¿Alguna vez piensas en la época en la que eras ingenuo y luchabas por sobrevivir en la jungla llamada mundo de las citas? Y ahora probablemente te ríes de cada cosa que te hacía sentir frustrada porque lo has superado totalmente. Has superado totalmente a los hombres.

Ya no te importa lo que piensen de ti o cómo debes comportarte porque por fin has encontrado tu paz interior y tu felicidad. Te has convertido en tu prioridad número uno y estar soltera es lo mejor que te ha pasado.

8 señales de que has superado totalmente a los hombres porque estás demasiado ocupada pasándotelo en grande

1. Ya no estás ansioso cuando se trata de las primeras citas

Antes, te ponías tan nerviosa en las primeras citas que cada una de ellas empezaba con una sesión de vómitos y un eterno reajuste de tu maquillaje y tu ropa (hasta que por fin estabas lista). Pero ahora, te importa un bledo.

Te importa una mierda cómo te perciban porque si no les gustas tal y como eres, desde luego no te merecen. Las primeras citas son como un picnic para ti y si los dos no sois compatibles, al menos has disfrutado de la comida.

8 SEÑALES DE QUE HAS SUPERADO TOTALMENTE A LOS HOMBRES

2. Tienes diferentes prioridades

Ahora elegirás siempre Netflix and chill antes de ir a unas citas de mierda en las que sabes que te vas a aburrir. Eliges disfrutar de tu propia compañía antes de ir a una cita con alguien cuya personalidad es tan aburrida y molesta como pagar facturas.

3. Los tíos buenos están simplemente sobrevalorados

Has superado totalmente a todos esos tíos buenos que antes te interesaban porque tu perspectiva sobre ellos ha cambiado significativamente. A tus ojos, los tíos buenos están simplemente sobrevalorados y no merecen ni un segundo de tu tiempo.

Jugadores, narcisistas, manipuladores… Sabes de antemano qué mentiras te van a vender y simplemente te aburre pasar por todo ello una y otra vez.

4. Los buenos no son tan buenos como parecen

Y cuando se trata de chicos buenos, pueden parecer buenos al principio, pero cuando profundizas, en realidad están lejos de serlo. Pueden ser buenos en una cosa y un fracaso total en otras.

Y, desde luego, no te interesa estar con alguien cuyas habilidades sexuales son iguales a las de una patata. Puede que te colme de regalos y atenciones, pero al final del día sabes que te aburrirás de todo ello. Al fin y al cabo, lo que buscas es la originalidad y no un copiador deficiente.

8 SEÑALES DE QUE HAS SUPERADO TOTALMENTE A LOS HOMBRES

5. Tienes aversión a las cosas demasiado románticas

Las comedias románticas, tomarse constantemente de la mano, los abrazos y besos excesivos son cosas que te dan ganas de vomitar de nuevo (y esta vez por otros motivos). Estás harto de todos estos gestos románticos porque, en la mayoría de los casos, sabes que uno de los miembros de la pareja no está siendo genuino. Así que prefieres abrazar a tu oso de peluche antes que entregarte a unas sesiones románticas convencionales.

6. La gente ya no se interesa por tu vida amorosa

Ya no te preguntan por tus posibles parejas o por tu vida amorosa en general porque probablemente vean que estás soltero y arrasando. Tu vida amorosa se ha convertido en una especie de santo grial y simplemente saben que no deben molestarte con algunas preguntas tontas.

Y si tuvieras algo que decir, se lo habrías dicho hace tiempo, así que no tienen que preocuparse por tu vida amorosa. Lo único que “debe preocuparles” es que no te excedas en la diversión y te diviertas como nunca.

7. Miras el sexo de forma diferente

No necesitas que un hombre satisfaga tus necesidades porque eres capaz de hacerlo tú misma. Estás disfrutando de la exploración de tu cuerpo y cada día encuentras nuevos puntos y desencadenantes que antes no sabías que existían.

8 SEÑALES DE QUE HAS SUPERADO TOTALMENTE A LOS HOMBRES

Ya no ves el sexo como una necesidad. Es algo que eliges hacer o más bien no hacer (si tu pareja no es tan buena para satisfacer tus necesidades). ¿Y por qué vas a perder tu tiempo con alguien que no es capaz de corresponderte?

8. El afeitado no es algo que te moleste

Antes, te afeitabas dos o tres veces al día si era necesario, sólo para asegurarte de tener esa piel sedosa y suave, pero hoy te importa un bledo. Si no tienes ganas de afeitarte, no te afeitas.

Es tan sencillo como eso. E incluso si te metes en alguna acción en medio de la cual te das cuenta de que no estás afeitado, te sigue importando un bledo. Estás orgulloso de tu cuerpo tal y como es y si no les gusta, que se jodan.

8 SEÑALES DE QUE HAS SUPERADO TOTALMENTE A LOS HOMBRES