Cuando conocemos a alguien por primera vez, podemos juzgarlo rápidamente. Las primeras impresiones pueden tener un impacto duradero, pero incluso si se trata de alguien que conocemos desde hace tiempo, cuando hacemos un juicio, normalmente nos atenemos a él.

A menudo, si encontramos que una persona es maleducada, la descartamos como “no criada correctamente”, “rara” o simplemente “grosera”.

Muchas personas que sufren de ansiedad tienen mecanismos de afrontamiento y efectos secundarios que pueden parecer groseros, pero en realidad son causados por sus trastornos de ansiedad.

Queríamos compartir lo que algunos de estos gestos de’grosería’ y’maleducados’ hacen a menudo aquellos con ansiedad, pero que son malinterpretados por completo. Tal vez esto nos recuerde que debemos ser menos juzgados y más comprensivos.

1. Estamos encantados de conocernos, salir, hacer planes y divertirnos. Pero en el último minuto encontraremos una excusa para no ir, o 100 razones por las que no deberíamos. Cuando finalmente cancelamos, nos sentimos aliviados y terribles al mismo tiempo.

2. A veces, nos volvemos rápidos con la gente, tenemos un tono abrupto o áspero, o explotamos sobre algo que parece pequeño. Entendemos que nos hace parecer groseros, y realmente no queremos hacerlo. Nuestra ansiedad nos hace sentir siempre nerviosos de que, a veces, la más mínima cosa nos puede empujar.

3. Interrumpimos a la gente durante las conversaciones. A veces es simplemente porque sabemos que no recordaremos lo que queríamos decir dos segundos después. Vemos lo mucho que irrita a otras personas pero no podemos evitarlo, y siempre nos sentimos mal después.

4. A veces no hacemos contacto visual con la gente cuando nos hablan, o miramos nuestras manos, teléfono, o cualquier otra cosa que no sea la persona que habla. No es que seamos groseros, es que no siempre podemos soportar mirar a alguien a los ojos cuando estamos ansiosos.

5. Es posible que nos vean mucho en nuestros teléfonos en grupos. Sabemos que no es educado. No nos gusta cuando otras personas hacen esto. Pero si estamos teniendo un mal día de ansiedad, es una manera fácil de mantener nuestra mente ocupada y evitar que se convierta en un ataque.

6. Tendemos a distanciarnos de la gente porque queremos “centrarnos en nosotros”. No queremos desperdiciar el tiempo y la energía de alguien si no estamos en nuestro estado ideal, porque entonces no será divertido para ellos estar cerca de nosotros.

7. Podríamos evitar intencionalmente a alguien que conocemos en público. Suena grosero y nunca es porque no queremos verlos u oír cómo están. Es inseguridad por nuestra parte – el miedo de decir algo estúpido, o de ser raro, o de que no quieran hablar con nosotros.

8. Podemos ponernos muy sarcásticos y defensivos cuando estamos ansiosos… A veces sólo queremos que nos dejen en paz y es nuestro débil intento de alejar a la gente para crear un poco de espacio.