Disponible en Google Play

Cuando entramos en una relación, siempre esperamos lo mejor. Siempre queremos creer que las cosas van a funcionar a nuestro favor. Es muy inusual que alguien entre en una relación pensando que están destinados al fracaso. Siempre mantenemos un cierto sentido de optimismo y positividad en nuestras relaciones a medida que nos adentramos en ellas.

 

Sin embargo, no se puede negar la verdad de que las relaciones nunca son algo seguro – no importa cuán puras sean tus intenciones. Algunas relaciones empiezan bien y terminan estrellándose con el paso del tiempo.

Y por lo general, estas relaciones son destruidas por circunstancias que podrían haberse evitado con más vigilancia y mejor esfuerzo. No es ningún secreto que muchas relaciones terminan fracasando simplemente porque las personas involucradas en ellas no lograron que las cosas funcionaran.

 

Los grandes destructores de las relaciones no siempre tienen que ser eventos significativos que cambien la vida. Una ruptura no siempre tiene que ser provocada por un caso de infidelidad, un cambio de carrera o una gran discusión. Por lo general, las rupturas ocurren como resultado de asesinos incrementales que se acumulan con el tiempo.

Y lo peor de todo es que muchos de estos asesinos son silenciosos; flotan bajo el radar y nunca te das cuenta de que están dañando tu relación hasta que es demasiado tarde.

 

Así que siempre tienes que asegurarte de practicar buenos hábitos en tu relación día tras día. No querrás terminar perdiendo un amor perfectamente bueno sólo por tu imprudencia, ¿verdad? Tienes que mantenerte al tanto de las cosas. Asegúrate de que no eres culpable de cometer ninguno de estos errores en tu relación, y estarás bien.

1. Celos sin sentido

Es bueno actuar un poco posesivo en una relación. Hace que su pareja se sienta deseada y protegida. Pero estar demasiado celoso de nada es tóxico y está destruyendo tu romance.

2. Una renuencia a darse espacio unos a otros

El hecho de que estén en una relación no significa que tengan que pasar todo el tiempo juntos. Siempre es importante establecer un sentido de individualidad a pesar de estar en una relación. Dense espacio unos a otros para respirar y ser sus propias personas de vez en cuando.

3. Uso liberal del tratamiento silencioso

Nunca debes usar el tratamiento de silencio como una herramienta para obtener lo que quieres de una relación. Usted tiene que entender que parte de obtener lo que quiere de su pareja es poder comunicar sus necesidades de manera efectiva. No vas a resolver el problema con sólo mantenerte callado.

4. La negativa a participar en conversaciones difíciles

A veces, las discusiones más difíciles de tener son las más importantes. Y no puedes seguir posponiendo estas discusiones sólo porque de alguna manera te hacen sentir incómodo. Usted debe estar dispuesto a hablar con su pareja sobre cualquier cosa.

5. Un Demeanor negativo y una perspectiva sobre la vida

Deja de ser tan negativo y pesimista sobre todo. Vas a ser tan deprimente y nadie querrá estar cerca de ti si sigues siendo así.

6. Aireación de la ropa sucia de una relación

Mantenga en privado los aspectos más íntimos de su relación. No hay razón para que hables de tus problemas personales con tus amigos. Respete la privacidad de su pareja.

7. Dejar de cuidarse a sí mismo

Siempre asegúrate de cuidarte a ti mismo incluso cuando estás en una relación con alguien. Demuéstrele a su pareja que usted siempre está dispuesto a esforzarse para ser lo mejor para ellos.

8. Distraerse con demasiada facilidad

No dejes que las distracciones te saquen lo mejor de ti. Cuando pasen tiempo de calidad uno con el otro, asegúrense de colgar el teléfono. Concéntrense en ustedes mismos aunque sea por un momento. Concéntrense en el amor que se tienen los unos a los otros.

9. No escuchar activamente

La comunicación es un aspecto muy importante de cualquier relación. Siempre debe procurar comunicarse activamente con su pareja. Y parte de ser un buen comunicador es ser un buen oyente.

10. Argumentos inmaduros

Nunca recurra a ataques personales y comentarios malignos cuando estéis discutiendo entre vosotros. Siempre mantén las cosas civilizadas y maduras. Discutir como verdaderos adultos que están tratando genuinamente de escucharse el uno al otro en vez de derribarse el uno al otro.
11. Falta de hacer que los demás se sientan apreciados

No se den por sentados. Claro, es bueno que su relación haya alcanzado por sí misma una sensación de estabilidad. Pero eso no significa que se le permita ser complaciente. Asegúrese de que su pareja sepa lo mucho que usted los aprecia. Haga que su presencia en su vida se sienta validada.

12. Expectativas Irrazonables

Siempre hay que ser capaz de mantener expectativas razonables el uno para el otro y para la relación. De lo contrario, se están preparando unos a otros para el fracaso y la decepción; y nadie quiere eso.