Skip to Content

Todo Lo Que Necesito Es Un Hombre Que Realmente Se Preocupe Por Mí

No puedo creer que siga creyendo en el amor después de todo lo que he pasado, pero lo creo. Creo que está en algún lugar ahí fuera para mí. Pero aún no me ha encontrado.

Y sólo porque crea en el amor, no significa que no le tenga miedo al mismo tiempo. Cada vez que le daba mi corazón a alguien, lo devolvía más disperso que antes.

Para ser honesto, estoy cansado de ello. Parece que estoy chocando con una pared de ladrillos, y mi vida amorosa esencialmente no va a ninguna parte. Estoy corriendo en círculos interminables con hombres que me hacen perder el tiempo.

El universo no está prestando atención. Dije que quiero un hombre al que le importe una mierda, no un hombre que me trate como una mierda. Hay una gran diferencia.

Por ahora, todo lo que experimenté fue un mal trato, hombres que no sabían lo que querían de la vida, y mucho menos de mí, los que al principio lo dan todo y de repente se alejan, los que no están listos.

Para ser honesto, estoy harto de esto. Por eso decidí ser más claro sobre lo que quiero de un hombre. Decidí que es hora de cambiar mi mal gusto por los hombres y esperar a alguien que se preocupe por mí.

Necesito un hombre que no pueda imaginar todo el día sin saber nada de mí.

Nadie está demasiado ocupado para enviar mensajes de texto o llamar al menos una vez al día. Sólo toma unos minutos, pero significa mucho. Significa que estás en su mente. Significa que está dispuesto a invertir en su relación. Significa que le importa.

Ya no puedo poner excusas a los hombres que se olvidan de mí tan pronto como me pierden de vista. Me niego a permitir que cualquiera que no haga ni un poquito de esfuerzo me haga perder el tiempo.

Necesito un hombre que esté ardiendo con el deseo de verme.

Odio esa sensación cuando alguien está “meh” contigo. Quiero a alguien que me extrañe cuando no me vea por un tiempo. Quiero sentir que mis huesos casi se rompen por su abrazo.

Quiero un beso apasionado ‘hola’ y al menos un beso ‘adiós’. Necesito un hombre que esté seguro de sus sentimientos. No puedo manejar la mitad de los compromisos y la flaqueza. Necesito un hombre de verdad que esté dispuesto a todo.

Necesito un hombre que me dé más que palabras.

He tenido mi parte justa de palabras vacías, falsas promesas y “Te amo” que nunca fueron respaldadas con acciones. Escuchar cosas no significa nada cuando se puede sentir.

Valoro a un hombre que me demuestre que me ama más que a aquel que sólo habla de amor. Quiero sentir que estoy viviendo en un sueño porque me trata tan bien que no puedo creer que sea real.

Necesito un hombre que se dé cuenta de que me siento deprimido y que haga todo lo posible por levantarme.

No, no necesito un héroe. He sido mi propio héroe durante mucho tiempo. Sólo necesito un hombre que sea observador. Que no se irá cuando vea lo molesto que estoy.

¿Quién estará a mi lado aunque no sepa qué decir? Necesito un hombre que escuche y entienda. que hará una broma para hacerme sonreír por un momento. Yo haría lo mismo por él.

Necesito un hombre que esté dispuesto a resolver problemas y no a esconderlos bajo la alfombra.

Quiero a alguien que esté dispuesto a hablar después de cada discusión. Alguien que no me da la espalda y me da la espalda.

Necesito a alguien que no me culpe por todo y que entienda que nuestros problemas no deben ser mayores que nuestro amor por los demás. Podemos superar cualquier cosa si ambos estamos dispuestos a trabajar en ello.

Necesito un hombre que me quiera por mí.

Necesito un hombre que no intente cambiarme. Necesito a alguien que me quiera tal como soy. Él es el único que podrá manejar mis defectos y disfrutar de mis virtudes.

Con orgullo me tomará de la mano y no dudará en decirle al mundo que soy alguien especial para él. Nunca me menospreciará. Él será quien me dé el empujón que necesito para ser aún mejor.

Necesito un hombre al que le importe una mierda.

Sólo entonces todas las cosas que he enumerado anteriormente funcionarán sin problemas. Todo fluirá naturalmente. Él se esforzará, yo me esforzaré y nos encontraremos a mitad de camino.

En vez de ser la única que le da su corazón, cuerpo y alma en la relación, todo será recíproco. Lo esperaré, y no me conformaré con menos.