Skip to Content

Todavía te extraño, pero no quiero que vuelvas a mi vida

Nunca me hubiera imaginado que era posible extrañar tanto a alguien pero no desearlo en tu vida. Suena absurdo, lo sé. No creí que algo así fuera posible hasta que lo experimenté yo mismo.

Estuvimos juntos durante 4 años y pasamos por muchos altibajos, desafíos y pruebas. Y entonces, todo se desmoronó. Nos separamos. Todavía siento un nudo en la garganta mientras digo esto.

Hace medio año que ya no estamos juntos y lo único que me queda son mis recuerdos. Recuerdos que siempre atesoraré.

Recuerdos que me hacen extrañarte todos los días.

Recuerdos que me hacen extrañar las cosas que hicimos juntos. Los momentos en que nos divertíamos y reíamos. Los momentos de pura alegría y felicidad.

Te extraño cuando paso por los lugares donde solíamos ir juntos. Te echo de menos cuando, por casualidad, oigo tu canción favorita. Cuando salgo con mis amigos y hablo con ellos de cosas de las que me gustaba hablar contigo. Cuando me despierto de una pesadilla y no estás ahí para decirme que todo va a salir bien.

Te extraño cuando cierro los ojos. Porque la imagen y los recuerdos de ti vienen a mi mente y dejo que ellos tomen el control sobre mí.

Te extraño aún más cuando pienso en cómo las cosas no volverán a ser como antes.

A menudo me pregunto si hay alguna manera de dejar de pensar en ti, si puedo bloquearte de mi memoria. E intento encontrar razones para odiarte, pero no puedo.

Y sí, a menudo pienso en ti. Y mi corazón todavía me duele. Y a veces, no puedo evitar que mis lágrimas caigan. Pero no!

No quiero que vuelvas a mi vida.

Ya no necesito que me digas que arreglarás todo y harás que las cosas sean como antes. No quiero que me digas que mejorará.

Ya no intentaré que las cosas funcionen. No voy a intentar cambiarte más. No voy a invertir mi energía en algo que podría colapsar fácilmente de nuevo.

Tal vez no siempre se trata de intentar arreglar las cosas, tal vez se trata de empezar de nuevo y crear algo mejor.

Aunque hay muchas cosas que todavía extraño, hay otras que no extraño. No lo hago y nunca echaré de menos tus mentiras, tus culpas, tu indiferencia.

Aquí es donde estamos destinados a estar ahora mismo, yo aparte de ti.

Y aunque mi dolor aún no ha desaparecido y todavía siento el vacío que nuestra ruptura ha creado en mí, no volveré al lugar donde solía estar. Ya no seré parte de la relación que gradualmente comenzó a chuparme la felicidad. Para hacerme sentir emocional y físicamente agotada. Para hacerme sentir confundida, vacía, sola.

Cuando la relación en la que han trabajado y dedicado toda su energía y tiempo a desmoronarse, se dan cuenta de que el amor no se ve como pensaban que se vería. Te das cuenta de que a veces los compañeros son tóxicos el uno para el otro.

Me di cuenta de que nuestra relación no nos permitía crecer. No nos dejó ser quienes somos.

Me di cuenta de que el amor puede hacerte sentir que tu vida es un cuento de hadas, pero también puede impedirte ver la verdad que está justo frente a tus ojos. La verdad es que no están destinados a estar juntos.

Pero, tal vez así es como funcionan las cosas. Tal vez a veces, sólo tienes que seguir echando de menos a alguien, hasta que te levantas una mañana y te das cuenta de que ya no lo haces.

Sé que separarse de ti fue lo mejor que pudimos hacer. No fue fácil, pero me habría dolido aún más si me hubiera quedado. Si hubiera seguido intentando arreglar nuestra relación rota.

Estar separado de ti me ha hecho amar y apreciarme más a mí mismo y a la vida. Y sé que mejoraré con el tiempo.

Sé que encontraré a alguien a quien no tenga que arreglar. Alguien que esté dispuesto a mantenerme en su vida para siempre.