Al hombre que me propondrá matrimonio:

Gracias por entrar en mi vida. Gracias por mostrarme que está bien ser quien soy.

Fuiste muy valiente cuando decidiste vivir con esta cabeza loca. Puedo ser un poco difícil de manejar, pero con el tiempo espero que te adaptes. Cuando me conociste, probablemente estabas pensando “esta chica no es una chica normal”, pero comenzaste nuestra historia.

Te quedas a mi lado cuando me pongo histérica por pequeños detalles. Te quedas a mi lado cuando me vuelvo demasiado emocional. Y tú estabas allí cuando necesitaba a una persona que estuviese allí para mí. Solo sentado conmigo en silencio. O hablando durante horas.

Me aceptaste por lo que soy. Tú aceptaste mis defectos. Y me has cambiado para mejor. Todos los malos hábitos que dejé solo gracias a ti. Me hiciste darme cuenta de lo fuerte que soy. Me hiciste darme cuenta de cómo vivir mi vida al máximo.

Quiero decirte que lo siento. Siento que nuestra relación no sea un arco iris de colores. Siento enloquecer cuando algo no sale como yo quisiera. Y siento mi mala actitud de vez en cuando.

En mi mente todo importa y siento esas pequeñas cosas que no teníamos por qué resolver, pero lo hicimos porque soy muy emotiva. Pero, incluso en ese momento, me amabas.

Siento las sesiones nocturnas de llanto.

Lo siento cuando te hago asegurarme cada cinco minutos que me amas.

Pero, para lidiar con semejante loca, se necesita un hombre especial. Estaba rezando para encontrar a alguien como tú. E incluso si lo hiciera, no me di cuenta al principio. Fui muy grosera contigo. Y sé cómo te sentiste. Lo siento especialmente por hacerte parecer un gilipollas.

Todavía no puedo creer que sigas aquí. No puedo creer que te hayas quedado.

Estoy agradecida por tener a un hombre como tú. Tú me respetas. Aprecias todo lo que tengo para dar. Y me aceptas por todo lo que soy. Pero, lo más importante, me amas.

Y me muestras tu mayor amor en el mundo entero.

Me haces sentir guapa. Me haces feliz. Y no puedo agradecerte lo suficiente por todo lo que eres.

Tengo tanto amor para darte. Y prometo amarte y valorar cada momento que pasemos juntos.

Gracias por elegirme. Todo de mí ama, todo de ti.