Todavía creo que eres mi alma gemela. Sigo creyendo que tú y yo tenemos asuntos pendientes. Sigo creyendo que hay más en nuestra historia.

El verdadero amor tiene el hábito de regresar. Nuestro amor no es perfecto, pero es verdadero.

Cuando te conocí, sentí algo. Sentí algo que nunca antes había sentido. La forma en que me sentí cuando estaba a tu lado fue increíble.

Tú eres mi persona.

Nada se puede comparar con la forma en que me miras. Me ves. Me entiendes. Me conoces.

Te encantaron todas mis pequeñas rarezas. Conocías mis defectos y me amabas más por ellos. Cada parte de mí era un libro abierto para ti. Leíste mi mente y entraste en mi alma.

Parecía imposible que algo se interpusiera entre nosotros. Pero la vida tiene una forma de desequilibrarnos.

Das un giro equivocado y terminas en un lugar completamente inesperado.

La forma en que dejamos las cosas no fue genial, pero debes saber que aún pienso en ti. Cada pequeña cosa me recuerda a ti.

Sé que suena como un cliché, pero veo tu cara en todas partes.

Viviendo sin ti, la vida se siente mal. Parece que nada de lo que hago es suficiente. Nada me hace sentir completo.

Eso es porque eres el único que puede hacer eso, completarme.

Me rompe el corazón pensar que no hay forma de que estemos juntos. Hay un aura de tu presencia en todos los lugares a los que voy y nunca he empezado a sentirme separado de ti.

A los ojos del resto del mundo, me he alejado de ti. Lo he olvidado y he empezado a vivir mi vida sin ti.

Pero debes saber esto: Eso nunca, nunca será verdad. El día en que esté sobre ti, sobre nosotros, nunca llegará.

A veces me vuelve loco. Investigo historias de personas que han roto pero que al final terminaron juntos. Secretamente espero que esa sea nuestra historia.

Espero que, un día, tengamos las agallas y la energía necesarias para resolver todos nuestros problemas.

No quiero que empecemos de nuevo, quiero continuar donde lo dejamos. Quiero que aceptemos lo que pasó y que reconozcamos que habrá más momentos difíciles en el futuro.

Quiero que esto nos dé la fuerza para afrontar nuestros problemas una vez que estemos juntos de nuevo, si es que ese día llega.

Si por casualidad, por suerte o por elección no volvemos a estar juntos, estaré siempre agradecido de haberte conocido y amado. Nadie puede quitarme eso nunca.

Nada puede borrar el sentimiento de pura felicidad y dicha que sentí cuando me di cuenta de que eras la indicada para mí, y te tenía para mí, aunque fuera sólo por un tiempo.

Si el destino no nos ha elegido para tener nuestra felicidad para siempre, te recordaré todos los días.

Rezaré por ti y te atesoraré dentro de mí, como una gema especial cuyo valor no puede ser adivinado con sólo mirarla – no es la más brillante pero contiene dentro de ella la más preciosa fuerza y belleza.

Serás mi amuleto de la suerte y mi atrapasueños. Siento que estamos tan entrelazados que es imposible romperlos, no importa lo que pase en nuestras vidas.

Seguiré viviendo mi vida escondiendo todo lo que eres en el pozo más profundo de mi alma.

Pero si el universo decide que no debemos separarnos, me aseguraré de que hagamos las cosas mucho mejor esta vez. Sólo una cosa importará – nuestro amor.

Me aseguraré de que ninguno de los dos tenga miedo de amar al otro.

No sabemos qué pasará, pero una cosa es segura: Tenemos que hacer que valga la pena.

Cada pelea, todo el dolor que nos hemos causado, tiene que haber sido por algo.

Si no volvemos a estar juntos, usa todo lo que has aprendido para hacerte una vida mejor.

Si no hay posibilidad de que seamos felices, tal vez tú puedas ser feliz, y tal vez yo pueda ser feliz en algún nivel también.

Quiero tomar tu mano a los 80 años y decir “Lo logramos”. Pero en caso de que no encontremos el camino de regreso al otro, sepan esto: Hasta mi último día, te amaré.