Hay una frase “nadie te amará hasta que aprendas a amarte a ti mismo” que creo que es muy falsa. Cuando estaba luchando, conduciéndome por el camino más oscuro, la visión salada y borrosa, los ojos enrojecidos, el corazón apesadumbrado por el dolor, era entonces cuando más necesitaba ser amado.

A veces todo lo que necesitas es uno. Una persona que te diga que todo va a salir bien. Que vas a estar bien. Una persona puede cambiar todo.

Yo no me amaba a mí mismo, pero tú sí.

Me diste un rayo de esperanza de que las cosas empezaran a cambiar. Que valía la pena luchar por el futuro. Me miraste a los ojos y me viste hermosa; tu amor me cambió. Me diste un soplo de aire fresco cuando más lo necesitaba. Secando mis lágrimas, dándome abrazos, llamadas a las 3 de la mañana cuando acabas de escuchar.

Porque los lugares más oscuros ya no son tan oscuros cuando a alguien no le importa sentarse con usted; los más oscuros finalmente desaparecen porque no pueden soportar la luz. Tu amor iluminó el lugar donde no me amaba a mí mismo. Tu amor y paciencia fueron la luz que rompió esa oscuridad. El efecto que tuviste en mí es inconmensurable.

Aquellas partes de mí que sólo te mostré – los arrepentimientos, la culpa y los pensamientos dolorosos; los rincones sombríos y las partes ocultas, tu amor, los calentó, mis imperfecciones, los abrazaste. Nunca me dijiste que debía sonreír más, pero me hiciste sonreír de todos modos; pieza por pieza, reconstruiste mi dolorida mente, corazón, cuerpo y alma.

Nunca dejes que nadie te diga que no vale la pena ser amado si no te amas a ti mismo.

Todos pasamos por momentos de oscuridad en los que no tenemos que esconder lo que es sangriento y desagradable. Un verdadero amigo te amará sin importar tu estado más cómodo, y si eso sucede en sábanas llenas de lágrimas, llorando porque necesitas un momento antes de volver a levantarte, entonces has encontrado un amigo que vale la pena.

Al amigo que me amó a través de mi depresión,

Gracias.

A veces todo lo que necesitas es uno.