Skip to Content

Una Carta A Mi Ex Tóxico: Gracias Por Hacerme Más Fuerte

Ni en un millón de años podría haberme imaginado enamorándome tan profundamente de otra persona hasta que llegaste a mi vida. Tú lo eras todo para mí. Habría ido hasta el fin del mundo sólo para hacerte feliz. Porque la felicidad me consumió cuando empezamos a salir.

Todo lo que teníamos parecía tan surrealista, como una especie de sueño del que no quería despertar. Resultó que era sólo un sueño, y desafortunadamente no tuve otra opción que despertarme. Y cuando la realidad me golpeó, sentí que esos sueños eran historia y que había despertado de mi peor pesadilla.

Eso es lo que eras para mí: el sueño más hermoso y la pesadilla más horrible.

A menudo escuché historias sobre cómo la gente cambia, cómo algo dentro de ellos está podrido y son capaces de ocultarlo durante mucho tiempo, pero en algún momento, tiene que salir a la superficie. Me hiciste un creyente y un narrador de esas historias horribles.

Dijiste que me amabas, pero nunca supiste cómo amar. Amabas con un amor tan tóxico que casi me mata por dentro.

No podía verlo entonces, pero ahora lo veo claramente; tú eras como un titiritero, moviendo cada una de las cuerdas. Tenías todas las palabras correctas. Sabías exactamente qué decir y cómo decirlo, para meterte en mis asuntos y hacerme hacer las cosas a tu manera.

Tus habilidades de manipulación estaban fuera de mi área de especialización, ya que nunca antes me había encontrado con alguien como tú. Mezclaste lo bueno con lo malo tan hábilmente y tan naturalmente que no tenía idea de lo que estaba pasando hasta que todo terminó.
Nunca nada fue tu culpa; me hiciste cargar con la culpa de las cosas que sabía que no eran mi culpa. Cuando te enfadabas y me gritabas, también era culpa mía, te obligué a hacerlo. Fui responsable de sacarte de quicio hasta el último de tus nervios.

Gritabas y gritabas y me hacías sentir como el ser más pequeño y sin sentido de este planeta en un momento y otro, ponías excusas por tu comportamiento y endulzabas todo lo que pasaba.

Dirías cualquier cosa en lugar de admitir que tú eres el culpable. Disculparte nunca fue algo con lo que te sintieras cómodo. Siempre fue más fácil para mí rendirme y perdonar. Hasta que ya no pude más.

Hasta que un día decidí que ya era suficiente y tuve que escapar de ese infierno que había estado viviendo contigo. Todavía te amaba, pero no tenía otra opción que trazar la línea y ponerme a mí mismo en primer lugar. Olvidé cómo hacer eso contigo. Olvidé cómo amarme, respetarme y atesorarme.

Me estoy reconstruyendo ladrillo a ladrillo, día a día, sin importar cuánto tiempo me lleve. Quiero ser la mejor versión de mí mismo. Quiero una relación normal y saludable cuando esté listo para ello.

Quiero a alguien que me llene de besos en vez de ahogarme en lágrimas.

Todos mis sentimientos te pertenecían, pero ya era hora de que volvieran a mí. Es mi momento de ser verdaderamente feliz y sé que no tienes cabida en mi vida si quiero conseguirlo.

Así que, gracias por mostrarme de qué estoy hecho. Gracias por mostrarme que soy más fuerte de lo que pensaba. Porque dejarte requería la fuerza que no sabía que tenía. Gracias por enseñarme cómo debe ser el amor. Gracias por permitirme reconocer lo correcto cuando finalmente se cruza en mi camino.

Gracias y adiós para siempre. Ya no eres parte de mí ni de mi vida y ya no tienes un lugar en mi corazón.