¿Qué puedo decir? Soy un luchador. Voy hasta el final. No me rindo cuando las cosas se ponen feas ni cuando estoy cansado. De alguna manera siempre encuentro combustible para mis batallas. Encuentro fuerza incluso cuando otros habrían perdido la esperanza hace mucho tiempo.

Nunca me doy por vencida con la gente que amo. Lo sabes bien, ¿no? Porque merecías verme dándote la espalda, pero no lo hice. No lo hiciste porque pensé que valías la pena luchar.

Pensé que se supone que es así de duro, que el amor debe doler a veces, que tengo que caminar millas de dolor antes de llegar a sentir un rastro de felicidad. Así que luché por ti como nunca antes lo había hecho por nadie.

La vida fue dura para mí, pero aprendí a no rendirme fácilmente. Lucho e intento y caigo sólo para levantarme de nuevo y sigo luchando por lo que quiero hasta que ya no puedo luchar más, hasta que rendirme es la única opción que me queda.

Y aún así me convenzo de intentarlo una vez más, que tal vez este último intento hará la diferencia. Y no tienes ni idea de lo tóxico que es esto para mí.

Eres algo especial, ¿sabes?

Te amé. Te amé incluso cuando me diste todas las razones para no hacerlo.

Incluso cuando me trataste como si no tratara a la persona que más odio en este mundo. Jugaste conmigo. No dejabas de hacer promesas que nunca pensabas cumplir y te alimentaste de mi dolor. Todo lo que viví contigo fue una decepción tras otra.

Me dije a mí mismo que no importaba y me convencí de que las cosas iban a cambiar muy pronto. Pero las cosas nunca cambiaron contigo.

Las cosas nunca cambiarán contigo. Eres quien eres. Y no ves que hay algo malo en ti.

No ves que hay nada malo en cómo tratas a los demás o en cómo me trataste a mí. Y honestamente, yo tampoco lo vi por un tiempo. Pero finalmente abrí los ojos.

Por fin puedo verte como eres. Finalmente puedo dejar de engañarme y decirme a mí mismo que eres un buen tipo. No eres un buen tipo.

Ya no mereces la pena luchar…
Ahora entiendo cómo no puedo arreglarte. No sólo yo, sino que nadie podrá arreglarte porque no quieres que te arreglen.

Lo que sí quieres es alguien que se incline hacia atrás incluso cuando no levantes un dedo por esa persona.

Supongo que te enseñé que las cosas pueden funcionar así. Pero ese fue mi error, el que estoy más que dispuesto a corregir ahora.

Honestamente no lo entiendo. ¿Cómo es que mis esfuerzos no fueron suficientes para que tú también quisieras intentarlo? ¿Cómo es que no deseabas tener una relación feliz, amar y ser amado cuando me viste esforzándome tanto por ti? De todas formas no importa. Tendré que aceptar el hecho de que algunas preguntas quedarán sin respuesta.

No tienes ni idea de qué tipo de batallas internas he luchado. Mi corazón me decía una cosa, pero mi mente seguía diciéndome algo completamente diferente. Y debí haber escuchado a mi mente, pero no lo hice.

No tiene sentido llorar por eso ahora.

Siempre fui alguien que se guiaba por las emociones. Pero esta vez, me niego a escuchar mis emociones. Esta vez, me niego a dar todo de mí a alguien que no lo aprecia.

Nunca me valoraste realmente.

Nunca apreciaste mis esfuerzos y nunca te preocupaste por lo que nos pasa.

Mientras yo intentaba hacernos trabajar, tú vivías la vida como si yo no estuviera en ella. ¿Y sabes qué? Lo menos que puedo hacer ahora es dejar de luchar por alguien que no me merece.

Al final del día, cuando me meta en la cama y cierre los ojos, no me arrepentiré.

No tendré ningún demonio acechándome o mi pasado tratando de arrastrarme a un abismo. Porque sé que he luchado por más de lo que te mereces. Mi conciencia es pura.

Desafortunadamente, no estoy seguro de que puedas decir lo mismo.

Dentro de unos años, cuando mires atrás en tu vida, apuesto a que habrá un par de arrepentimientos sobre mí. Pero lo que más lamentarás es no haberme dado otra opción que renunciar a ti.

Al final del día, me di cuenta de que está bien luchar por alguien que te ama. No está bien luchar por alguien que te ama. Hay una gran diferencia.