Skip to Content

Una carta abierta al hombre que me destrozo

Querido “Amor de mi vida”,

Antes que nada, quiero agradecerte por mostrarme lo que no merecía.

No me merecía esas palabras desagradables que me gritaste y el escupitajo en mi cara que recibí. Esto sólo te hizo sentir más hombre y me destruyó por completo.

No merecía degradación y que me insultaran. Me hiciste sentir como si no fuera nada más que para que pudieras sentir el poder, el poder que probaste cuando me hiciste incapaz de hacer algo para salvarme.

No merecía despertarme en medio de la noche cubierto de sudor porque tuve pesadillas contigo en el papel principal. No estabas a mi lado para verme en agonía. No te importó lo que me pasó. Lo único que te importaba era satisfacer tus necesidades y tu egoísmo.

No merecía todos esos ataques de ansiedad cada vez que pensaba u oía hablar de ti.
No merecía la falta de amor que recibí de ti y sobre todo, no merecía que me engañaras.

Ahora, lo que tengo que decirte es gracias.

Gracias por hacerme darme cuenta de que no me merecías!

Gracias por esa noche de horror cuando me golpeaste hasta matarme emocionalmente. Sólo entonces pude nacer de nuevo. Esa noche fue la noche en que me diste el valor para dejarte finalmente. Sé que pensabas que todo lo que me habías estado haciendo estaba bien, pero estabas muy equivocado. No tratas a la mujer que amas como una mierda. No la llevas al límite. No le destruyes todos los deseos de seguir viviendo.

En vez de eso, la mantienes como la cosa más valiosa de tu vida. Porque en el fondo, sabes que ella es una mujer a la que hay que amar y que tú fuiste un bastardo afortunado para ganártela. Con una mujer así, no juegas juegos mentales ni le haces todas esas cosas horribles. La aprecias y le das gracias a Dios todos los días por tenerla en su vida. Pero tú no hiciste eso, ¿verdad? Te aprovechaste de ella y destruiste su vida para siempre porque incluso cuando se las arregló para alejarse de ti, ya no era la misma persona.

Mataste a esa mujer que solía ser, y alimentaste a una nueva, perfecta para ti, tal como te gustaba.

Una carta abierta al hombre que me destruyó

Juraste que la amabas. Cada vez que hacías otra cosa horrible y ella quería irse, le rogabas que se quedara. Juraste por tu vida que la amabas y que querías ayudarla. ¡Qué montón de mentiras!

Pero aún así, hay algo que no puedo entender. ¿Cómo puede una persona como tú atreverse a decir’te quiero’ a alguien? Esas tres palabras representan algo que no puedes comprender. Ni siquiera sé por qué dijiste que me amabas cuando no lo sentías. Tal vez querías engañarme y aprovecharte de mí. Tal vez en el fondo, eras un hombre destrozado que no sabía cómo amar a una mujer, así que me hiciste todas esas cosas desagradables. Tal vez realmente pensaste que tenías razón, que estás haciendo lo correcto. Tal vez eres un psicópata.

Siempre me preguntaba dónde está tu conciencia. Siempre me he preguntado si es difícil para ti cuando te vas a dormir. ¿Está su mente y su alma a gusto? Pero nunca obtuve una respuesta a esas preguntas. Ni siquiera estoy seguro de que lo hayas pensado porque todo lo que me hiciste te pareció tan natural.

Tú no me amabas. No puedes amar a nadie. Tal vez sólo te gustaba la idea del amor, así que lo intentaste y yo era tu’conejillo de indias’. Pero, déjame decirte algo. Fallaste y fallaste mucho.

Tontamente, fui yo quien te amó de verdad, pero no debí haberte amado en absoluto. Yo era el que estaba preparado para mover montañas por ti y todo lo que me quedaba era un trozo de uno de ellos que se rompió y me golpeó. Yo era el único que lo intentaba y el único que luchaba por lo que tú llamabas “amor eterno”. ¿Y qué obtuve al final? Tengo cicatrices emocionales que nunca van a sanar. Tengo recuerdos que nunca van a desaparecer.

Todavía oigo el eco de tus duras palabras en mi cabeza. Siento que me persiguen y me hacen temblar. Me da frío sin razón y luego recuerdo que estaba pensando en ti. En ese entonces, empecé a sentirme entumecido cada vez que me insultaste. Pensé que era porque me estaba acostumbrando. Sólo ahora, cuando esas palabras del pasado me persiguen, me di cuenta de que estaba embotellando esos sentimientos para poder sobrevivir. Cerré con llave lo que quedaba de mí en mi interior, con la esperanza de que algún día lo encuentre pronto. Ese era mi mecanismo de defensa y ahora sé qué clase de horror sobreviví gracias a ti. Ahora que estoy lejos de ti, por fin soy consciente de la suerte que tengo de poder seguir viviendo.

Finalmente me doy cuenta de lo afortunada que soy de tener otra oportunidad, no sólo por amor, sino también por la vida. Ahora me doy cuenta de lo fuerte que soy y esta vez me prometo que nunca dejaré que nadie me haga daño como tú lo hiciste.

Mi comportamiento, todo lo que hice y lo que fui, nunca fue lo suficientemente bueno para ti. Para ti, yo era un pedazo de arcilla listo para ser moldeado. Hoy, me doy cuenta de que ya era una obra maestra hasta que me arruinaste tratando de “mejorarme”.

En el pasado, cuando te amaba, pensaba que eras la luz al final de mi túnel oscuro. Pero, tú eras la oscuridad que me retenía. Tú eras la sombra que me arrastraba más profundamente, cada vez que buscaba la luz para salvarme. Todo este tiempo fuiste el hombre que me retuvo para alcanzar mis metas y hacer realidad mis sueños. Y la parte más triste fue que querías que creyera que me estabas ayudando a levantarme y que todo ese tiempo me estabas empujando más profundo en una vasta nada.

Aunque pensara que eras el amor de mi vida, en realidad eras mi peor enemigo. Y a decir verdad, todavía no entiendo cómo pudiste hacerle eso a la mujer con la que vivías. ¿Cómo pudiste decirme que me amabas si no lo decías en serio? Supongo que eras ese tipo de hombre al que le importa un bledo lo que la gente piense de él. Y en este caso, no te importaba lo que yo pensara de ti porque si lo hubieras hecho, lo habrías pensado antes de hacerlo, pero cuando estábamos juntos, siempre actuabas y luego pensabas. Pero, entonces era demasiado tarde para el perdón.

Una persona puede tomar lo suficiente. Cuando piensas que has llegado al límite, no estás ahí todavía. Cuando piensas que no puedes soportarlo más, no estás ahí todavía. Pero, cuando ya no te importa, cuando todo es igual si vives o mueres, cuando los días y las noches se ven completamente iguales, es cuando ya has tenido suficiente.

Me hiciste creer en cosas que no son reales. Me intimidaste para que confiara en ti. Me dijiste que era imposible vivir conmigo. Me dijiste que estaba loco, que necesitaba ayuda. Me dijiste que no era adorable, pero eras tú quien no podía manejarme. Lo dijiste porque me viste haciendo cosas de las que no eras capaz. Sólo porque yo era más fuerte que tú, querías menospreciarme y hacerme enojar. Querías tener control sobre mí. Eras mi mal necesario: el narcisista disfrazado y el hombre que sólo sabía hacerme sentir como una mierda con las palabras. Sabías exactamente dónde golpear. Sabías exactamente cómo destruirme.

Después de que han pasado los años, sólo necesito decirte una cosa.

La chica a la que “moldeaste” en una cosa lamentable y sin sentido se ha convertido en una mujer poderosa e irrompible.

Gracias por ser parte de mi vida.

Gracias por hacerme darme cuenta de que era el único que podía salvarme.