarse.

Sé que alguien en tu pasado te enseñó sobre el amor duro. Te enseñaron que la vulnerabilidad es una debilidad. Has tenido que ser fuerte durante tanto tiempo y has tenido que soportar muchas cosas que no merecías. Pero todo eso te ha hecho más bella de lo que crees. Y todo hará que la persona adecuada te aprecie por superarlo todo.

Y con lágrimas en los ojos, incluso estarás agradecido por una relación tóxica que no te destruyó, sino que te convirtió en la persona fuerte que eres hoy.

10. Finalmente, aprendes lo que es el amor.

Empiezas a darte cuenta de que la relación que solía definir tu estándar de amor estaba muy lejos de ser real. Aprendes que el amor no debe lastimarte o ser degradante. El amor no debe romper tu corazón solo para volver a reconstruirlo. El amor no es algo que viene en forma de celos, ni te está poniendo celosa ni está celoso de ti. El amor correcto no juega con tu corazón ni quiere verte dolorida.

Te das cuenta de que todo eso no era amor, sino control.

Te reconstruyes nuevamente y amas sin miedo, solo que esta vez lo haces bien.

El verdadero amor cura y eso es exactamente lo que ha hecho este.