Cuando te encuentras en una relación casi, no haces las cosas a medias. Quieres contenerte, pero inviertes por completo.

Compartes todos tus pensamientos y sueños. Te ríes a todo volumen. Besas todo lo que puedes porque nunca sabes cuál de esos besos va a ser el último.

No amas a medias, aunque quizás lo harías si pudieras. Estás verdadera, loca y profundamente enamorada de tu casi persona, y no hay nada que puedas hacer para detenerte.

Al menos yo no podía. No importaba cuántas veces me dijera a mí misma que lo que tenía con él no iba a ninguna parte, que no debía dejarle entrar y que sólo iba a hacerme daño, dejé que las cosas evolucionaran.

Durante un breve pero largo momento, sentí que yo era la persona más especial para él. Sentí que yo importaba, y que no había nadie en este mundo que pudiera hacerme sentir como él.

No imaginé las cosas. No malinterpreté las señales. Todas estaban ahí.

6 COSAS QUE SUCEDIERON CUANDO DEJÉ MI CASI RELACIÓN

Le gustaba de verdad. Se sentía realmente atraído por mí. Realmente le importaba, pero tristemente, no le importaba tanto como a mí.

Nunca se preocupó lo suficiente como para salvar la distancia que separa el “casi” del “real”.

Así que solía vivir mi vida en la zona gris del “quizás”. Quizás algún día esté preparado para una relación.

Quizá me presente a sus amigos y a su familia. Quizá me trate como si le importara. Quizá se convierta en el hombre que merezco. Tal vez no haya lugar para los “tal vez”.

La lista de “quizás” se acumulaba, pero nunca era suficiente para llenar el vacío que había en mi interior y que crecía cada vez más con mi insatisfacción por la situación.

No sé en qué momento dejó de existir mi paciencia. No sé cuál fue la última gota que colmó el vaso y me hizo ver que ya era suficiente, pero sólo supe que tenía que terminar porque con él, nunca lo tendría todo. Nunca sería verdaderamente feliz.

Resultó ser la mejor decisión que tomé, y esto es lo que pasó cuando dejé mi casi relación:

1. Rompí mi propio corazón al dejarlo, pero había que hacerlo

Fue probablemente una de las cosas más difíciles que hice. Todavía me gustaba.

Todavía lo amaba. Todavía me importaba. Pero no podía soportarlo más.

Era el momento de retomar el control de mi vida. Era el momento de recordar lo que merecía y olvidar lo que sentía.

2. Me di cuenta de que también me quiero a mí mismo

Me di cuenta de que merecía ser amada de la manera en que lo amaba a él. Me merecía la misma comprensión y las mismas inversiones que le daba a él.

Me merecía algo más que casi. Me merecía a alguien que estuviera preparado para una relación o, al menos, a alguien que estuviera preparado para mí.

Tuvo mucho tiempo para llegar a ese punto, tal vez incluso demasiado. Me cansé de esperar.

3. Mi corazón necesitaba mucho tiempo para sanar

Todas las emociones eran reales, y esto no es algo a lo que se pueda dar la espalda tan fácilmente. Incluso cuando ya no formaba parte de mi vida, seguía queriendo saber dónde estaba y qué hacía.

Me llevó mucho tiempo dejar de acosarlo en las redes sociales y de preguntar por él. Me llevó mucho tiempo dejar el hábito de pensar en él.

6 COSAS QUE SUCEDIERON CUANDO DEJÉ MI CASI RELACIÓN

Tuve que pasar por lo que cualquier persona pasa después de la ruptura.

¿Y sabes qué? Sobreviví. Hice más que eso. Empecé a vivir realmente mi vida para variar.

4. Vi los aspectos positivos

Se acabaron las noches de insomnio que pasaba pensando en dónde estaba y con quién. ¿Todas sus amigas eran sólo amigas o eran como yo… más que una amiga menos que una novia?

Las lágrimas que derramaba mientras estaba con él solían doler más. Era devastadoramente doloroso tener a alguien cerca y no tenerlo del todo al mismo tiempo. Es el sentimiento más solitario del mundo.

Ya no había más “quizás”. Dejé de pensar en cosas que podrían ser, y me concentré en el aquí y el ahora. Decidí reconstruir mi vida ladrillo a ladrillo.

5. Descubrí una parte de mí que ni siquiera sabía que estaba ahí

Tenía que hacer algo para seguir adelante con mi vida. Por eso dejé de compadecerme de mí misma y de todo lo que podría haber sido pero no fue y empecé a actuar.

Probé cosas nuevas. Emprendí nuevas aventuras. Aprendí cosas nuevas y trabajé para mejorar mi vida.

A veces fracasé. A veces triunfé, pero lo intenté, y eso es lo importante.

Hice mi vida más interesante. Conocí a gente nueva y adquirí una nueva perspectiva de la vida.

6. Descubrí lo que quiero y con lo que nunca debo conformarme

Ahora sé que quiero una relación. No necesito una, y tan seguro como el infierno que no necesito una casi relación para ser feliz y completa.

Fui más miserable en mi casi relación de lo que podría ser por mi cuenta. Por eso no volveré a conformarme con eso.

Hasta que llegue alguien que esté preparado para una relación y que esté tan interesado en mí como yo en él, voy a seguir soltera y sacar lo mejor de ello.

6 COSAS QUE SUCEDIERON CUANDO DEJÉ MI CASI RELACIÓN