Skip to Content

Yo Elegí Amarte Y Tú Elegiste Destruirme

Elegí amarte. Elegí darte mi corazón sin pensarlo dos veces y todo lo que hiciste a cambio fue herirme como nadie antes. No tenías que hacer eso. No tenías que estar conmigo si no sabías lo que querías. Podrías haber dicho que no.

En vez de eso, fuiste tú quien me persiguió. Tú eras el que quería estar conmigo. Por qué? ¿Era sólo un juego para ti? ¿Fui sólo una víctima hasta que algo mejor apareció?

Bueno, cariño, supongo que no era más que eso. Todavía recuerdo el día en que tontamente trataste de ligar conmigo con la frase más graciosa que jamás había oído. Me gustaste al instante. Pensé que eras diferente a los otros.

Y al principio, eras especial. Nunca había conocido a nadie como tú. Así que, me enamoré de ti tan rápida y fácilmente. Me cautivaste a los pocos días, pero pensé que sentías lo mismo. Nos divertimos mucho juntos. Nos reímos, peleamos, lloramos. Fue una hermosa relación que podría haber durado para siempre. ¿Por qué tuviste que arruinarlo?

Todavía me duelen los hermosos momentos que pasamos juntos, incluso ahora que me has hecho daño. No importa lo que haya pasado entre nosotros, siempre apreciaré lo que tuvimos juntos, aunque tú lo arruinaste en un abrir y cerrar de ojos.

Me destruiste en cuanto la viste.

Ni siquiera sabías lo que vendría después, o tal vez lo sabías… pero me gusta pensar que significaba tanto para ti que no te olvidaste de mí tan pronto como viste a otra chica bonita.

Me destruiste poco a poco, más y más con cada golpe de su mejilla.

Me destruiste con cada mentira que inventaste para ocultar que estabas con ella. Me destruiste con cada beso que le diste y cada promesa que le hiciste.

Yo fui a quien le hiciste promesas y le diste besos apasionados. Yo era la que se suponía que iba a ser tuya para siempre. Pero, lo arruinaste y después te arrepentiste. Pero adivina qué. No me importa lo que sientas, ni un poquito. Puedo encontrar en mi corazón el perdón, pero nunca lo olvidaré.

Después de que me enteré, querías hacer cualquier cosa para recuperarme. Me dijiste que la habías dejado y lloraste, de rodillas delante de mí, rogándome que te llevara de vuelta, diciéndome que habías cometido un gran error.

Me dijiste que no sabías lo que tenías y que no lo habías apreciado. Es cierto, pero eso no hace que nada sea mejor.

Elegí amarte y tú elegiste destruirme.

Estaba herido y destrozado. Tú fuiste el responsable de eso. Tienes que lidiar con ello.

Quería llevarte de vuelta. Quería olvidarlo todo y fingir que nunca pasó nada, pero no pude. Te habías pasado de la raya.

Me tomaste por tonto. Me usaste y tomaste mi corazón, lo masticaste y lo escupiste como chicle usado.

Me destruiste cuando me trataste como si fuera tu enemigo.

Como si no fuéramos extraños, sino enemigos jurados. Nadie deja su amor solo y roto. Nadie causa a su amor el dolor que tú me causaste. Nadie miente en su amor para cubrir sus pecados. Me destruiste porque no eras mi amor después de todo. Te di todo y tú no me diste nada.

Me destruiste porque actuaste como si no significara nada para ti.

Me destruiste porque pasaste por encima de todo lo que habíamos pasado juntos. Me destruiste porque ya no era tu amor, esperanza o futuro y me habías prometido que duraríamos para siempre. Te creí y mentiste.

Me destruiste y me dejaste sangrando por las heridas que me diste.

Y querías disculparte. Querías ayudarme a curar las heridas que me diste. ¿No es eso cruel? Me lastimaste y me dejaste solo en la oscuridad. ¿Cómo pudo pasar por tu mente que yo lo olvidaría y te daría otra oportunidad? Lo siento, pero ahora amo mi vida y a mí mismo un poco más.

Me destruiste y me llevaste al estado en el que no estaba orgulloso de estar.

Busqué alcohol y drogas para adormecerme y para no pensar en ti y en lo que me habías hecho. En ese estado, me enfrenté a mi mayor temor de estar sola. Y sabes qué, me ayudaste cuando me quebraste, porque me di cuenta del verdadero valor que realmente tengo y que preferiría estar solo que roto por un idiota como tú.

Me destruiste y me las arreglé solo.

Me las arreglé para zambullirme en ese océano de dolor y pena en el que trataste de ahogarme. Al principio, sólo intentaba sobrevivir cada segundo de mi vida. Luego estaba tratando de sobrevivir cada mañana siguiente… y luego sobreviví a todo.

Está hecho, tú elegiste romperme y destruirme y yo elegí amarte. Ahora, es hora de ver quién se queda con qué. Sé que estaré bien. Sé que tengo dolor y angustia de tu parte, pero en cierto modo, es hermoso porque me hará mejor y más inteligente. No necesito que te disculpes porque el karma es una perra y probablemente tendrás lo tuyo. Incluso me siento triste por ti y no quiero que sufras como yo lo hice.

Pero, una vez más, tal vez aprendas algo como yo. Tal vez tu dolor sea tan hermoso para ti como lo fue el mío para mí.